Restaurante Incomum wine gallery

1
Datos de Incomum wine gallery
Precio Medio:
23 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
5.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País:
Portugal

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas:
Precio desde 23,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Incomum wine gallery


...Porque a pesar de todo el buen vino que se produce en Portugal, por desgracia una gran parte de su hostelería no lo cuida mucho: Copas birriosas, temperaturas de servicio incorrectas y botellas conservadas inadecuadamente son los más frecuentes. Por ello, encontrar un local que lo mima, y que además sea un lugar como Sintra, en el que a los defectos anteriores hay que añadir los relacionados con el turismo masificado (precios inflados, menús turísticos...), le compensa a uno por otras experiencias menos satisfactorias vividas en la zona.

El negocio se compone de dos locales: El restaurante propiamente dicho, que no tuve la ocasión de probar, y el bar de vinos, que es sobre el que escribo. Se trata de un local alargado, organizado a partir de unas mesas para 4 personas que, al menos cuando yo estuve, estaban agrupadas en una sola con capacidad para 10 personas y que se compartía entre todos los asistentes. Cada mesa es grande, así que se puede estar tranquilo aún teniendo otra pareja en la mesa de al lado, pero entiendo que a alguien le pueda incomodar. Supongo que será para aprovechar el espacio y tampoco desentona con el ambiente moderadamente informal del bar. En la banda de la izquierda se encuentran expuestas botellas de los vinos de los que disponen y que tienen a la venta, pues también funciona como tienda.

Nada más llegar nos atienden y solicitamos la carta, que curiosamente solo consiguen encontrar en su versión inglesa. Se ve que su público es fundamentalmente internacional. En cualquier caso, se ofrecen amablemente a aclararnos cualquier duda que podamos tener con lo que allí se ofrece. La parte de la comida no tiene muchas complicaciones: Tapas y raciones sin elaboraciones complejas. Al fin y al cabo, a lo que se concede más importancia es al vino, y ahí la oferta es más interesante: Más de 50 referencias disponibles, todas para pedir por copa y a unos precios dentro de lo razonable (a partir de 3€) teniendo en cuenta su gran variedad.

Nos decantamos por:

  • Pasteles de bacalao (2€/unidad): Quizás lo más flojo de lo pedido, masa rica pero relleno un poco escaso de sabor.
  • Pasteles de pollo (2€/unidad): Mejor, misma masa pero la farsa interior mucho más sabrosa e interesante.
  • Salmón marinado (7€, creo recordar, perdí la cuenta): Preparado en la casa, con un toque de eneldo, que tan bien se presta a este pescado. Muy bien.

En cuanto a los vinos, de la carta elegimos el Andreza reserva y del mismo productor el monovarietal de códega do larinho, que sentía curiosidad por probar. A este respecto, el camarero rápidamente nos ofrece probar también el de la misma casta que elabora 100 hectares, y finalmente me decanto por este último como primer vino. Mientras dábamos cuenta del salmón le pedí al camarero una copa más del Andreza, para poder apreciar mejor las diferencias, y a la vista de ello el camarero nos trae, como maridaje y obsequio de la casa, una ración de unas muy buenos lomos de sardina, también marinados, con un delicioso aceite y decoradas con salicornia. Antes de acabarlo, nos ofreció a probar una copa más de un muy agradable alvarinho de la zona del vinho verde, pero aquí mi memoria me traiciona y no consigo recordar su nombre.

Quedaba sitio para el postre, así que pedimos unas queijadas de Sapa, y antes de que dijera nada, nuevamente el camarero me leyó la mente y me trajo a probar una copa de un moscatel de Setúbal, creo recordar del de Venancio Costa Lima, del que finalmente le pedí una copa.

Me quedé con las ganas de volver por allí para probar el restaurante y tener la experiencia completa, pero a la mañana siguiente continuábamos el viaje y no fue posible. En cualquier caso, no puedo dejar de recomendar el local a cualquiera que disfrute con el vino: Buena selección, copas adecuadas para cada vino, personal amable, solícito y formado y gusto por el detalle, y todo por un precio razonable, pues la cuenta final no pasó de los 23€ por persona.

Aunque Sintra es un lugar al que no volvería por lo masificado que está, esta cuenta pendiente que me queda me hará pensármelo.

 

 

 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar