Restaurante Prazeres en Olhão

Restaurante Prazeres

1
Datos de Prazeres
Precio Medio:
24 €
Valoración Media:
- 10
Servicio del vino:
- 10
Comida:
- 10
Entorno:
- 10
Calidad-precio:
- 10
Fotos:
 
País:
Portugal

Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 24,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Prazeres

El día de autos lo quisimos dedicar a conocer la zona oriental del Algarve. Como uno de los deberes que llevábamos era comer una cataplana en Olhão, lo dejamos hasta el final de la mañana y durante la misma visitamos Faro y Tavira. Siguiendo el plan previsto, a mediodía estábamos en Olhão, la capital de la cataplana(*), según nos había recomendado nuestro guía virtual, dejando a nuestro criterio el restaurante, “cualquiera de por allá, por la parte del puerto”.

Hasta que llegas a las inmediaciones del puerto lo que ves de Olhão no es bonito. Una vez que llegas allá, te encuentras con la Ria Formosa a un lado, con varios edificios bajos a su vera (entre los que destaca uno en dos cuerpos de ladrillo rojo), una carreterilla y al otro lado, una procesión de restaurantes con terraza. Todos abarrotaos. Cataplanas, cataplanas y cataplanas.

Dimos un paseíto mirando restaurantes a un lado y la ría a otro, y nos decantamos por uno que nos hizo “tilín”, Prazeres. Está justo en frente de uno de los cuerpos del edificio de ladrillo rojo comentado (muy bonito), que resultó ser el mercado de abastos.

Se trata de un local muy marinero, humilde, blanquito de paredes encaladas, manteles de cuadros azules, con buen ambiente, limpio, fresco, sano. La terraza estaba llena… ¡mejor, pa dentro!

Carta centrada en pescados, mariscos y, cómo no, cataplanas, todos, según ellos, de esta laguna de la Ria Formosa.

Oye, hemos venido a lo que hemos venido, así que:

Mariscada real de la Ria Formosa

Cataplana de rape y marisco

No estuvimos muy acertados en la elección, se fagocitan ambos platos, pues la cataplana lleva muchos de los mariscos que integran la mariscada, y como son raciones realmente generosas acabas saturado.

El marisco no es especialmente bueno. Fresco a rabiar (excepto los gambones argentinos), pero algo basto y no excesivamente sápido. Lo que más me gustó de la mariscada fue una especie de txangurro de buey de mar que servían sobre su caparazón. La cataplana como digo, nos pilló cansados tras el atracón de la mariscada, y pese a estar francamente bien hecha (llevaba cilantro, rape y velos de tocino para dar sabor) era un poco más de los mismo. A mis hijas casi les da algo cuando tras escarbar en la cataplana descubrieron que debajo no había patatas (la anterior vez que la comimos, en Albufeira, sí que las llevaba).

En cuanto a vinos, tenían cositas, tenían. Vimos el Esporao 2013 y no nos pudimos resistir. Uno de nuestros vinos fetiche.

Servicio encantador, aquí no nos encontramos con esa altivez que observamos en otras ocasiones.

Hay que ir. Si vas al Algarve, es uno de los must: la cataplana en Olhão.

-----

(*) La cataplana es una especie de cazuela metálica casi esférica, que se abre por la mitad para depositar en ella los alimentos y al cerrarla son cocinados al vapor. Muy típico el sur de Portugal, suelen ser de marisco, de marisco y pescado, y de marisco, pescado y cerdo. Pincha aquí para ver la cazuela tal como la sacan… y aquí para verla abierta, ya cocinada.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar