Restaurante En Rima espai gastronòmic

2
Datos de En Rima espai gastronòmic
Precio Medio:
24 €
Valoración Media:
7.9 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.8 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 24,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



2 Opiniones de En Rima espai gastronòmic

A última hora nos decidimos por reservar en En Rima, al efectuar la reserva ya nos indicaron que el local estaba llenísimo por lo que acudimos a las 13,30 hora en la que se inicia el servicio y así estar bien atendidos y sin tediosas esperas.

A la llegada nos acompañaron a la mesa que nos habian reservado junto a un enorme ventanal con vistas a los viñedos propiedad de la cava Heretat Mastinell propietarios a su vez del hotel y del restaurante con la vista al fondo de la población de Vilafranca del Penedés.

Ya solo acomodarnos en la mesa nos sirvieron una botella de agua de medio litro y una copa de cava de bienvenida a la que siguió un aperitivo de salmón ahumado con un toque de mahonesa.

Los entrantes fueron

-Rossejat de fideos con sepia y alioli y Empedrado de garbanzos con pulpo.

Seguimos con

-Papada ibérica confitada con acompañamiento de chips de boniato y meloso de gallo del Penedés al teriyaki y salsa de tupinambo.

De postre panacotta de café con espuma de Baileys.

Dos tipos distintos de pan del que repetimos en varias ocasiones.

Un excelente menú aunque con raciones justas, pero ateniéndonos a la categoria del local, la calidad del servicio y el ajustado precio del mismo queda justificado.

Dos cafés.

Servicio continuado de cava sin restricción a cargo de dos jovenes camareros que actuando bajo la supervisión del jefe de sala estuvieron muy atentos y diligentes.

Volveremos

 

 

Junto a la bodega Heretat Mas Tinell donde se vinifican unos magníficos vinos y cavas acogidos a la D.O. Penedés y aprovechando el bum de turismo enológico, hace unos cuantos años edificaron un hotel de novedoso diseño y con un restaurante con una sencilla y moderna decoración con la cocina totalmente abierta a la sala que cuenta con unos grandes ventanales con vistas a las viñas y a la población de Vilafranca del Penedés, la sala con una capacidad aproximada para unas 50 plazas se fué llenando a medida que iba avanzando el reloj, correcta separación entre mesas, vestidas únicamente con camino de mesa, loza, cristaleria y cuberteria de buena calidad y moderno diseño, servicio joven, atento y agradable, lástima esta permanente sonrisa impostada supongo que impuesta por la dirección, la oferta se concreta en un único menú de lunes a viernes que se renueva cada semana con un precio de 22 €, este mismo menú sábados domingos y festivos cuesta 29 € a destacar que el precio incluye el agua, vino y cava.

Los viernes y sábados por la noche sirven un menú gastronómico por 45 €, incluyendo también agua vino y cava.

Habíamos reservado para las 13,30 y llegamos unos 10 minutos antes, el restaurante abre a esta hora y nos ofrecieron tomar un aperitivo en la sala o en la terraza, como hacía un dia espléndido nos quedamos en la terraza bajo el cobijo de un parasol, con unas espléndidas vistas a Vilafranca del Penedés donde nos sirvieron las primeras copas de cava.

Acomodados ya en la sala, volvieron a servirnos otra copa de cava mientras esperábamos que nos tomaran la comanda, los dos coincidimos y pedimos los mismos platos de una oferta de tres primeros y tres segundos. De aperitivo nos sirvieron un curioso por su combinación de sabores chupito de pepino y piña, seguimos con huevos rotos con tacos de jamón ibérico, guisantes y patatas tipo paja hechas en casa, seguimos con el pescado del dia que en esta ocasión era dorada salvaje procedente de la cercana lonja de Vilanova i La Geltrú, iba acompañada de unas excelentes verduras cocinadas al vapor.

Dos tipos distintos de pan que nos fué servido tantas veces como pedimos, toda la comida la acompañamos con cava que nos fué servido constantemente sin escatimar ni una sola copa.

De postre, granizado de melón cantaloup al ron, excesivamente dulce para nuestro gusto.

Dos cafés.

Sin duda un lugar a tener en cuenta y que con el tiempo no nos importará repetir

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar