Restaurante Mercado de San Agustín en Toledo
  

Restaurante Mercado de San Agustín

2
Datos de Mercado de San Agustín
Precio Medio:
20 €
Valoración Media:
7.9 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor, Tradicional
Vino por copas:
Precio desde 13,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: No cierra

Teléfono

Restaurante Mercado de San Agustín Precioso jardín vertical. Mercado de San Agustín Mercado de San Agustín en Toledo

2 Opiniones de Mercado de San Agustín

Un lugar con planta baja, dos pisos y terraza donde se ofrecen diferentes ambientes aunque tienen una carta en común. No está Paco Torreblanca y tampoco tengo muy claro que no hayan habido muchos cambios desde el anterior comentario ya que se anuncian muchos lugares (marisquería, seafood, meats..) que no encontré. Al final fuimos a la terraza.

Ambiente de gente joven, informal, muy escasa afluencia de gente salvo en la terraza donde no llegaba ni al 50%. Servicio, mesas, sillas, platos, vajilla acorde a una terraza de bar más que de restaurante. La parte exterior, al aire libre, tiene más encanto para copas por la noche aunque las vistas son escasas

Carta de comidas plastificada con alguna oferta de hamburguesa y bebida, menú del dia (12,90€) a elegir entre diferentes platos y una carta de platos suficientemente amplia con arroces, carnes, pescados, ensaladas, entrantes y tapas. A ello fuimos los dos para comer y tras quedarnos con las ganas de judiones y venado en salsa, nos conformamos compartiendo al centro:

. carcamusas: consiste en un guiso de magro de cerdo con verduras cubierto con patatas fritas; plato típico. Bien.

. sarten de huevos rotos con morcilla y patatas fritas: sencillo y correcto.

. lomito de ciervo en adobo montero con crema de setas: correcto.

. croquetas variadas (jamón, venado y jabalí): poco sabrosas y demasiado similares de sabor. Prescindibles.

El emplatado muy básico. Para beber un par de copas de tinto Edulis (dos opciones habían) traidas servidas desde la barra y un agua AquaBona con y otra sin gas Cabreiroa. Tomamos el café en la planta baja antes de salir. La sensación es de local que no ha encajado, al menos a medio día.

Ocupa un edificio a pocos metros de la Plaza Zocodover. En sus cinco plantas se pueden encontrar varias tiendas y varios locales de restauración. Lo más curioso, y que nunca había visto antes, es que puedes comprar lo que te apetezca para comértelo donde desees. Es más, los propios camareros te informan de que no hay problema en que compres a la competencia y uses su mobiliario :-O

Decoración castellana con toques modernos. Servicio muy amable y cordial que nos explicó con pelos y señales el peculiar (al menos para mí) funcionamiento del local. Ambiente juvenil. Hay incluso un japonés :-O

Además de comprar y comer, se puede asistir a alguno de los eventos que organizan asiduamente. La noche que nosotros estuvimos había música en directo en la planta sótano, justo enfrente de donde cenamos.

Nos decantamos por el Bar de pinchos La Cueva, donde tomamos unas tapas, todas a 5,-€ creo recordar. Aceptable rollitos de salmón, buenas croquetas y estupendo tomate con ventresca. Como a mi hijo le apetecía hamburguesa, subimos a la segunda planta hasta Hamburguesas gourmet Burger Show para comprar un par de hamburguesas: una de ciervo deliciosa y la de mi hijo, que no dejó que probásemos :-D Nos dieron un aparato que emitió unas luces cuando el pedido estuvo listo para ser recogido.

Bebimos una cerveza, un par de aguas y un refresco.

De camino a la salida nos dimos cuenta de que había un puesto de Paco Torreblanca y no pudimos resistirnos a terminar la cena con uno de sus dulces. La dependienta nos informó que entraba gratis un café o una infusión. Yo me decanté por una mousse de tres chocolates y mi mujer se tomó el cortado ;-P
Mi hija se quedó alucinada. Era su primera visita a Toledo y, por lo que le habíamos contado, no se esperaba encontrar un local así. Tanto fue, que al día siguiente propuso repetir para el desayuno. Se aprobó por unanimidad. Aunque Paco Torreblanca estaba cerrado, no desayunamos nada mal en la panadería-cafetería (creo que son dos negocios separados según marca el plano) de la planta baja, que cuenta con una pequeña terraza exterior.

Ante la clavada del día siguiente, me pareció un lugar más que asequible y con una fantástica RCP, máxime teniendo en cuenta que se encuentra en el casco histórico de la ciudad.

Imposible aparcar por la zona. Los taxis no los encontramos nada caros. Desde la Plaza Zocodover se puede coger un trenecito que hace una ruta por las afueras de Toledo. El precio incluye todo lo que tomamos en la cena: tapas y bebida de un local, hamburguesas de otro y postres de otro. A poco que estemos en un radio de 25 Km., seguro que repetimos :-)

  • Precioso jardín vertical.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar