Restaurante Casa Pacheco

2
Datos de Casa Pacheco
Precio Medio:
49 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Castellana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 49,91 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


2 Opiniones de Casa Pacheco

A veces los desvíos merecen la pena y al final acabas llevándote una sorpresa no esperada. En el pequeño pueblo de Vecinos de unos 200 habitantes, se encuentra Casa Pacheco. Este restaurante abrió sus puertas en 1916 por parte de Rafael Montero y ahora lo regente la cuarta generación de la mano de José Antonio Benito Montero. Tierra de toros de lidia, de encinas, de cerdos ibéricos. Casa Pacheco se basa para componer su carta en el los embutidos y las carnes de cerdo ibérico de bellota (Joselito) y en productos de contrastados proveedores como las carnes de Luismi Garayar.

Carta tradicional con algún pequeño detalle de originalidad como un suculento tartar de salchichón con yema de huevo. No se puede perder la ocasión de probar un jamón Gran Reserva de Joselito en este caso de 2014. Perfectamente cortado en finas lonchas y servido a la temperatura justa para que la grasa se funda lentamente. Veta fina, abundante y cuasi regular que tiene como resultado un jamón de suma elegancia, con ciertas notas dulces que resulta muy ligero en boca. Mundial.

A continuación la coppa. Un embutido único, proporcionalmente con mucha veta que le aporta muchísima jugosidad y un prolongado sabor en el paladar. Es de resaltar como con esa elevada infiltración, la degustación resulta liviana y sencilla con leves notas de pimienta que no son protagonistas.

Claramente el tartar de salchichón con yema de huevo llama la atención dentro de la carta. Resulta delicioso, la combinación de la grasa con la yema de huevo muy batida y de nuevo la degustación gana enteros por la temperatura del embutido. Pequeños trozos de cebolleta aportan un suave crujiente y un pequeño interludio del paladar. Embutidos de categoría mundial los de Joselito servidos en grados y corte que hacen resaltar más todas sus cualidades.

Como no podía ser de otra forma, se prueba el dúo de croquetas. Por una parte, una croqueta de pimiento rojo confitado y otra de jamón acabada con una lámina de papada ibérica en su superficie. En ambas la bechamel está muy trabajada llegando a una textura muy agradable. La de pimiento resulta sabrosa y original, mientras que la de jamón siendo notable tiene espacio de mejora reforzando su sabor. Rebozado que resulta crujiente pero algo grueso.

Otra de las banderas de Casa Pacheco es su chuleta. Carnes rojas de Luismi Garayar con maduraciones cortas. Es decir, de treinta a cuarenta y cinco días como mucho para mantener intactos los sabores originales de la carne. Personalmente pienso que las largas maduraciones son una tendencia que tarde o temprano se apagará. ¿Qué sentido tiene dejar que un producto adopte otros sabores que no son los de su esencia y además se pague más por ello? Carne perfectamente atemperada y muy bien ejecutada para no haberse realizado en parrilla, sino en una sartén refractaria. Se visualizan los tres colores de la chuleta y en boca se nota su equilibrada infiltración que le aporta gusto y duración en la boca. Una referencia. Son de resaltar las patatas chips caseras que acompañan a la chuleta. Finas, crujientes, sin grasa. Un verdadero espectáculo.

Recomendado por Jose Benito Montero, también degustamos el steak tartar realizados con solomillo de Garayar. Carne roja excepcional, pero condimentada con un exceso de tomate que le aportaba un toque excesivamente dulce no deseado, ocultando el sabor de la carne y resultando ciertamente plano.

En cambio el sashimi de solomillo Joselito con cebolla encurtida y aguacate resulta excepcional. La carne ligeramente marcada resulta muy suave al paladar; con la cebolla encurtida aportando ligeros paréntesis gustativos. Realmente sorprendente el sabor de esta carne “de cerdo”. Probablemente, la mayoría de nosotros entre los que me incluyo en una cata a ciegas diríamos que estamos ante una ternera en lugar de ante un cerdo ibérico de bellota. Carne más roja que rosácea, tersa, de masticación sencilla y sabor delicioso. Un descubrimiento auspiciado por un producto inconmensurable.

Como prepostre, cada uno tiene sus debilidades y la mía son los callos. Pequeña degustación, teniendo la amabilidad de solventar este pequeño capricho. Guiso trabajado, de elevada suculencia proveniente de la combinación entre el morro, el chorizo y un ligero punto de picante. Callo del denominado de libro que es personalmente el que más gradezco por esa textura tan original. Salsa para rebañar. Muy recomendables.

Para finalizar y dentro de la vorágine actual que inunda las cartas de los restaurantes de nuestro país, la tarta de queso. En este caso resulta original que cada porción se hornea individualmente. El resultado es muy notable. Sabor a queso sin ser especialmente marcado, pero presente, textura muy sedosa y agradable y ese ligero tostado en la superficie que reduce en los bocados la connotación láctica. A tener muy en cuenta. 

Casa Pacheco es un restaurante totalmente recomendable. Carta clásica basada en un producto de alta calidad con preparaciones sencillas y reconocibles. Son excepcionales los embutidos, mereciendo olés por su singularidad y sabor el tartar de salchichón con yema de huevo. Chuleta soberbia, steak tartar fallido y sashimi de carne Joselito para recordar. Callos placenteros y tarta de queso que dentro de la actual inundación ha encontrado una sutil personalidad a partir de ese horneado final individual.

Siempre me resultan admirables los proyectos gastronómicos que en entornos rurales apuestan por la calidad. Normalmente dan un paso al vacío para cambiar de tipo de público e intentar ser una referencia estén donde estén. Como dice un buen amigo mío cuando hay calidad y cocina, la ubicación pierde importancia y el público se desplaza hasta donde es menester. En Casa Pacheco, tengo la sensación que con esta cuarta generación capitaneada por Jose Benito Montero se pretende ser referencia dentro de la provincia apostando por la calidad y por una cocina que hable un idioma coloquial con su público.

Post completo en http://www.complicidadgastronomica.es/2019/08/casa-pacheco/

Cocina 7,25

Servicio 7

Entorno 7 (cabezas de toro y otros aninales idecadas)

RCP 7

Tras atravesar el campo charro lleno de encinas y ganado vacuno, entras en la población y en la misma carretera encuentras un lugar dedicado al toro y al torero Julio Robles.

Decoración con animales matados por el torero, desde toros de más de 600 kilos a trofeos de cacerías de caza mayor.
Mesas bien vestidas, buena separación, buenas cubertería y copas, vajilla con algunos guiños modernos.
Servicio en sala de buen nivel, cambio de platos y cubiertos sin regatear.
A la entrada hay una barra y espacio de cafetería con el comedor pequeño (40-45 plazas) lleno completamente.

Carta de comidas con entrantes clásicos (mollejas, croquetas, ensalada, jamón, lomo..), de cuchara (patatas meneás, judias y sopa castellana), pescados (bacalao y hoy merluza) y más amplio apartado de carnes que son el motivo de la visita. Carnes traidas del norte (Luismi), a pesar de la morucha salmantina.

¿Carta de vinos? No hay. Dispone de una repisa al fondo del comedor donde tienen los vinos que hay en ese momento y con los precios colgados en etiqueta al cuello, a modo de tienda. Avisa que dispone en algunos casos de añadas anteriores. Curiosa forma de mantener al día "la carta" de vinos.
Casi todo son tintos y de corte clásico, casi sin concesiones a lo que no sea Ribera.

Cuatro para comer, aunque con un comensal a medio gas. Arrancamos con algo similar a una emulsión de huevo frito y morcilla por cortesía de la casa.
A compartir al centro:
. patatas meneás con torrezno y chorizo: 2 medias raciones para mejor compartir: buen sabor y textura.
. mollejas de lechazo fritas: unas pequeñas mollejas, poco rebozadas y poco fritas. Bien sin más.
. judias blancas de Barco de Avila: no judiones, sino unas pequeñas pero carnosas alubias, bien cocidas y con buen fondo. Media ración.

Principales:
. 2 chuletones de vaca de 1 kilo: enseñados antes de la brasa y servidos ya sin hueso y con la carne troceadam perfecto punto y muy buena calidad. Acomapañn patatas fritas caseras a láminas a modo de grandes papas.
. sopa castellana con huevo poché: abundante ración, sabrosa, pimentón ligeramente picante sin excesos.
. rabo de toro deshuesado con cebolla cramelizada y foie fresco: una buena ración de foie marcado a la plancha sobre una amplia ración de carne bien cocida y sabrosa.

Postres:
. arroz con leche: buen punto de cocción, bien de canela, leche la justa.
. flan de chocolate blanco y kitkat: presencia mejorable, bien de sabor.
. piña preparada que acompaña un chupito de Cointreau.

Un muy buen café y unos petits fours (chucherias de gominolas) colocadas en una caja de té. Todo por cortesía de la casa.

Para beber aparte de agua Numen x 2, un buen Finca Villacreces 2014 (28€) dado a catar en buenas copas y autoservicio posterior.

Un sitio recomendable para carnes del que conviene abstraerse de la decoración de las paredes.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar