Que problema tenemos los pseudo-gourmets

Ya no entro a un restaurante sin libreta ni ojo crítico.
Así pertrechado entro en mi Molino de Puente Arce, ahora llamado Nuevo Molino. Veinte años después y en mesa de esas difíciles con diez comensales.
Me encuentro con una sala y cocina sin cambios aparentes.
Servicio perfecto a la entrada y manteniendo alto el nivel durante toda la cena. Ballet dirigido a la perfección por sutiles miradas del sumiller/maitre. Un diez.

No me extiendo en cocina y dejo a los amigos de Verema que sean ellos los que (re)descubran este restaurante. Simplemente la califico como alta cocina reconocible, con imaginación y pocas frivolidades.
Merece sin duda la recuperada estrella.

Cuvee Palomar a buen precio y cristalería correcta. Carta de vinos no demasiado extensa, pero llena de agradables sorpresas, sobre todo en vinos extranjeros y champanes en particular (Llegué tarde y con el vino pedido). Merece la pena perder un rato en leerla.

Recomendado por 2 usuarios

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar