Restaurante Can Xurrades Can Xurrades

Restaurante Can Xurrades

1
Datos de Can Xurrades
Precio Medio:
59 €
Valoración Media:
8.5 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Asador
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 59,10 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Can Xurrades

Un local que nada más entrar pasas por delante de las neveras de maduración de la carne y nunca habia visto piezas tan enormes ni de tanto tiempo (desde más de 9 meses) de evolución. A continuación la recepción y una espléndida, alargada y amplia sala privada con un centro de mesa preparado para las brasas. Un lujazo. A continuación se accede al salón principal muy amplio con mesas de diferentes tamaños y con un centro de la sala a modo de espina dorsal de sofás semicirculares espalda con espalda lo que deja una sensación de amplia separación de mesas más allá de lo real. Comodidad y amplitud de las sillas. La decoración de la sala se limita a pinturas a modo de fotografías del ganado y relacionado con las carnes que es su leitmotiv.

Mesas perfectamente vestidas, buenas copas, cubiertos y vajillas con sensación de elegancia. Se coloca en el centro parrilla para completar el fuego necesario para termnar de hacer el punto de la carne y directa al plato; es verdad que esta situación es práctica aunque produce humo y olores que gustaría evitar aunque un techo muy elevado lo minimiza.

El servicio de sala es académicamente de alto nivel pero buscando una cercanía agradable. Buenas recomendaciones y una necesaria y amplia explicación del tema de las carnes, de su origen, calidad, forma de tomarla y todo aquello necesario para elegir con fundamento. Si se busca lo mejor (bos taurus primigenius) con largas maduraciones largas  (60-250 días) y alto precio (140-170€) precisan de reserva previa.

La  carta de vinos es muy amplia con muchas opciones y amplio rango de precios. Hay vinos clásicos pero también se amplian opciones de vinos menos frecuentes. En el servicio del vino también cumple expectativas con correcto descorche, dado a catar y rellenado de copas continuado, sin apretar. Elegimos Finca Moncloa 2015 que gustó y aguantó bien el empuje de la carne. Previamente unas cervezas y un Tio Pepe fino en rama que vino justo por la rápida salida de platos desde cocina.

La carta de comidas hay que ver las muchas opciones de carnes que hay y escuchar los datos y recomendaciones que el jefe de sala te describe. Las carnes se sirven deshuesadas y sin grasa ligeramente sellada en el exterior y recomendable compartir entre dos la ración esperada de 500 grs (hay raciones individuales de 200 grs). Por supuesto que hay opciones de pescado, sobre todo de bacalao, y una buena variedad de entrantes (hasta 12) y de platos a compartir (14); ha tenido premio a la mejor tapa por lo que tiene un lugar destacado en la carta; una página entera de sugerencias del chef, (Rafa Martínez) que tiene a bien pasarse a preguntar por las mesas.

Desde luego aquí se viene a por la carne y a eso venimos. Sobre la mesa un aperitivo de papas, un buen aceite Priordei y servicio de un generoso y buen pan de payés tostado con tomate de colgar (más ajo para frotar). Cenamos los cuatro:

. aperitivo de la casa: bombón de foie: servido pinchado sobre una base de pan tostado. Bien y más ligero de lo esperado.

. níscalos a la brasa con ajito y perejil: perfectos, pequeños y un paso rápido sobre plancha. Ración demasiado ajustada para cuatro.

. cecina: cortada muy fina, perfecta de textura y sabor. Buena opción.

. tapa de premio: trinxat de butifarra en reducción  de cerveza, con cebolla caramelizada, virutas de foie y crujiente de cecina: imposible que esos materiales den un resultado final insípido; servido en cazuelita de forma individual.

. chuletón de ternera: 500 grs de una excelente y mucho más sabrosa carne de lo esperado. Muy, muy recomendable.

. chuletón de buey (lomo alto): 500 grs de una excelente carne bien madura, tierna y de un asombroso color casi amoratado.

. postre compartido: una tarta de queso, pero de queso azul alemán, en buena ración y de profundo sabor. Acompañamos con un Don PX que aportó algo más de dulzor que le vino bien a la intensidad del queso.

No hubo cafés ni infusiones y tras una pequeña sobremesa nos dimos cuenta que habíamos batido el record de rapidez en cenar en un restaurante.

 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar