Restaurante Las puertas del cielo: Chiringuito de playa en ... la montaña


Ubicado en la zona norte de la isla y tras recorrer una amplia pinada en zona de media montaña y una bonita zopna de almendros en flor, llegas y te encuentras con unas buenas vistas hacia el mar con islotes muy fotogénicos, teniendo cerca una torrentera con una cueva, quien sabe si de piratas o de más posible contrabandistas en otras épocas. En un claro en medio del monte  y con unas buenas mesas exteriores más una zona de comedor interior forman el total de este local rodeado de pinos por todas partes.

Hace unos años tenía una buena oferta de brasas, principalmente en carnes pero con algo de pescado también. Actualmente ha derivado a una oferta propia de chiringuito de playa con tapas (4 tipos de ensaladas, corquetas, calamares y gambas plancha) y arroces (hasta 8 diferentes) como base fundamental, aunque con algunas carnes (entrecot, chuleta, pechuga de pollo y sobrasada) más unos pocos postres de origen casero. Así que parece más una carta de playa que de local en montaña. En el día de hoy se completaban con algunas opciones del día fuera de carta.

El servicio, pues también propio de un local que sabe que la gente que se sienta allí, es gente de paso que a saber cuando volverá (si es que alguno vuelve alguna vez): voluntarioso, joven, inexperto. Los platos se sirven conforme salen de cocina, en modo goteo, casi obligando a comer todos al centro. Las mesas sin mantel pero con buenas servilletas de papel-tela, copas aceptables; las mesas son amplias, separadas y, las exteriores, bien puestas para coger el solecito de un buen día de invierno. Abren pasadas las 13 horas porque sirven comidas y no quieren la clásica cervezita para tomar el sol.

La carta de vinos tiene suficientes opciones, algunas locales, en blancos y tintos y algún espumoso con  precios algo altos pero menos que en la costa. Cumple con aprobado alto en este punto.

Para beber, tras dos de agua sin gas grandes y dos cañas de cerveza más una Sandy y una cerveza 0/0, rematamos con dos copas de Viña Pomal, traidas servidas desde la barra, a buena temperatura. Por copas las opciones se limitaban a un Rioja, un Ribera y un Priorat, aunque al menos se sabía que vinos estaban entre los posibles.

Para comer empezamos con unas tapas y nos acabamos liando a comer:

. plato de croquetas de pollo con abundantes patatas fritas, tan calientes como blandas, lo que hace presuponer que estaban hechas con anterioridad y recalentadas al servir. Las croquetas poco sentidas de sabor. La ración amplia.

. tortilla a la francesa sin más. Pedida fuera de carta y de agradecer para la más pequeña.

Salvado el tema de los peques, los mayores:

. aceitunas y alioli (muy, muy suave, casi sin ajo), que con el pan (básico y algo seco) forman un conjunto por 3,5€.

. calamares rebozados: poco rebozados, poco aceitosos... y poco sabrosos. Muy de granel.

. sardinas fritas: 12 pequeños, muy pequeños ejemplares con ensalada. Poco hechos (se hubieran quemado por su tamaño).

. entrecotte trinchado: con las mismas patatas fritas en abundante ración. Bien hecho, buena ración y muy correcta calidad. Recomendado.

. chuletas de cordero: calidad correcta, ración amplia (6 chuletas de tamaño medio); con las mismas patatas y algún pimento más decorativo que otra cosa

. frita de sepia: preparado con sepia (pota cortada en pequeños tacos) y verduras que debió hervirse previamente y luego rehogadas y fritas. Plato local.

No tomamos ni postres ni cafés, ya que el sol se ocultaba ligeramente entre nubes y hacía que las mesas al aire libre bajaran la temperatura.

Complicado tema porque el que llega hasta allí (no es ni por asomo un sitio de paso) es un turista de paisaje o un caminante, por lo que el nivel de exigencia de calidad y variedad en la comida no es el fuerte de los comensales, que más bien quieren salir del paso decentemente. Como en los chiringuitos de la playa en verano.

Tomaremos los dos peques por un comensal a la hora de valorar precio final; también hay que tener en cuenta que fue (casi) sin vino, sin postres ni extras.

 

Recomendado por 2 usuarios

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar