Restaurante Deskarat en Valencia

Restaurante Deskarat

1
Datos de Deskarat
Precio Medio:
36 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas:
Precio desde 36,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Deskarat

Comer decentemente en la zona del Palacio de Congresos es harto difícil, no sé qué pasa pero parece que aquí todo vale. Por eso, cuando encuentras algo de luz te alegra, pues es una zona repleta de gente donde el nivel gastronómico es mínimo. Me alegro de que al menos todos esos malos restaurantes sean buenos negocios, que al final es lo que el empresario quiere.

Deskarat es una de esas apuestas que se salva, por eso es de los menos llenos :-( Se trata de un local de reducidas dimensiones pero con una estética moderna, atractiva, limpia y funcional. La distribución de mesas es adecuada y además el personal no pone pegas en cuanto a mover el mobiliario, lo que permite una gran flexibilidad que se agradece.

Cocina de difícil definición, pues se mezclan conceptos asiáticos o peruanos con tapas típicas de España. Fuimos a por picadas y no tomamos plato principal:

Ensaladilla de encurtidos, buena, tal vez algo falta de frescura (sin cebolla, que es lo que le da el punto fresco) y con los encurtidos enteros y sobre el conjunto. Una lástima porque picados y mezclados les darían la frescura que se le echó en falta.

Bravas descaradas, sin duda el plato que menos me gustó de la noche. Se sirven con dos salsas, una especie de tártara y una salsa brava que no brillan por sí solas ni con las patatas. Prescindible.

Croqueta Princesa ibérica, o el bonito envoltorio con el que se nombra a una croqueta de jamón bastante correcta, poco aceitosa y de buen sabor. Eché en falta algo de más de punch, tal ve por la literatura del título.

Tiradito de atún al que de nuevo le falta raza, le falta algo de picante, algo de cítrico... Bien, pero no es un plato que dominen y a los que nos gusta mucho nos deja algo fríos.

Tosta de steak tartar rica, bastante buena, falta picante y mostaza que, entiendo no se abuse para que a todo el mundo le guste, pero tampoco se pregunta o se ofrece la posibilidad de adecuarlo a tus gustos. Aún así, buen steak.

Coca de tomate, mozzarella de búfala y pesto rojo, donde el pesto se apodera de todo el protagonismo. Tampoco me gustó la base de la pasta, así que este plato también lo dejaría pasar si volviera.

Taco de pato con barbacoa oriental, hinojo y pepino, que sale sin calentar lo más mínimo la tortilla, quedando algo cruda (son de paquete). La mezcla no acaba de estar conseguida y recuerda demasiado a exitosos de platos de otros restaurantes.

Del postre poco puedo opinar porque tan solo lo probé y la verdad es que me parece siempre muy empalagoso, un banofee que al parecer estaba bueno, según mis acompañantes.

La carta de vinos es algo escueta, sobre todo en el apartado de espumosos, por los que optamos: Agustí Torelló Mata Rosat, el trepat de la casa que maridó a la perfección con esta cocina. Copas correctas y servicio amable y entregrado, subiendo así el nivel de la experiencia gastronómica.

Volveremos a tiro hecho y a probar algún plato principal que tienen buena pinta. Al menos hay algo de luz en esta zona.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar