Restaurante La Casita de Sabino Valencia: Tenemos un problema


Un local convertido en referente de pescado en Valencia tiene un problema: el servicio del vino: no se puede servir dos vinos diferentes en la misma copa. Hecho que ha ocurrido varias veces en mi mesa. Hace falta un profesional que se dedique a ello o que se forme a todo el personal, pues en cada ocasión, no ha sido nunca la misma persona.

Por lo demás, sitio muy recomendable, al punto de estar completamente lleno y teniendo que colocar ya mesas casi en el recibidor. El servicio en sala es bueno en general y el ritmo de platos estuvo bien. Mejorable el reparto de pescados al emplatar por la disparidad de las raciones y por la presencia de numerosas y visibles espinas.

Carta sin cambios, algunos pescados avisados de falta de existencias. Vinos traidos a buena temperatura y bien enfriados, dados a catar y primer servicio.

Tiene un comedor privado interior, al otro lado de la salida de la cocina, precisando un mínimo de 8 comensales y hasta 14 de máximo en una única mesa. Buen  espacio.

Cinco para comer con unas cervezas previas, agua con gas. Pan bueno, extraordinario aceite Alhema de Queiles. Aperitivo por cortesía de la casa: un salpicón ligero, muy apetecible y de agradacer.

Para compartir en ración única:

. steak tartar: buena carne, buen corte, bien aliñado, bien presentado; buena compañía de pan tostado.

. percebes (150 grs): tamaño medio/pequeño, jugosos, bien de sabor, buena cocción y buena temperatura de servicio

Compartir en ración y media:

. navajas: tamaño medio, bien limpias, cocción perfecta, sabrosas

. berberechos: buena ración, cocción liegra, sabor a mar, piezas de buen tamaño

. caracolillos (bígaros): buena ración, bien cocidos, bien de sabor. Curioso el tema de agujas para los caracoles, muy bien resuelto.

Principales:

. Rey entero de 1.4 kgrs:  le llaman el Rey y se lo merece: carne jugosa, tierna, elegante, sabrosa. Imprescindible.

. Matxote, medio, llegando a 0.8 kgrs: bue pescado, sabroso, carne prieta. Hay que conocerlo.

Postres indivduales para los que nos quedamos sin prisa:

. Goxua: servido en copa. Muy sabroso y menos empalagoso de lo que aparenta en composición

. canutillos: un clásico del local. Cinco piezas bien hechas y fáciles de compartir y casi para comer con los dedos; la crema merecería algo más de intensidad.

. copa de helado: correcta sin más.

Para beber: empezamos por un blanco local Impromptu 2016 bueno como siempre; seguimos con Pago de Tharsys rosé Millessimé y rematamos con albariño novedoso como Envidia Cochina tête de cuvée 2016 de curiosa botella. Tres estilos muy diferentes que permitió comparar y disfrutar.

Unos buenos cafés finales

Recomendado por 3 usuarios
  1. #1

    Aloof

    en la prehistoria(bueno,mi edad)eran unos alfileres de cabeza redonda y los presentaban
    clavados en un corcho.saludos.

  2. #2

    Abreunvinito

    en respuesta a Aloof
    Ver mensaje de Aloof

    Similar: en un plástico duro redondo están insertados
    Saludos

  3. #3

    Joan Thomas

    Lastima ese servicio del vino porque si no hubiese salido bordado
    Saludos

  4. #4

    Abreunvinito

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    Y no es la primera vez.
    Si descorchas una botella nueva y hay copas vacias igual "no te acuerdas" si has cambiado las copas o no las has traido nuevas, pero si hay alguna copa medio vacía y la rellenas...
    En fin, es lo que hay.
    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar