Restaurante Yummy ramen bar

1
Datos de Yummy ramen bar
Precio Medio:
13 €
Valoración Media:
6.0 10
Servicio del vino:
4.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Asiática
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 13,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Yummy ramen bar

Recién aterrizado en Valencia proveniente de la quedada restaurantera en Santiago y antes de emprender camino de vuelta a casa con el coche, nos acercamos a este local de reciente apertura en el barrio de Jerusalén/Pelayo para comer algo rápido y sin sofisticaciones. Los residentes en Valencia saben de la considerable acumulación de negocios chinos en estas calles: restaurantes, supermercados, peluquerías…

Al entrar me sorprenden dos cosas: el local está decorado con gracia a diferencia de los ultra clásicos restaurantes chinos y el 100% de los comensales son orientales. Ya en la mesa siguen las sorpresas. Durante el servicio hay un chico tras la barra (a todas luces nos parece el propietario) que no para de currarse la pasta de los fideos del ramen. ¡Y menudo curro! El proceso es siempre el mismo: saca una gran bola de masa del frigorífico la extiende y moldea varias veces, estirándola y contrayéndola de nuevo para luego volver a estirarla (así reiteradamente), la divide en pequeñas porciones y, después, de cada una de esas porciones saca por divisiones repetidas los fideos de cada una de las raciones de ramen. Un espectáculo.

Decidimos compartir unos entrantes y, después, cada uno se pide su ramen:

- Sushi roll frito: Sin pena ni gloria. Relleno de surimi y verdura, arroz prensado y rebozado sin demasiada gracia pero exento de aceite, eso sí.

- Pan chino relleno de panceta y pimientos: El acabado se asemeja a un sándwich pasado por la tostadora. Rico en combinación con las salsas que hay en la mesa: soja, picante y vinagre de arroz.

- Empanadilla de la casa: El relleno es de cebollino, huevo y fideos. La cobertura más gruesa de las típicas gyozas. No tardaremos en olvidarlas.

- Carne estofada en salsa de soja: Se puede pedir de manitas, panceta u oreja de cerdo. Nos pedimos las primeras. Bien de sabor pero muy rudimentarias. Se sacan en grandes trozos y sin haberlas deshuesado. Melosidad exageradamente extrema: cuesta retirar el colágeno de nuestros dedos con las servilletitas de papel.

- Ramen de ternera al estilo Jin Chong: Es el que me pedí yo. Infinidad y variedad de verduras y poca chicha. Considerable el tamaño de la ración con una gran cantidad de pasta. El caldo muy muy rico y bastante picante (los hay de más y de menos).

Para beber tomamos varias cervezas Heineken y agua. No hubo postres ni cafés. Un sitio recomendable para los que quieran probar o los que se declaren amantes del ramen, sobre todo ahora que se acercan los rigores del invierno. En verano impensable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar