Restaurante Pampin Bar: Cocina de verdad en un rincón escondida.


Si señores, bar Pampin reza en la entrada de este restaurante, en un barrio no demasiado lejos del centro, en un rincón escondido, con una fachada de bar antiguo, encontramos un local regentado por gente joven, con una cocina honestas, de producto y temporada.

Os costara encontrarlo, pero merece la pena, sin duda.

Llegamos muy pronto a la una, teníamos el vuelo de regreso y no podíamos dormirnos en los laureles.

Carta en gallego, fácil de entender, al rato se lleno el local, la mayoría gente de la tierra, así que empezamos con un escabeche de mejillones casero, que mejillones, que escabeche, magnifico, 6€, un regalo.

La empanada del día, en esta ocasión de berberechos, tostada, fina, crujiente, nada que ver con las típicas, 10€ a gusto pagados.

Unas lentejas con perdiz escabechada y foie, muy bien guisadas, 13€.

Fabas (habas) frescas con boletus, al mismo precio, también muy bien traídas, la crema de boletus, untuosa.

Panceta a baja temperatura, jugo de carne, crema de queso Don Simón y ensalada de rucula , a nivel del resto de los platos , cocina tradicional con nuevos medios , pero al fin y al cabo guisos , que ricos , 12€ .

Solo un postre, tarta tatin, 5,5€, bien ejecutada, con un poco de helado.

Para beber un blanco de bodegas Fulcro, Pescuda, 15€.

No hubo sobremesa , pero hubiese estado bien ir con mas tiempo , me gusto , gente joven , guisando de puta madre y a un precio muy razonable .

  1. #1

    Abreunvinito

    Qué gustazo da esos pequeños descubrimientos fuera de circuito...
    Saludos

  2. #2

    Antoni_Alicante

    Aprovechando hasta el último suspiro

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar