Restaurante Bar-Restaurante Los Bolos Tarta al Whisky

Restaurante Bar-Restaurante Los Bolos

1
Datos de Bar-Restaurante Los Bolos
Precio Medio:
28 €
Valoración Media:
5.7 10
Servicio del vino:
- 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
4.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana, Marisquería
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 28,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Todos los lunes, excepto festivos

Teléfono


1 Opiniones de Bar-Restaurante Los Bolos

No creía posible volver a sentir la misma sensación de aquellas comidas de domingo con mis padres, cuando era un niño, en los ¿míticos? años 80. Recuerdo principalmente 2 opciones:

1.- Ir a comer arroz
2.- Encargar un pollo a l’ast

Para todos aquellos que hayáis pensado en la primera opción, estáis de enhorabuena, podéis volver a revivirlo, en Los Bolos. Al entrar por la puerta te invade al instante ese bullicio generado por grandes familias al completo sentadas en largas mesas, diferentes generaciones de camareros vociferando consignas a cocina, sillas tapizadas de sky y ese bucólico cartel de “hay castañas heladas”. No hay duda, volvemos a estar en los 80’s.

Se trata de un Bar-Restaurante curtido en mil batallas, que ha sobrevivido a las crisis (sí en plural, a la de ahora, y a la de los noventa, y a la anterior, …) y por el que no parece que haya pasado el tiempo. Ha llovido bastante desde la última visita y habían llegado hasta nosotros quejas sobre precios subidos y género de calidad inferior al ofertado. Éste nunca ha sido un local barato, aunque el género que vende tampoco lo és, pero si tienes que pagar un precio de marisquería, es cierto que al menos debería intentar parecerlo. Recientemente un familiar nos comentó que habían elaborado un menú en el que se incluían, entre otros, su famoso arroz a banda y su no menos famosa tarta al whisky. Al igual que Paco Umbral iba a los sitios a hablar de su libro, yo voy a Los Bolos a comer arroz a banda y tarta al whisky, sin estar seguro además del orden de preferencia. Si encima me ponen a tiro ambas cosas en un mismo menú, mejor que mejor.

Nos ¿acomodan? en una mesa al fondo y traen las cartas, donde no aparece el menú. Preguntamos por él y el camarero trae unos flyers, donde se expone la oferta que incluye 4 entrantes, principal a elegir, postre, pan, bebida y café por 28€/persona. Para beber optamos por el vino blanco de la casa y un agua.

Entrantes:
Pan con tomate, gulas (prescindibles), salpicón (presentación tosca, pero correcto de sabor), pulpo en salsa (bueno) y chipirones a la plancha (muy buenos).

Arroz a banda:
Paella de arroz a banda para dos personas, de buena ración y sabor excelente. Lógico. Con la cantidad de pescado y marisco que se mueve diariamente en este local, habría que ser muy negado para no hacer un buen caldo y, por ende, un buen arroz. Aun así, no hay que quitarle meritos, porque estaba realmente bueno (como siempre).

Tarta al whisky:
Llega el camarero y dice: “de postre tengo…..”
“Tarta al whisky”, le interrumpimos abruptamente
“...y también…" intenta proseguir
“Tarta al whisky, para los dos”, le volvemos a interrumpir.

Esta vez pilla el sentido y vuelve con esas dos pequeñas maravillas, que creo no haber probado jamás fuera de los 80’s o fuera de Los Bolos. Disfrutando como un bellaco de gran parte de la segunda unidad, pasa cerca el camarero y le digo:

“mira que hacéis bueno el arroz, pero es que la tarta al whisky….”
Al igual que Han Solo en El imperio contraataca, el camarero responde “Lo sé”
“además hoy está cañera….”
“Es que eso depende del compañero que la haya hecho esta mañana”
“Pues el de hoy ha sido altruista de coj…”

Café, infusión y chupitos, se llevan irremediablemente las últimas trazas de sabor y mientras trato de retenerlas en la memoria llega la cuenta que previamente habíamos pedido y, ¿no hay pesetas? Hay que pagar 56 unidades de algo muy extraño que se escribe así “€”. La paradoja temporal empieza a desmoronarse cuando repiten por la TV el derby madrileño del día anterior y el Madrid, ¿va perdiendo en casa? Salimos al exterior y las calles están mojadas, ¿ha llovido? Con cierto grado de confusión, emprendemos de nuevo la senda espaciotemporal hacia el presente donde trataremos de transmitir la experiencia, ¿vivida?

En definitiva, un local que a mi parecer bien vale una visita, si sabemos a lo que vamos.

PD: Existe otra crónica de este mismo local aquí, pero la dirección es errónea, por lo que decidí darlo de alta de nuevo con la dirección correcta.

  • Tarta al Whisky

  • Menu 2 personas

  • Entrantes

  • Arroz a banda

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar