Restaurante A de arco en Mérida
  

Restaurante A de arco

1
Datos de A de arco
Precio Medio:
36 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 36,40 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante A de arco Postres A de arco Solomillo de retinta extremeña A de arco en Mérida Tataki de presa ibérica Restaurante en Mérida Alcachofas confitadas Restaurante A de arco Sala con el Arco

1 Opiniones de A de arco

Llegamos a este restaurante animados por las buenas opiniones en internet y buscando desmarcarnos un poco de las opciones más tradicionales en Mérida. La ubicación es muy buena, prácticamente embutido en el Arco de Trajano, con el que de hecho comparte pared en una de las salas del comedor. Para acceder hay que cruzar el bar, que cuando llegamos estaba atestado de gente, y subir unas escaleras, puesto que se encuentra en la planta superior. La decoración es sobria, cediendo en parte el protagonismo a los venerables sillares romanos de uno de los laterales. Mesas amplias y bien vestidas, con buenas copas, vajilla y cubertería modernas.

La carta busca aproximarse al producto local, pero con guiños a preparaciones que se alejan de lo tradicional. Entre las opciones que se proponían nos quedamos con:

  • Alcachofas confitadas: Estaban fuera de carta, y según son comentaron durante la preparación pasaban 24 horas en aceite de oliva para el confitado. Buena presentación, excelente textura y sabor delicioso. (14€)
  • Tataki de presa ibérica: Sorprendente preparación, en la que la presa, servida fría, se acompañaba de un suave escabechado que le ponía un contrapunto ideal. Según nos comentaron, mensualmente organizan jornadas gastronómicas para probar nuevos platos y éste es uno de los que pasó a la carta y más éxito tiene. (14€)
  • Solomillo de retinta extremeña: Buen género, en el punto deseado, tierno y sabroso (21€)

Como postre optamos por unas generosas raciones de un  muy buen tiramisú y una tarta de chocolate que resultó más jugosa de lo que hacía pensar su aspecto (4€ cada uno). Un par de buenos cafés a 1,10€ cada uno completaron la pitanza.

La carta de vinos se centra en los extremeños, de los que habrá unas 20-25 referencias. Fuera de ellos, las opciones se reducen a Ribera del Duero, Toro y creo recordar que algunos Riojas. Decidimos darle una oportunidad a un Repión 2016, un tempranillo 100% que según nos comentaron era el Paiva 56B con un etiquetado especial para el restaurante. Por 12€ resultó un vino agradable y sin los excesos de los que adolecen bastantes tintos de la zona. Servido a temperatura adecuada y dado a probar como mandan los cánones.

El servicio fue atento y amable, informando bien sobre las opciones, platos y vinos, pero sin agobiar. Me pareció una buena opción para una comida en Mérida, y por lo que vi la barra también parece estar bien surtida si se busca algo más informal.

 

  • Postres

  • Solomillo de retinta extremeña

  • Tataki de presa ibérica

  • Alcachofas confitadas

  • Sala con el Arco

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar