Restaurante Freiduría andaluza El Escondido

Datos de Freiduría andaluza El Escondido
Precio Medio:
20 €
Valoración Media:
6.3 10
Servicio del vino:
- 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Madrid
Localidad: Las Rozas (Madrid)
Dirección: Paseo del Norte,23
Código postal: 28190
Tipo de cocina: Andaluza
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,45 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


2 Opiniones de Freiduría andaluza El Escondido

Huyendo de los clásicos locales de franquicia de autopistas y con el más mínimo de los desvíos, encuentras este local dentro de la urbanización de chalets y que tiene como bandera la fritura andaluza, además del menú del día (10€) que incluye pan bebida y postre o café.

Siempre está lleno el comedor y las mesas de la barra de la entrada por lo que se hace obligatorio reservar para no fallar. El servicio es rápido tanto en ritmo de platos como en servicio en sala (una sola camarera que reparte los platos que salen de cocina).

Unos picos y un pan básico para acompañar la comanda:

. ración de fritura de boquerones: perfectos de textura y sin aceite; amplia ración que hace necesario compartir. Muy recomendable.

. arroz caldoso con carabinero y cigala: correcta ración, buena cocción de arroz y buen fondo.

. taquitos de bacalao: a modo de dados de bacalao en fritura, acompañado de ensalada. Bien elaborado (como todos los rebozados de fritura). La otra opción fue besugo a la plancha: pescado de ración acompañado también de ensalada pero que vino poco hecho y se quedó en parte.

. un chupito de sorbete de limón por cortesía y unos cafés para seguir por carretera.

El local cumple con creces un corto stop para comer, en el viaje por la A-6, sobre todo si vas de subida al norte.

Muy cerca de la A6 camino del norte, en la zona de Las Rozas hay una opción diferente a lo que puedes encontrar cerca de la autopista: un rinconcito andaluz.

Se trata de un local con mesas en la acera y dos partes; en la entrada está la barra con variedad de tapas andaluzas para disfrutar en 3-4 mesas altas, al puro estilo andaluz. Tiene al lado un pequeño comedor con pocas mesas llevado con soltura por una sola persona en el que afortunadamente nos pudimos sentar en la última mesa; esta zona de mesas es aprovechada al máximo en los espacios (no más de 24 comensales) y estaba llena de gente y familias que incluso saludaban a la encargada de la barra, y no parecía nadie de paso de la carretera, lo cual es buena señal.

Son mesas de madera, pequeñas, con sillas también de madera, bastante juntas; servilletas de papel, mantel de cuadros clásico bien limpio, como así mismo transmite limpieza la decoración luminosa del local. Copas y vasos básicos pero correctos. Vajilla sencilla y emplatados sencillos, pero el producto es bien correcto, así como su paso por cocina.

La carta es un impreso colocado dentro de un plástico, y que incluyen platos del mar, más un par de carnes clásicas. Aparte otro menú, plastificado (quizás pensado para terraza), con opción de medias raciones, enfocado al tapeo con múltiples opciones, no solo andaluzas, más unas sugerencias en arroces (hay también paella para llevar) con bastante éxito en el comedor, y la parte más noble de mariscos a la plancha, todo ello con precios moderados.

Para beber una cerveza sin alcohol y una clarita de limón más un agua sin gas; la carretera manda. Los vinos en carta, sencillos y suficientes para el tipo de local: 3 Riojas, 2 Riberas más 6 blancos (un fino y una manzanilla incluidos) y un rosado; es curioso que casi todos son "de la casa" (albariño de la casa) salvo un par de marcas.

Comida con intención de buscar una alternativa en los márgenes de autopista aunque retrasara un poco (poco) más de lo deseable en estas circunstancias de largo recorido. Unos picos envasados en la mesa y un pan correcto para acompañar, más unas destacables aceitunas sin hueso por cortesía de la casa. Lo que pedimos:

. 2 tortitas de camarones (2,2€): correctas, grandes, bien fritas y bien de contenido. No parecen caseras pero sí escogidas.

. bandeja de fritura (para 2 personas) andaluza (29,90€): amplia ración con variedad de producto, bien rebozado y frito. Muy correcta.

. chanquetes con huevos fritos, media ración (8,90€): sin duda un acierto, todo en su punto. Para mojar pan y no parar. Recomendable.

Nos saltamos las pocas opciones de postre. Rematamos por cortesía de la casa con un correcto sorbete de limón casero y descartamos los chupitos, por aquello de la carretera. Lamentablemente no había café descafeinado de máquina lo que sorprende en un local con barra de bar. El precio es aproximado ya que he perdido la factura.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar