Restaurante Del Raval: Sólo bien, pero fácil de mejorar


Habíamos intentado reservar mesa en primavera, pero fue imposible. Ahora en Agosto con lo que cae ha sido fácil, de hecho estaba a media capacidad.

La cocina muy bien, los primeros, fijos, muy acertados, los principales desiguales, la carrillera de cerdo excelente, frente a una de ternera floja. EL pollo relleno un acierto y los postres, en particular el helado de pera con albahaca, una delicia.

Los peor, el servicio del vino, el vino caliente, las copas flojas, la carta muy corta y el pan muy muy flojo, sobre todo si te presentan unas salsas tan logradas. Una vez has conseguido llegar falta que te animen a una copa final - la mistela que te ofrecen muy bien- para saborear mejor el local que siendo sencillo en agradable y luminoso.

Habrá que volver en otoño.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar