Restaurante La Terraza del Casino: Gozada


Nada mas llegar lo primero que impresiona es la belleza del casino en general.
Desde el principio, el restaurante esta situado en la tercera planta del Casino de Madrid, el acceso es directo desde la planta baja a través de un ascensor con solera, pero nada mas entrar accedes “casi” al salón y llama la atención el perfecto ajuste mucho más actual pero sin desmerecer con el entorno, pero es verano y estamos en la terraza del casino, por lo que somos acompañados a su terraza, rodeado de inmuebles con solera e igualmente bien conservados en algún punto desmerece la vista de esos preciosos edificios con sus tubos galvanizados y maquinarias de climatización, que nadie ha decidido disimularlo o ocultarlo para disfrutar de un entorno pleno.
Si la primera impresión que tienes es que vas a estar encorsetado o incomodo desaparece al minuto y medio, el servicio se encarga plenamente de que empieces a disfrutar y te olvides de las formalidades.
Una noche agradable aunque con calor, pero tuvimos la suerte de que corriera una brisa fresquita que facilito la velada, comienzas a escuchar una ligera música bien ejecutada, voces suaves e instrumentos que se van fundiendo y si no reparas en una esquina de la terraza ni te das cuenta de que esa música esta ejecutada en directo.
La separación entre mesas es más que suficiente, por lo que ni la proximidad de vecinos ni sus conversaciones son ni audibles ni molestas.
Las sorpresas en los platos no solo son sus combinaciones, materias primas y demás, si no la presentación y el juego que hacen con unos platos que aparentan lo que no es (herencia de Ferran Adria), en todos los platos siempre había algo llamativo o curioso, por lo que si detalláramos cada uno de ellos, la crítica seria interminable.
Comienza el menú degustación con un coctel de la casa, un iceberg (tónica fevertre, granizado de saque y coronado con una espuma de naranjas chinas que es una golosina).
Los snacks: Tostada con mantequilla de aceite de oliva, Bizcocho de sésamo y miso, Hoja de pasión, Merengue de zanahoria, Corteza de ternera y tuétano con caviar, Frambuesa caramelizada con wasabi y vinagre de frambuesa, Dentelle de avellana y cacao, croqueta liquida de jamón ibérico.
Las tapas (llamados tapiplatos): Cáscara gorgonzola con manzana apio y praline salado con nuez (una media esfera de queso y dentro todo lo demás), Yemas de espárrago con su sopa y trufa de verano, ventrisca de salmón marinada en miso con helado de rábano, Castañuelas de cerdo ibérico con alga codium y setas (son las pailas gustativas del cerdo), Judiones con almejas (esterificación rellena de Judson liquido y pintada con una ligera marca de panceta), alcachofa y salsa verde (unas fabes con almejas súper divertidas, cuando vimos el plato pensábamos que eran cocochas).
Nido huevo carbonara, para mi el plato más contundente y mas “cachondo” su representación aparenta un huevo frito con puntillitas, el huevo es una esterificación gigante de la salsa carbonara, rellena de yema y las “puntillitas” una gelatina color oro de caldo de pollo (en este punto no estoy muy seguro del caldo), gallo pedro con cinco pequeños “sorbetes” (no todos eran sorbetes) con un tratamiento de cada uno de ellos del limón, Tian de cordero con pisto en su jugo, Sorbete de tomillo y limón (este plato realizado a pie de mesa con nitrógeno liquido.
Postres: Sopa de fresa acida con base de jengibre y helado de pimienta rosa, Leche, cacao, avellanas y azúcar.
Las golosinas con los cafés (Las locuras del casino): Cornet de mango, jazmín y regaliz, galletas de nata y café, Gianduja de chocolate y eucalipto, trufa helada de cardamomo.
El vino que elegimos: Cava Agusti Torello reserva 2005, Tinto Jiménez Landi selección 2005 y Hacienda solano 2005 (este ultimo recomendado por el sumiller).
Remate con Gin de distintas ginebras.
De nada valdría todo este alarde que Paco Roncero y su equipo realizan en la cocina si la cadena de transmisión, es decir el servicio, no acompaña, pero aquí todo esta perfectamente integrado, un servicio muy Joven, muy atento y profesional, ayudan a disfrutar de esas noches que se convierten en mágica, pero me gustaría agradecerle su buen hacer a Rubén que estuvo sirviendo nuestra mesa.
Nos explicaron uno de los Maître de la sala (perdón, pero no recuerdo su nombre) que a medida que van viendo el perfil del cliente el menú degustación cambia de una mesa a otra, es cierto que en unas dos o tres ocasiones los Maître nos preguntaban por el desarrollo de la cena.
En resumen toda una gozada y la RCP, con todo lo que conlleva la cena, su puesta en escena y el entorno, muy bien (el precio incluye TODO).
Merecio la pena ponerse la chaqueta para ir

  • La terraza 2

    La terraza 2

  • Sorbete de tomillo y limón

    Sorbete de tomillo y limón

  • Snacks Tostada con mantequilla de aceite de oliva

    Snacks Tostada con mantequilla de aceite de oliva

  • Los snacks croqueta liquida de jamón ibérico

    Los snacks croqueta liquida de jamón ibérico

  • Los Postres Leche, cacao, avellanas y azúcar

    Los Postres Leche, cacao, avellanas y azúcar

  • Las Tapas Cáscara gorgonzola con manzana apio y praline salado con nuez

    Las Tapas Cáscara gorgonzola con manzana apio y praline salado con nuez

  • Las locuras del casino

    Las locuras del casino

  • Los snacks Frambuesa caramelizada con wasabi y vinagre de frambuesa

    Los snacks Frambuesa caramelizada con wasabi y vinagre de frambuesa

  • Los snacks Hoja de pasión, Merengue de zanahoria

    Los snacks Hoja de pasión, Merengue de zanahoria

  • La terraza

    La terraza

  1. #1

    PacodeMadrid

    Por cierto me llama la atención de un comentario anterior, ya que SI es obligatorio el uso de chaqueta, pero NO es obligatorio el uso de corbata.

  2. #2

    ramico

    Lo más sorprendente es que se pueda valorar el entorno de este restaurante con un cinco.

  3. #3

    PacodeMadrid

    Toda la razon

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar