Restaurante Almanak

1
Datos de Almanak
Precio Medio:
60 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
País:
Dinamarca

Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: Internacional
Vino por copas:
Precio desde 60,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Almanak

Hablar de Almanak, significa comenzar por hablar de su alma mater: Claus Meyer, el considerado como uno de los padres de la nueva cocina danesa y escandinava.

Cofundador del famoso restaurante Noma (2 ⭐️ Michelin, y considerado durante muchos años, como el mejor restaurante del mundo, solo desbancado por nuestro Celler), empresario gastronomico, escritor, profesor, conferenciante, creador/cofundador del restaurante Gustu, en La Paz-Bolivia, muy bien situado en la lista de los 50 mejores americanos.

Situado a pie del canal de Copenhague y utilizando unas antiguas instalaciones portuarias, se alza un edificio, inconfundible por estar pintado exteriormente en verde, de nombre The Standard, donde Meyer junto con sus socios, ofrecen hasta cuatro propuestas.

Piso superior, a la izquierda:
The Jazz Club. Copas, actuaciones de vivo de músicos internacionales, que pretende convertir a Copenhague en un referente de este estilo musical.

Piso superior, a la derecha:
Studio. Alta cocina nórdica, galardonado con 1 ⭐️ Michelin. Ocupado en su totalidad, no conseguí mesa.

Piso inferior, a la izquierda:
Verandah. Cocina india, que utiliza productos locales y estacionales.

Piso inferior, a la derecha:
Almanak. Para algunos, el low cost, de Studio; para otros, cocina tradicional escandinava con técnicas modernas. Para el propio restaurante: "food that your grandmother would have made if she had known what we know today”. Cualquiera de las dos, son validas. Aunque lo de "low cost" es relativo, vease los precios de la carta, aunque si comparamos con los precios de casi todos los michelines daneses, es barato. Solo una excepcion, Relae, que quizás por ser un michelin razonable, tiene sus plazas ocupadas con muchas semanas de antelación.

Tiene una recepción común, apenas un pequeño stand y un tiro de escaleras que comunica con el piso superior. Nos identificamos, verifican la reserva, y para dentro.

Espacio rectangular, con decoración sencilla pero elegante, amplias cristaleras, al canal y a la calle paralela donde se encuentra la entrada. Durante el día debe contribuir a hacer un espacio muy luminoso. Rechazamos, después de probarlo, la terraza exterior sobre el canal, aunque uno ha venido a estas tierras a olvidarse del calor tórrido, pero tampoco es necesario cenar abrigado.

Cocina acristalada, a la vista, donde un chef, controla y prueba todos los platos antes de su salida a sala. Buen detalle. Nadie, y hay muchos cocineros, mueve nada sin su aprobación.

Como ya dije en algun otro comentario, cuidado con las bebidas alcohólicas, para los amantes de acompañar la comida con vino, es necesario una cartera reforzada, muchos vinos franceses (apabullante), algo italiano, alemán, austriaco, e incluso americano. Muy poco vino español (cuanto tenemos que aprender para tener una buena distribución); en todos los casos a unos precios exagerados, como ejemplo, en blancos un Jose Pariente, verdejo, muy conocido en nuestro país, con un precio según categoría de restaurantes, entre 15 y 25 € botella, al cambio corona/€: 87€.

Obviamente, cerveza y agua natural, aquí el agua mineral es casi un articulo de lujo, aunque en este caso, la alta calidad del agua "normal" no hace necesario recurrir al agua mineral.

Interesante comienzo, una mantequilla, blandita, con sisho. Al principio, en boca, choca el sabor acido, pero cuando le pillas el punto, ..... , repetimos aperitivo, rica y adictiva.

- Vieiras, puerros marinados, eneldo, mahonesa. Como buen país marinero, muy buena calidad de la vieira, nada que envidiar a las nuestras, verdura al dente. Plato estéticamente, muy elegante.

- Calamares, estragón, chips de patata y sopa de patata. Servida en un tarro de cristal, el consejo es introducir la cuchara e ir extrayendo de abajo hacia arriba. Plato agradable, sin mas.

- Cordero, remolacha y bayas. Claro ejemplo de la nueva cocina escandinava, uso de productos agrícolas a mansalva. Me cuentan que el cordero estaba bueno, pero claro, estaba oculto con una enorme cantidad de remolacha, que no distorsionaba el sabor, pero excesiva cantidad.

- Carne de ternera guisada, cubierta de col, con espárragos y guisantes. Muy buen plato, espárragos y guisantes naturales, apenas cocinados, con intenso sabor a verde.

- Patatas nuevas (acompañamiento del plato anterior), pequeñitas, simplemente cocidas con una salsita de eneldo y nata. Muy ricas.

- Fresas, helado de frambuesa, merengue y crema. Buen postre, buena calidad de la fruta.

Buen servicio de sala, amables, explicando muy bien los platos, lastima de nuestro ingles y de su español, aunque cuando supieron que había españoles en sala, hasta en dos ocasiones, se acercaron camareras con sonrisa de oreja a oreja, contándonos que conocían España, aunque solo una de ellas conocía Madrid, incluso conocía Xanadú, donde su pareja había tenido un negocio.

En definitiva, cocina interesante, buen ambiente, buenas vistas al canal, y ademas, justo enfrente, el Noma, donde cruzando un puente cercano, caminamos hasta la puerta, .... Estar dentro no hemos estado, pero al menos hemos llegado hasta la puerta,...

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar