Muy bien

A estas alturas no descubro nada diciendo que se trata de un excelente restaurante, pero es justo decirlo. Su cocina es de nivel, pero el trato al cliente por parte del personal de sala es sencillamente magnífico. A destacar en esta apartado a María Elvira Abascal, que con su amabilidad, simpatía y profesionalidad hizo que nos sintiéramos realmente a gusto ya desde el principio. Pedimos el menú degustación, del que destacamos el Carré de cordero asado con "caña de cerveza tostada", los Raviolis de vieiras en caldo dashi y el Postre naranja. Al menú, compuesto por siete platos, le anadimos, previo a los postres, una degustación de quesos acompañados por una copa de P.X. Maestro Sierra, que le iba de perlas. El apartado del vino es sobresaliente, tanto por su carta como por la atención que se le presta, siendo además los precios bastante contenidos. Como ejemplo, el Sierra Cantabria Colección Privada 2007 que tomamos se cotizaba a 33€. El café estubo acompañado por unos magníficos petits fours gentileza de la casa. Otros detalles a destacar son la copa de cava a la que te invitan nada más acomodarte en la mesa y la degustación de 5 tipos de aceites que te ofrecen al comienzo de la comida.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar