Restaurante Casa Lucio en Madrid

Restaurante Casa Lucio

30
Datos de Casa Lucio
Precio Medio:
45 €
Valoración Media:
4.7 10
Servicio del vino:
4.4 10
Comida:
5.5 10
Entorno:
4.7 10
Calidad-precio:
3.6 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Centro
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional, Madrileña
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 28,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Sábados a mediodía y agosto.

Teléfono


30 Opiniones de Casa Lucio

No tenía ninguna expectativa, la verdad. Acepté ir con un amigo, al que le hacía ilusión ir, así yo generé mi propia ilusión: un clásico, los huevos estrellados serán de calidad suprema.., guisarán bien??, el trato, el lugar,la historia. Lo primero decir que encuentro un restaurante donde el trato es bueno y educado, hasta la bandera de gente, gente dentro, gente esperando, gente,gente. Tanta gente en un sitio no muy amplio, anguloso. Nos atienden rápido, insisto con amabilidad y un toque castizo que allí me gusta. Sopa castellana, callos, perdiz estofada, arroz con leche a precios no excesivos, pensé que iba a ser más caro. Gastronómicamente hablando , lo que pruebo no está mal, pero si tenía alguna expectativa mayor queda automáticamente descartada. Llegan los huevos estrellados, aquí si que desde mi ignorancia digo: tendrán algo especial, tienen que ser mejores que la mayoría, al menos mejores que los de mi casa..De eso nada, buenos huevos sí, como tantos y una patata un blandengue con mucha grasa. En fín, no sigo, como experiencia estuvo bien , por conocer digamos, pero en Madrid tiene que haber cientos de lugares donde esa comida se cocine mejor y en casas particulares, no digamos ....

Voy a Madrid algunas veces al año. Y siempre intento ir a Casa Lucio.
Empiezo diciendo que no es un restaurante barato pero creo que merece la pena.
La atención siempre estuvo muy bien. Camareros atenciones y simpáticos.
La comida nunca me defraudó. Suelo pedir algo de entrante como una ensalada, huevos estrellados o jamón. Y de segundo suelo pedir algo de carne. La ultima vez pedí el cordero. Siempre bien. Mi acompañante pidió un pescado que también no defraudo para nada. Estaba muy bien, aunque era a la plancha. Quiero decir que en un buen restaurante un pescado así siempre tiene que salir bien.
La carta de vinos está bien. Tiene variedad y el servicio siempre correcto.
En fin, un restaurante que mantiene la calidad a pesar de los años.

Empezare desde el final de la comida.

Para mi es muy importante el cafe, ya que al no tomar postre, es con el ultimo sabor que me quedo y por lo tanto la que dictamina mi opinión.
Tengo que apostillar que el café lo tomo sin azúcar, sacarina ni nada por si alguno no le parece adecuada mi opinión. Vamos que el cafe me parece mas que bueno, es mas, a veces tomo dos (El segundo muy expreso)

Con la comida, pues que mas se puede decir de los "Huevos de Lucio" pues que lleva toda la vida con ellos y les sale buenísimo.
Como siempre pido carne, pues puede decir que sale en su punto, para mi gusta demasiado hecha, pero muy buena.

Y como entrante pues una cerveza.

Poco que decir de este afamado restaurante. Yo lo he visitado en numerosas ocasiones y es como un parque temático de la restauración clásica.

No hay experimentos, solo materia prima excelente y bien seleccionada.

No quiere ser un restaurante de gran lujo, mesas apretadas, pero servicio profesional y veterano.

Como casi siempre, el Sr. Lucio departe amigablemente, presto a fotos y charlas previsibles.

Por no redundar, el comentario completo, desarrollado e ilustrado con fotografías, se puede encontrar en la sección de blogs de Verema:

https://www.verema.com/blog/blog-m/1032392-mesa-lucio

---

Decepcionante
Te cobran un GÜEVO por los HUEVOS, y encima con elaboración vulgar.
Carta de vinos corta. Por lo demás comida tradicional sin más.
Para los turistas japoneses con sus máquinas.

No vuelvo más, ni invitado

Pues la llegada al restaurante fue buena!!!
Es un sito con un entorno muy clasico, creo que fue fundada en 1975 si no recuerdo mal.
Es cierto lo del famoseo, que me hizo mucha gracia.
Yo tome los tipicos huevos de Lucio.
La verdad, que me sorprendio a pesar de saber lo que iba a cenar desde hacia una semana...jejejeje
Esta seman elijo yo restaurante a donde puedo ir???????

A tenor de las últimas valoraciones de este singular sitio, esperaba menos.

Lugar donde es fácil encontrarse a alguien conocido. En una ocasión anterior, en la mesa de atrás estaba Lola, el Pescadilla, Lolita y el Furiase. Esta vez estaba Alex de la Iglesia con sus dos hijas pequeñas (muy formales, por cierto).

Estábamos por la zona. Por cierto vi el mercado de San Miguel y me pareció más un bar que un mercado. Al lío, estábamos por la zona y entramos con la intención de tomar los huevos y un solomillo de esos en plato refractario y eso fue lo que hicimos.

Los huevos buenos, alguna patata un tanto cruda. La carne buena.
Bebimos 200 monges, bien de temperatura y en copas apropiadas.
Servicio atento, con algo de compadreo con los conocidos del lugar.

A eso de las 15:00, Lucio salió a pasearse.

Café a mejorar

Fuimos a este restaurante hace más de un año, y tenía pendiente una reseña. Cada cierto tiempo voy con mis padres a Madrid en escapadas cortas y esta vez mi padre se empeñó en probar aquellos "huevos estrellados" sobre los que habíamos leído más de una vez. En las guías gastronómicas aparecía como valor seguro; en verema, como un fiasco en gran parte de los comentarios. Ahora sé de quién fiarme ;)
Llegamos y había un par de fotógrafos en la puerta: mala señal. No teníamos ni idea del carácter "social" del sitio, así que nos sorprendió bastante. Entramos: mesas incómodas, sillas incómodas, apretados. Copas, como leí por aquí, "de la abuela" (¡pero de una de hace 30 años!) "Servicio" del vino inexistente. Carta de vinos anodina y con referencias "de siempre". Pedimos alcachofas, guisantes, jamón y huevos. Las alcachofas y los guisantes, correctos, aunque algo aceitosos. El jamón, creo que valía 21 euros, ponía "ibérico", pero no había visto una bellota en su vida. Mal cortado, grueso, tierno. El jamón de Teruel que compro habitualmente le da mil patadas.
Esperamos que todo se solucione con los huevos, y cuál es nuestra sorpresa cuando nos sirven tres fuentes (de tamaño contenido) con patatas medio crudas y un caldo amarillento (pero no mucho) con trocitos de clara. El sabor, más que vulgar, la ejecución pésima, y la presentación más que reprochable. Y a 12 euros el platito. Otros platos en la carta, una merluza cuyo aspecto parecía de restaurante franquiciado de Universidad, a 30 euros.
De postre, ni lo recuerdo, porque el enfado iba en aumento...
Al salir estaba Isabel Preysler y algún famosillo más (por las pintas y el trato), lo cual no hace más que confirmarme su mal gusto gastronómico.
Ni tan siquiera es uno de esos sitios que dirías "Para ir y probarlo, y ya está". Es para no ir nunca y gastarse los 40-50 euros de una cena escasa y vulgar en cualquier bar de tapeo de la capital, que hay muchos, y buenos.

Comida a las dos. Ibéricos, una ensalada y deliciosos callos… insuperables. De plato principal sus famosas patatas y huevo estrellado (doce euros). De postre cerezas para compartir y después arroz con leche caramelizado. Servicio muy profesional y atento. Vino de la casa recomendado, aceptable. Lucio disfrutando nos enseño su álbum de fotos con todos los famosos de la tierra, muy atento y cariñoso.
Nada especial, pero ni falta que le hace, es su línea y se esta a gusto. Local lleno y cola para entrar. Madrid es Madrid. Lucio es Lucio.
Salimos a cuarenta euros por persona. No es para repetir, pero si para recomendar almenos una vez. Larga vida…

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar