Restaurante Florentina

4
Datos de Florentina
Precio Medio:
41 €
Valoración Media:
6.3 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
4.8 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Gràcia
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Catalana, Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


4 Opiniones de Florentina

Margarita y Francisco, Paco para algunos, forman una pareja de cine.

Trato de los de antes. Simpatía a raudales. Qué decir... si quieres comer de mercado, con una excelente calidad y a precio razonable, este pequeño restaurante en lugar de poco tránsito, pues no está céntrico, te puede sorprender. A mí, lo hizo con su comida, pero mucho más con el cariño, la amabilidad, el trato cercano y delicado de los propietarios. Me sentí cuidado como en mi casa.

El local es pequeño y no cuenta más que con una decena de mesas.

La satisfacción que recibes de un restaurante está directamente viculada a tus expectativas y a una mentalidad abierta que te permita disfrutar de experiencias un tanto sorprendentes. Desde mi punto de vista el Florentina tiene esta singularidad.
Efectivamente el lugar no tiene ningún encanto especial: también ahí creo que está parte de su gracia.
Donde alguien ve una carta caótica, yo la veo ecléctica. En ella hay platos del Quijote (Duelos y quebrantos). Además, a partir de tu segunda visita (yo he ido tres veces), ya sabes que no te debes fijar demasiado en ella ya que Paco va a multiplicar por tres la oferta de viva voz.
Paco es otra de las singularidades del restaurante: inteligente y socarrón. Aconseja bien y habla lo justo.
Sobre la comida: puen producto y bien elaborado. De mis visitas, recuerdo unas cigalas buenísimas, unas sepias encebolladas, un salteado de setas, un atún. Pero "mi" plato del Florentina son sus callos. No son a la madrileña, más bien me recuerdan a los que he comido en Italia (con queso incluído). Sólo recordarlos me emociono. Sólo por ellos vale la pena la visita.

Me deje llevar.
Me habian hablado de este restaurante alguien que tiene buen gusto.
Y me dije : por que no ?

Lo encontre desangelado, decoración pobre, casi cavernaria. Efecto que se amplificó al haber solo dos mesas ocupadas.

Mesas, manteleria y cristaleria de segunda división.
Carta con un poco de todo, aunque luego,con los platos del dia se complementa, que te los cantan a viva voz y son tantos que superan, por lo menos en esta ocasión, casi los que hay escritos. El problema esta en que no te dice los precios si no los preguntas y claro, te puedes llevar algun susto.
No tienen carta de vinos.

E
Nos ofrecio un cava, el de la casa, un Rosell Mir. Pse psee.
No te ponen cubitera, solo aquel engendro, que representa que mantiene el frio.....pero claro, si el cava no esta lo suficiente frío, ya has pringao...

Los platos que tomamos, todos en las sugerencias del dia fueron unas sepietas con cebolla, una vieiras a la plancha, una merluza rebozaba y un taco de atún a la plancha con salsa de Porto.

Nada del otro mundo. Buen producto, platos excesivamente completos, guarniciones apenas inexistentes y algo pasados de cocción en algún caso, a pesar de pedirlo expresamente vuelta y vuelta.....

Sin postre.

Luego, hay sitios se quejan que les ha bajado tanto el trabajo.
Que se lo hagan mirar.

Una carta más que suficiente con lo que añade Paco de palabra. Muy original la tortilla catlana de pan con tomate y jamón, fácil de repetir en casa. El peor el conejo con higos frescos: muy seco, el resto de los platos que escogimos cumplieron ampliamente las expectativas. El precio razonable.Nos recomendó un Viña Salceda CR 2002 embotellado para Juan Mari Arzak a muy buen precio: 15€. Lugar acogedor de dificil aparcamiento, muy buen trato y servicio, Paco muy amable sin ser empalagoso. Lo peor, lo ruidoso del local (sábado noche) por lo que recomiendo ir muy temprano o entre semana.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar