Restaurante La Terraza del Casino: De lo mejor de Madrid.


No habíamos vuelto a la Terraza desde nuestra primera y única visita hace ya años. Ni la cocina de Roncero (nos dejó totalmente fríos) ni la atención (los camareros rodaban las mesas como en un chiringuito de playa para recogerlas al final de la noche cuando aún quedábamos otras tres o cuatro mesas cenando) nos parecieron acorde con el supuesto nivel del restaurante.
Esta vez, sin embargo, todo rozó a gran altura, empezando por la situación de nuestra mesa justo junto a la balaustrada de la azotea del Casino, con espléndidas vistas de las gárgolas y estatuas de los edificios vecinos. Mesa bien separadas, música de arpa en directo (muy suave, lo justo para crear un entorno íntimo), manteles, cuberterías y vajilla de gran calidad. Ambiente elegante (no estirado), muchas parejas y varias mesas de extranjeros. Exigen americana a los hombres (parece ser que es una imposición del Casino, no del restaurante).
Atención muy amable, de alta escuela aunque nada encorsetada. Los camareros saben involucrarse si el cliente da pie a ello.
En la terraza sólo hay la opción del menú degustación (que, por otra parte, es la mejor manera de conocer la cocina de Roncero).
Carta de vinos extensa, bien elegida con precios subidos pero menos que otros estrellados.

Te dan la bienvenida con un Cóctel,
Whisky sour en este caso: mezclan whisky, jugo de sandía y menta y añaden nitrógeno líquido. Lo preparan delante del comensal: efectista, refrescante y suave pese a lo que pueda parecer. Una manera muy agradable de comenzar, que ya predispone a una de esas cenas que es algo más que sólo comida.
Snacks:
Mantequilla de aceite: un trampantojo brillante. La mantequilla de aceite viene servida en tubo semejante a los de pasta dentífrica y se sirve sobre una masa crujiente (hace las veces de pan), con un canónigo. Sabor a aceite, consistencia de mantequilla: tan simple y tan sabroso.
Galleta de tomate y pesto: una especie de mezcla de salsa pesto y salsa de tomate muy conseguida.
Polvorón de nueces.
Patata lila crujiente con mantequilla de pimentón.
Magdaolivas negras: minimagdalenas con sabor a aceituna, muy logradas.
Aceituna esférica: la ya conocida técnica de la esterificación produce en este caso unas aceitunas finísimas que explotan al introducirlas en la boca con un sabor intenso. Excelente.
Yogurt-yogurt.
Huevas de trucha en tempura: muy buena la masa y bien frita aunque un tanto saladas las huevas.

Tapiplatos:
Tartaleta de sandía con caviar de moras: quizás el plato más insulso del menú.
Cáscara de Gorgonzola con manzana, apio y praliné salado de nuez: una semiesfera de queso (delicioso y cremoso) rellena con los otros ingredientes. Diferentes texturas y sabores (ácido, dulce…). Muy delicado.
Ostra en tartar. La ostra picada y sobre ella un “aire” de cítricos. Fresca y riquísima.
Ortiguillas con caldo yodado y flor de ajo.
Hachi parmentier con bogavante. Con el bogavante un poco falto de sabor.
Huevo nido carbonara: una esfera de carbonara rellena de yema de huevo rodeada de caldo de pollo gelificado. Tanta técnica como sabor.
Ventresca de atún con tuétano de lechuga. Excelente punto y sabor.
Taco de Wagyu con ravioli de ibérico. Una especie de timbal hecho con la carne de las costillas del wagyu, muy sabroso (¿el wagyu no era carne tierna pero insípida?). El ravioli, para quitarse el sombrero.
Sorbete de mandarina Express con pipa de calabaza: otra vez la técnica del nitrógeno líquido para preparar este buen cortante.

Postres
Espiral de frambuesa y lima: una combinación de sabores que nos encantó.
Ravioli de aceite y cítricos con polvo helado de chocolate: una especie de recreación actualizada del tradicional pan con chocolate y aceite. Excelente.

Pequeñas locuras:
Gominola de hibisco- Macarrón de violeta y azafrán – Trufa helada de piña –Tableta de chocolae y salvia.

Un buen detalle, el precio del menú (130 E.+ IVA) incluye todo: no cobran pan, aperitivos ni servicio (parece mentira que una cosa que tendría que ser norma común sea la excepción). Otro buen detall: tomamos dos botellas de agua (5,75 E.) pero solo cobraron una. Eso sí, cafés a 6,75 E.c/u.

En conjunto, un restaurante con una cocina de técnica espectacular –aplicada con todo el sentido del mundo- donde la calidad del producto, la creatividad, la sorpresa y la imaginación se unen a un marco de esos llamados “incomparables” y a un servicio de alta escuela para conseguir una de las mejores cenas que se pueden encontrar hoy en día en Madrid (por lo menos para nuestro gusto).

2 Menú Degustación, agua, 2 cafés y un magnífico André Clouet Gran Rva. (56,25 E.), un total de 335 E.

  1. #1

    EuSaenz

    Ostras, 56 pavos el Clouet, está más o menos a 18 + iva en distribución….

    El restaurante, eso sí, de lo mejorcito no solo de Madrid, sino de España. Solo he estado una vez, pero la cocina y el entorno se me quedaron grabados. Por cierto, que tal la sumiller? Nunca me convenció…

  2. #2

    Gerechev

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Lo del Clouet no lo entiendo: veo en algunos sitios referencias de precios de 20, 25, 30 euros, pero yo nunca lo he visto a esos precios (y menos a 18). Para empezar, me es difícil encontrarlo en Madrid y,desde luego, no lo he encontrado por menos de 30 E. cuando lo he hecho (hablo de bodegas, no de restaurantes ni de distribuidores). Así que me gustaría saber si puedo conseguir el André Clouet a 18 E. en Madrid y dónde.

    Aparte de eso, lo de los precios de los vinos en los restaurantes en general -y en Madrid en particular- son de escándalo. Ahora, para caro un Alion que nos cobraron a 80 E. en Martín Berasategui hace 4 años, cuando el precio en restaurante estaba sobre los 35-40 euros.
    En cuanto al sumiller de la Terraza, lo poco que le consultamos lo resolvió bien.
    Un saludo.

  3. #3

    EuSaenz

    en respuesta a Gerechev
    Ver mensaje de Gerechev

    El precio que te digo es de distribución (y sin IVA), en tienda lo tendrás por unos 26 euros más o menos (PVP) en Latintorería, ya que son ellos los que llevan los vinos de Clouet en Madrid. Si te gusta el productor no dejes de probar el Un Jour de 1911, uno de sus vinos superiores.

    Con respecto al sumiller del Casino, te preguntaba por Mª José Huertas, me imagino que tendrán varios en plantilla.

    De acuerdo en que el precio del vino en los restaurantes de Madrid es una vergüenza, aunque todavía quedan algunos lugares donde se pueden pedir cosas, como Laredo, Viavélez, Entrevinos o Vadebaco.

    Saludos,
    Eugenio.

  4. #4

    vser

    Para lo que suelen clavar por los vinos en restauración los 56.-eur no me parecen tan caros. Aunque supongo que la añada influye por el Clouet gran reserva 1995 me "levantaron" 95.-eur en Skina (Marbella) ... aunque claro tiene que vivir sólo de los meses de verano...

  5. #5

    Gerechev

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Mª José Huertas nos atendió la primera vez que fuimos al la Terraza y fue de lo poco que nos gustó ese día. Además tuvo el detalle de ofrecernos una añada del vino que pedimos mucho mejor que la que aparecía en la carta.
    Esta vez nos atendió un caballero cuyo nombre desconozco.
    Saludos

  6. #6

    EuSaenz

    en respuesta a vser
    Ver mensaje de vser

    Pues ese 95 está a 36 + iva en distribución, que es a lo que le sale al restaurante…un negocio esto del vino en el restaurante.

  7. #7

    Citadelle

    Hola Gerechev,

    Me gustaría preguntarte en que lugar colocarías la cocina de la Terraza del Casino en la capital(yo estuve hace dos años y me decepcionó,aunque por lo que dices la progresión ha sido brutal).

    Otra pregunta más difícil:¿Cual es el restaurante dónde mejor has comido?.Sé que es muy difícil comparar cocina de fusión,cocina creativa,cocina de vanguardia,de autor,de producto,etc...Nosotros,sin duda,si valoramos estrictamente la cocina, Martín Berasategui ocuparía lo más alto del podium acompañado de El Bohío y Diverxo.

    Saludos.

  8. #8

    Gerechev

    en respuesta a Citadelle
    Ver mensaje de Citadelle

    Hola, Citadelle:

    Cofeccionar "rankings" nos resulta muy difícil. Como tú mismo díces, ¿cómo comparas la cocina creativa con la tradicional? ¿cómo comparas una oliva esferificada con una chuleta a la brasa? ¿cómo comparas un menú de 23 pequeños bocados con un menú de patatas a la importancia y arroz con pichón?

    Sí te comentaremos que en Madrid el restaurante en el que más (y más veces) hemos disfrutado, probablemente sea Diverxo. En cuanto a La Terraza de Casino, nuestra última cena superó con mucho a la de unos años atrás, nos gustó mucho (y eso que veníamos de cenar en El Celler un mes atrás).
    Ahora mismo La Terraza entraría seguro en uno de nuestro cinco preferidos de Madrid junto al mencionado Diverxo, Viridiana, La Tasquita de Enfrente, Viavélez, pero sin olvidarnos de Sacha, Kabuki o 99 Sushi Bar.

    Además no conocemos restaurantes tan reconocidos como Santceloní, Sergi Arola Gastro o Piñera, con lo que no nos atreveríamos a decir en qué posición pondríamos exactamente a la Terraza. Por cierto, y aunque no tenga que ver con la cocina en sí, sí que creemos que para disfrutar de la Terraza del Casino plenamente hay que acudir con buen tiempo para comer en el exterior.

    En cuanto a dónde es el mejor lugar en que hemos comido, podríamos argumentar algo parecido a lo de antes. Pero si tuviésemos que elegir probablemente elegiríamos también Martín Berasategui. Pero hemos tenido experiencias extraordinarias en otros lugares como Etxebarri, Calima, El Celler de Can Roca, o el mencionado Diverxo. Y también muy buenas (quizás un puntito por debajo) en El Bohío, El Poblet (ahora Quique Dacosta) o Arzak.

    Un saludo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar