Restaurante El Mosquito en Alicante

Restaurante El Mosquito

Datos de El Mosquito
Precio Medio:
31 €
Valoración Media:
- 10
SERVICIO DEL VINO:
- 10
COMIDA:
- 10
ENTORNO:
- 10
Calidad-precio:
- 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Alicante
Localidad: Alicante
Dirección: Olof Palme, 7
Código postal: 03010
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 31,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de El Mosquito
OPINIONES
1

Comida de trabajo en Alicante con un viejo compañero de allá…

-¿Dónde te llevo?
-Joé, la última vez que comimos juntos, hará más de 10 años, me llevaste a comer un arroz con pata que casi nos da algo, era verano… ¡qué sudada! ¡Pero qué cosa más rica! ¿Te acuerdas?
-Me acuerdo. Era el Mosquito
-¿Sigue abierto?
-Claro
-¡Pues a ése!

Y para allá que fuimos. No conozco bien Alicante, pero no se encuentra en un lugar céntrico, nos costó un ratillo llegar desde el centro con el coche, y no te cuento aparcar… Está cerca del Hospital General.

Tal como lo recordaba, gratos, muy gratos recuerdos. Austero local, entre clásico y rústico, comedor en parte de dos alturas, con la barra y cocina en una de ellas y los baños con una escalera de madera en la otra. Mucha madera, mesas juntas, justitas, correcta equipación. Tiene “un algo” que te hace estar muy a gusto.

Veníamos a lo que veníamos, pero añadimos unos entrantes para compartir entre los tres comensales, y así quedó la cosa:

Pulpo a la gallega
Alcachofas con jamón
Mollejas con ajetes
Arroz con pata

Pero qué rrrrrrrrrrrico estaba todo. Pedimos los entrantes poco menos que como un trámite, pero qué buenos. La grandeza de la cocina tradicional de producto cuando es como tiene que ser y emana de un tío templao en los fogones como es el caso.

El pulpo, sabroso, carnoso y jugoso; los mismos adjetivos que voy a dedicarle a las alcachofas fritas, pues estaban sabrosas, jugosas y carnosas, cortadas en grandes trozos y bien fritas; y las mollejas, con esos ajetes, frititas también… pues vamos a ser originales: sabrosas, jugosas y carnosas.

Y tachán… Llegó el arroz con pata. Con pata de ternera. Aquí me quedo sin adjetivos, se me agolpan en la cabeza, pero sale uno entre todos a codazos: bestial. Pffffuá. Sólo lo había comido una vez en mi vida, la que comentaba al inicio hace como 10 años, pero me acordaba de él perfectamente. Por algo era. Es un arroz “pa hombres” de los de la clasificación de “hombres, hombrucos, cagurcios y carretillos de mano”. Sólo pa los primeros. Es como si pillaras unos callos a la madrileña con garbanzos y en ellos cocinaras un arroz. Pero qué barbaridad. Viscoso-pegajoso el guiso, enterito el arroz… Envolvente, expansivo, pleno, profundo, sápido… ¡Diosssss! Plato “pa hombres” y que éstos lo tomen en invierno. No podía parar de comer. Un comensal gripó el motor, pero el viejo compañero y yo seguimos hasta el final. Y si no hubiera habido que seguir trabajando por la tarde, es que me pido otro.

Como bebía vino yo sólo, no pedimos botella y me sacaron un par de copitas de un riojita que tenían abierto, Azabache Crianza 2012, que cumplió.

Servicio muy familiar, atento y con ganas de agradar.

No tardaré diez años en volver…. Ni tampoco uno.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar