Restaurante Casa Paco en Benimantell
  

Restaurante Casa Paco

1
Datos de Casa Paco
Precio Medio:
22 €
Valoración Media:
6.0 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: No
Precio desde 22,50 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Viernes cerrado por descanso, excepto festivos y puentes.

Teléfono


1 Opiniones de Casa Paco

Hicimos un alto para comer en mitad de la visita a Castell de Guadalest, un pequeño pueblo pintoresco de gran valor paisajístico y cultural donde resulta que el peor día y mes en cuestión de hostelería era precisamente el de nuestra escapada. Al parecer, en junio cogen fuerzas para afrontar los meses fuertes y con el sábado pasa exactamente lo mismo, que es el día establecido por la mayoría para descansar de cara al domingo. Curioso esto segundo.

La vecina Benimantell, a un escaso kilómetro, nos sirvió perfectamente, pues tampoco es que tuviéramos uno de referencia fiable. Por lo que la entrada curiosona a un establecimiento camino del castillo de productos alimenticios típicos, y la compra de su miel de níspero, nos vino bien para la recomendación que nos hizo el simpático Alberto sobre Casa Paco.

Habían vuelto de vacaciones, menos mal, y por lo visto es el sitio de referencia de los lugareños. Se accede por una rampa a través de una verja con su nombre hasta llegar al parking propio, desde el cual pasas por su terraza barbacoa a la que dan sombra sus níperos, estamos en tierra de, hasta el propio local.

Intenta a través de elementos decorativos dar imagen de rusticidad, pero se queda en una basta planta de bar de pueblo.

La oferta se basa en platos tradicionales y brasas. Hay un par de menús. Uno de 12 €. que es el que escogimos para el nano y que saco de la media en la valoración, y otro degustación de 25 €. que comparándolo con la carta no vi rentable ni interesante.

El menú de 12 €. constó de una ensalada valenciana, croquetas de bacalao y chuletas de cordero (pierna) a la brasa. El postre no recuerdo.

Nosotros pedimos calamares a la romana, sobrasada plancha con miel, arroz con costra y un flan de almendra.

En la espera, unos cacaos cortezudos y medio pan redondo con un alioli industrial.

Los calamares, correctos. Tiernos y de fino rebozado.

La sobrasada, carnosa, compacta... ideal textura para someterla a la plancha. Según nos dijo el parco camarero, la información se le sacaba con sacacorchos, era de la zona, imagino que de Tárbena. Nos gustó por su sabor y el toque de miel, que seguramente sería también de allí. ¡Hay que vender las cosas, cojona!

El arroz con costra es en realidad un paso más del arroz al horno con el huevo batido, para el que no lo sepa. Potente, demasiado protagonismo de la morcilla en el sabor, pero correcto al fin y al cabo. No me entusiasmó. En casa se hace mucho arroz al horno y hay un nivel ya.

El flan de almendra sí que estaba buenísimo. Se notaba ese punto del que sabe hacerlo y ese retro amargo de alguna que otra almendra que tanto me pone.

Para finalizar un café solo y un chupito de una mistela más suave que la nuestra, parecía más bien un moscatel.

En cuanto a la bebida, un agua grande, unos refrescos y una botella de Terreta Rosé 2013.

La carta de vinos es pobre, sin embargo ves unas muestras polvorientas en un botellero cuyo objetivo es decorativo, que de ser otro mes, se hubiera pedido precio por alguno. Como un Viña Cubillo 1999, por ejemplo.
Al menos te traen un enfriador, algo deteriorado, y unas copas decentes que favorecen su disfrute.

No puedo decir ahora si habrá próxima visita a la zona. Pero si se produjera elegiría un mes de frío, es tremendamente calurosa ahora, y no me importaría repetir en Casa Paco, ya que tengo la sensación por el tipo de cocina que sus mejores platos son para ese tiempo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar