Restaurante El Paraiso: Original fideuà


Acudimos a este restaurante tras pasar la mañana de ruta por la bonitas montañas de Alicante y con el fin de probar la conocida fideuà de porc senglar (jabalí) de la que habíamos oído hablar. El local se encuentra situado a una distancia de un quilómetro aproximadamente desde la población de Parcent y en lo que viene a ser las primeras estribaciones del puerto de montaña del Coll de Rates. Es una edificación tipo Chalet que, si bien se encuentra en la umbría de la sierra y no goza del apreciado solecito de mediodía en invierno y primavera, sí ofrece unas buenas vistas sobre la Vall de Pop y la localidad de Parcent.

El restaurante funciona con menú y el precio de éste caría según el plato principal de elija cada comensal oscilando entre los quince y los veintipocos euros. Incluye el servicio de pan, allioli y tomate rallado, dos entrantes a elegir el postre y bebidas, según cuáles. Como la fideuà se había pedido ya a la hora de hacer la reserva telefónicamente, nos limitamos a escoger los entrantes:

Ensalada de queso de cabra: Perifollo en la base del plato, frutas escarchadas, tomates cherri, un buen medallón de queso de rulo caliente y empanado en semillas de sésamo y unas tiras de beicon coronando el plato. Todo estaba rico. Se agradece que las lechugas no sean de las envasadas, cosa muy habitual en restaurantes de este estilo.

Pulpo: Un pulpo entero de tamaño mediano-pequeño que estaba realmente tierno. Se acompaña de algunas verduras y un puré de patata correcto con agradable presencia sápida de la mantequilla.

Fideuà de setas y jabalí: Original y auténtica. Se queman ante el comensal unas ramitas de romero fresco dispuestas en el centro de la paella para dejar algo de aroma, cosa que casi no percibimos. Encontramos diferentes tipos de setas, daditos de calabacín, alcachofa… Lo más destacable la ternura extrema de la carne del jabalí que intuimos que se estofa previamente. Estaba deliciosa. Por poner un pero al conjunto, le falta secarse un pelín más, incluso “agarrarse” un poco más a la paella.

Como postre yo tome tarta de galletas y chocolate. Correcta. Casera, como debe ser. Salierón también una ración de melón, muy dulce, y un tatín de manzana en la línea de mi tarta.

Carta de vinos super escueta con pocas referencias siendo tres o cuatro de ellas locales ya que en Parcent hay alguna que otra bodega. Gutiérrez de la Vega es la más conocida, pero no había vinos de ella. Tomamos Comtat de Parcent y se cobro un pequeño suplemento por no tratarse del vino de la casa que entra con el menú. Totalmente razonable.

El servicio es simpatíquisimo y atiende eficientemente las mesas. Tarto muy cercano, con ganas de favorecer el disfrute y siempre atentos a las demandas de los comensales.

  1. #2

    Antoni_Alicante

    en respuesta a JoseRuiz
    Ver mensaje de JoseRuiz

    Me parece que al menos el 80% de los comensales estaban tomándola. Es un excelente reclamo para la clientela.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar