Restaurante Especia Parador Casa de Ínsua en Penalva do Castelo
Restaurante Especia Parador Casa de Ínsua
País:
Portugal
Provincia:
Dirección:
Añadir tipo de cocina
Vino por copas:
Precio desde:
36,10 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Nota de cata PRECIO MEDIO:
36 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
7.5
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
-
Comida COMIDA
5.0
Precio medio entorno ENTORNO
10.0
RCP CALIDAD-PRECIO
7.0
Opiniones de Especia Parador Casa de Ínsua
OPINIONES
1

El único parador fuera del territorio nacional, a 25 km de la bonita Viseu y al norte de la portuguesa Serra da Estrela y su única estación de ski, es una magnífica mansión del siglo XVIII bien renovada y conservada de ambiente muy clásico con antiguos muebles, iglesia y con varios enormes jardines bien cuidados y de diferentes estilos (versallesco y británico), con bonitas fuentes, con viñedo propio y producción, además de su vino, de quesos y aceites; por tener tiene hasta un jardín experimental de viñas de diferente tipos de uvas.

El comedor destinado a restaurante es del marcado estilo de la cadena hotelera tan académico como impersonal. Bien vestido con mantel de tela negra y servilletas de tela (algo cada vez más desaparecido) blanca que aumentan prestancia, buenas copas cubertería y vajilla aunque sin ningún guiño modernista; amplios espacios, cómodos sillocintos, poca gente casi con servicio personalizado.

Cena para cuatro sin mucha hambre, tras la previa carnívora comida en Viseu, pero no hay mucha alternativa en la zona porque no hay nada cercano a la enorme mansión del parador y estuvimos haciendo hambre con un buen rato recorriendo y fotografiando los jardines e instalaciones tales como jardines, museo del vino, museo de utensilios antiguos, quesería, etc..; la presencia de lluvia nos hizo recogernos hasta la hora de bajar a cenar.

El chef Joäo Costa dirige la cocina. La carta de comidas incluye el menú (30€) al que estamos acogidos en la reserva con la clásica elección de 1º, 2º plato y postre entre unas 4 opciones de cada apartado; en el resto de la carta hay entre 4 y 6 opciones de apartados como entrantes y sopas, pasta y arroces, pescados y carnes más los postres, moviéndonos siempre entre planteamientos que podrían ser igual de Portugal que de Galicia o de Canarias; ¿donde está la personalidad del chef? ¿en la salsa del solomillo de cerdo? ¿en la fruta en rodajas?. Una pena.

Lo cenado entre los 4 viajeros:

. buen servicio de pan, mantequilla con especias sobre la mesa y su buen aceite de producción propia AOVE Casa da Ínsua de elaboración natural bastante gustoso. 

. aperitivo por cortesía de la casa: jamón serrano con piña: no es época de melón y sí de piña. Ahí lo dejo.

. epigramas de pollo con verduras x 2: pollo a modo de tiraditos en una presentación muy básica con verduras de temporada rehogadas.

. sopa de col tradicional ("caldo verde"): buscando lo único en la carta que no encontrarías en España pero resultó ser una sopa sin más que aportar algo caliente.

. bacalao "A Brás": no puede ser estar en Portugal y no comer bacalao. Referido como bueno, al menos el mejor primero.

. arroz de pulpo con cilantro x 2: parece que aunque alejado de la costa, es un arroz popular en la zona. No repetiría.

. merluza con crema de langostinos y limón: bien presentado, ración ajustada y bastante sorprendente que tuviera como base una buena cantidad de arroz caldoso sin aparecer la crema ni el limón. ¿?

. ternera estofada con patatas a la parrilla: plato propio de una boda de hace años. Sin más.

. pastel de cardo con helado de queso Serra da Estrela Casa da Ínsua: lo único local de verdad, queso propio en la elaboración del helado y el postre local a modo de canutillos y un par de rodajas de fruta de la pasión. Curioso de conocer y para no repetir.

. fruta en rodajas: naranja, piña, kiwi, mango, sandía: tan anónimo como poco sorprendente. Es lo que hay.

. crema de maracuyá con bola de helado de café: bien presentado en dos partes diferenciadas en el emplatado. Resultó no tener competencia. Bien.

No bebimos vino en la cena (ya los habíamos probado en la tarde en la cafetería) por no cargar más en la última noche de viaje; el agua fue un par de Vitalis de litro sin gas y de Pedras Salgadas con gas y una cerveza Super Bock. Tampoco hubo cafés ni infusiones porque apetecía ya descanso que mañana hay que madrugar y hacerse los más de 700 km de viaje (y la diferencia horaria) que faltaban hasta casa. Queríamos haber comprado aceite o/y vino propio de la Casa, a la mañana siguiente, pero la pronta salida hizo que la tienda estuviera aún cerrada a pesar de un muy completo desayuno que nos tomó su tiempo.

El buen precio corresponde en parte a estar en Portugal y en parte a la oferta del gastropack en media pensión estando alojado y sin contar el desayuno (12.80€) ni el alojamiento. Todo bien explicitado en la factura.

Un sitio que merece la pena la parada, pero para llegar cenados, aprovechar el buen desayuno (calidad y cantidad) y conocer y pasear el parador durante el día e incluso llevarte "souvenirs" de producción propia (mejor el blanco y el aceite y seguramente los quesos).

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar