Restaurante Dux Palace

1
Datos de Dux Palace
Precio Medio:
25 €
Valoración Media:
8.1 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
País:
Portugal

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas:
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Dux Palace

Hacía años que no volvíamos a Viseu. La primera vez era una pequeña ciudad (sigue siéndolo) donde abundaban las casas de comida y solo el Parador (Pousada) parecía ofrecer una comida de mayor altura. Este año hemos vuelto para estar unos días y nos hemos quedado sorprendidos del cambio, que es visible en todo Portugal, en lo que se refiere a comida y vinos. Ni las churrasquerías ni las casas de comida no han desparecido. Sí que han surgido lugares donde dan una comida más sofisticada, donde las raciones son algo menores de lo que eran entonces, y sobre todo donde han preferido el formato de tapas (petiscos). 

Entre los restaurantes a los que hemos ido está Dux Palace, que tiene otros dos restaurantes en Coimbra. Al de Viseu hemos ido un par de veces porque la primera vez nos gustó mucho y nos quedaron muchos platos por probar.

El restaurante es moderno, desenfadado, con manteles de papel, mucha luz y espacio razonable entre las mesas. Nada más sentarte la camarera te pregunta si te apetecen aceitunas, mantequillas aromatizadas y pan. Además, trae también una botella de agua pro si queremos. Aunque no solemos tomar aceitunas ni mantequilla, esta vez aceptamos. Nos sorprende el sabor a lima, a albahaca y a nuez moscada de las mantequillas. Las aceitunas también están bastante bien. A continuación un camarero nos trae la carta y nos pregunta si ya hemos estado alguna vez. Al decirle que es la primera nos explica que las raciones son pequeñas y que la gente suele pedir unos tres platos cada uno para compartir. Así lo hacemos. El primer día nos decantamos por los pescados. Pedimos:

- Pececillos de la huerta (judías verdes en tempura).

- Gambas crocantes con una salsa de maracuyá excelente. El crocante de las gambas lo consiguen con frutos secos. Es uno de los platos que más me gustó.

- Láminas de calamar, levemente hechas con una salsa espesa muy fina. También me gustó mucho.

- Una ensalada de pepino con miel y nueces muy conseguida,

- Y finalmente croquetas de alheira, también muy buenas.

- De postre crumble de manzana en versión desestructurada y pastel de chocolate con helado de mandarina, acompañados del oporto de la casa. (No nos dejó ver la etiqueta.) Los dos postres estaban exquisitos.

El segundo día nos decantamos por la carne, aunque no dejamos de pedir los cucuruchos de salmón y queso fresco (muy bueno). - - Pedimos pollo en tempura: muy fina la tempura. La salsa era una salsa barbacoa muy alejada de la de maracuyá de las gambas. Un buen plato si se tienen niños en la mesa.

- Pica pau de secretos: es un plato arriesgado para mi gusto. Juntar los encurtidos con el secreto crea un contraste que no termina de convencerme. Sin embargo, la carne estaba muy buena.

- Bombas folk: lo que menos me gustó. Unas bolas de carne de morcillo rebozadas con una salsa insulsa.

- Magret de pato cortado muy finito, ahumado y con una salsa de frutos rojos muy rico.

- Churrasquinho: brochetas de carne, otra vez con salsa barbacoa. Demasiado hechas, incluso en algunas zonas quemadas.

- Chips de boniato: Estaban buenos. Acompañó a la carne y sirvió para no tener que pedir patatas fritas.

En el capítulo de los vinos, la carta es extensa con vinos portugueses de todas las variedades: espumosos, blancos, tintos, dulces, dulces, y de todas las regiones con preferencia del Dao y del Douro. El primer día pedimos 2 Altano blancos y el segundo 2 Dao Nieeport. Nos gustó más el blanco que el tinto. Quizás fuera que la botella de tinto llevaba mucho tiempo abierta y el vino había perdido cualidades. El tinto ya lo van poniendo más fresco. Incluso lo sacaron de un armario refrigerador, pero para mi gusto seguía estando caliente. El blanco estaba a su temperatura. El oporto estaba algo caliente.

El local es agradable. El primer día había varias familias pero por suerte los niños se comportaron. 

Un restaurante agradable, con buenas tapas, mejor en pescados que en carnes, y con postres muy buenos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar