Restaurante Baalbec: Cocina mediterránea de la orilla oriental


Un local muy céntrico, muy luminoso, muy moderno y juvenil en la decoración y en la gente de sala, pero suficientemente preparada ya que en diferentes momentos supieron solventar los pequeños inconvenientes con holgura y mucha más profesionalidad (y siempre con una sonrisa) que otros más curtidos.

Mesas muy juntas porque el local está totalmente lleno, sin mantel de tela con vajilla y cubiertos sencillos y unas copas muy muy mejorables. Sillas que invitan a estar poco rato.

La carta de vinos incluye 8 blancos entre 17 y 28€ pero todos muy poco habituales; otros 8 tintos (6 de ellos extranjeros); 1 valenciano rosado; 3 espumosos (incluido un champagne); 3 dulces. Todos los grupos tiene 1-2 opciones de vinos por copas. Interesante carta. Nos decidimos por lo mejor: André Clouet, un blanc de noirs (44€). También un agua sin gas.

La carta de comidas es escueta: un menú (20€) único (el actual llamado de Fallas) con unos entrantes  (mezzes del día) al centro para compartir más un principal y un postre a elegir entre pocas opciones. Buen ritmo de servicios de platos y raciones correctas, si bien los productos utilizados no son de elevado costo. Lo comido, todo al centro y compartido entre ambos:

. pan casero con aceite de Viver: un pan tostado (alguna cara más tostada de lo necesario) correcto y un buen aceite de la cooperativa de Viver.

. encurtidos caseros: unas buenas y pocas aceitunas y un par de gildas mientras viene la comanda.

. ensalada agridulce de ricota y naranja sanguínea

. labneh de tomate seco, maíz y mantequilla picante

. berenjenas fritas con feta y melaza de dátil

. coliflor blanca turca con perejil, sumac y cebolla morada

. shawarma (kebab) de pollo-cordero con hummus y ensalada de maíz con encurtidos

. pescado del mediterráneo (corvina) con salicornias y kalamata

. baklava con helado de café

. naranja, miel, lima y pistachos

En general, bien los platos solo destacar lo fuerte de la cebolla y el picante del labneh, complicado para un comensal medio. Una cocina de los vecinos de enfrente y sin embargo tan desconocida. Sólo nos quedó por probar un principal de los ofertados, shakshuka: sartén de huevos con tomates.

Una petición de unos cafés finales y repetir uno de los postres (baklava). Aquí surgió un problema ya que al traer los cafés (antes que el postre) porque eran muy muy cortos, cosa que no acabó de gustar; se ofrecieron a traer un nuevo café más largo y propusimos dejarlo estar. Luego nos dijeron de compensar la situación regalándonos el postre extra solicitado sobre el menú, ¡Chapeaux!.

Ojo con el precio que subre 40€ los dos menús y 44€ el champagne.

 

Recomendado por 2 usuarios
  1. #1

    SaraL

    Estuve la semana pasada, tuve suerte y no había menú de Fallas todavía. A mí la comida me gustó mucho, es original , mediterráneo puro y bien realizada. A ver si estoy menos vaga y meto comentario. Aunque ahora ando un poco abstemia, agradecí una carta de vinos original, con referencias nuevas , vinos del arco mediterráneo y hasta algún vino natural

  2. #2

    Joan Thomas

    Hace muchos años que no he estado en un restaurante de cocina libanesa, aquí había uno (no se si todavía existe) que no estaba mal, tendré que volver... El mezzé recuerda un poco las tapas. Parece interesante, lastima que la carta sea un poco escueta, pero a lo mejor es debido a Las Fallas, no ?. Buen detalle comercial con los postres.
    Saludos

  3. #3

    Abreunvinito

    en respuesta a SaraL
    Ver mensaje de SaraL

    Pues ánimo con el comentario.... no seas egoista y te quedas con la información para tí sola (jeje).
    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar