Restaurante Hiély-Lucullus en Avignon

Restaurante Hiély-Lucullus

1
Datos de Hiély-Lucullus
Precio Medio:
74 €
Valoración Media:
8.5 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
Francia

Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 74,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Hiély-Lucullus

Ultimo dia del fin de semana en Avignon y broche de oro el sábado por la noche en el restaurante Hiély-Lucullus, a nuestro juicio el mejor de los visitados en La Cité des Papes.

Está situado en la calle principal de la ciudad intramuros, ubicado en un primer piso de un edificio burgués al que para acceder hay que tocar el timbre en la puerta de la calle. Se trata del mas antiguo restaurante gastronómico de Avignon, fue fundado en 1938 por André Hiély, bajo el nombre de Lucullus, y éste con su hijo Pierre ostentó de 1952 a 1991 dos estrellas michelin. Desde la jubilación de Pierre Hiély hasta el año 2007 pasaron entre sus paredes diferentes chefs hasta que finalmente ese mismo año los hermanos Azoulay compraran el restaurante y se pusieran al frente de los fogones. El restaurante está actualmente dirigido únicamente por Gérald Azoulay, su hermano Laurent está al frente de otros dos restaurantes con una estrella michelin en cada uno de ellos.

Bueno, tras esta breve introducción histórica decir que la cocina del joven chef Gérald Azoulay es auténtica, muy elaborada, todos los producto son frescos y de proximidad, de terruño (en la carta del restaurante se encuentra la lista de todos sus proveedores). Es una cocina que respeta la tradición y al mismo tiempo es de una gran creatividad.

La sala del restaurante es una pequeña joya para los amantes del Art Nouveau, que refleja la pompa de su pasado (de ahí mi pequeña introducción). Decorada al estilo Majorelle (Louis Majorelle, fue un importante decorador y ebanista del movimiento Art Nouveau) te transporta durante el transcurso de una velada al epicentro de la Belle Epoque.

Llegamos a las 20h15, hora a la que teníamos la reserva para la cena y fuimos recibidos calurosamente por Patricia, esposa del chef y jefa de sala, que por cierto es de origen español, quien tras hacerse cargo de nuestros abrigos nos acompañó a nuestra mesa, situada frente a la calle y ubicada entre dos especies de columnas de madera con espejos, que nos separaban perfectamente de nuestros vecinos mas próximos. Deben haber unas diez u once mesas, y debe tener una capacidad para acoger unas 30 o 40 personas. Las mesas están bien vestidas con manteles y servilletas de hilo, muy bien separadas las unas de las otras, los cubiertos son de plata y la vajilla es moderna ( Patricia nos explicó que se suministran en Pordamsa en la Bisbal d'Empordà), las copas son de buena calidad. Esa noche en el comedor estaba la jefa de sala y un camarero, el servicio es bueno, próximo y profesional. El servicio del vino es bueno. Poseen una excelente bodega con 500 referencias. En la carta de vinos solo aparecen 250-300. Cuando vuelva pediré que me enseñen la bodega.

Ofrecen carta y 3 menús, y estos últimos corresponden a declinaciones de la carta, que no es muy amplia y varia en función del mercado. Optamos por el Menú "Empreinte" a 55 €.

Empezamos con un "amuse-bouche" Panacotta de différents céleris et petits légumes croquants(Panacotta de diferentes apios y pequeñas legumbres crujientes). Excelente declinación de texturas y sabores... Muy buena entrada en el juego.

Ambos elegimos los mismos platos del menú :

Encornet de Méditerranée, port de Peñiscola, juste planché sur un risotto Acquerello crémeux au vieux Parmesan et à l'encre de seiche, jus de persil aillé (Calamar del Mediterráneo, del puerto de Peñiscola, ligeramente pasado a la plancha sobre un risotto Acquarello cremoso con viejo Parmesano, tinta de sepia, y jugo de perejil con ajo)(ver foto) Excelente presentación, el calamar tiernísimo, puro mar , el arroz delicioso, un risotto de categoria.

Lotte de Bretagne, cuite à basse température à l'huile de menthe, petits pois, féves et asperge verte, framboises, jus d'etrilles (Rape de Bretaña, cocinado a baja temperatura con aceite de menta, guisantes, esparrago silvestre, frambuesas y jugo de nécoras)(ver foto) Un gran plato, tanto en presentación como en elaboración, la cocción del pescado perfecta, la mezcla de sabores y texturas muy lograda y ese jugo de nécoras estaba para untar el pan, cosa que hice sin hacerme rogar...

Siguió un pre-postre Mousse au chocolat avec sorbet de poire (Mousse de chocolate con sorbete de pera). Muy bueno

De postres, tomamos

Cacao Fortunato du Pérou, en variation de goûts et textures (Cacao Fortunato del Perú, con variación de gustos y texturas) Yo que adoro el chocolate disfruté como un niño.

Fruits rouges et noirs, juste tiédis dans leur jus au poivre Timut de Népal, biscuit à la pistache, crémeux citron jaune, sorbet fromage blanc (Frutos rojos y negros, un poco templados en su jugo a la pimienta Timut de Nepal, bizcocho de pistacho, cremoso de limón amarillo, sorbete de queso blanco). Excelente presentación y según MC excelente postre.

Tras acabar el postre nos trajeron todavía un "después del postre"...y degustamos 3 buenas piezas de repostería, financiero con pomelo, bombón de chocolate blanco relleno de alcohol y un chupachup helado de frambuesa recubierto de chocolate, todos excelentes.

Finalizamos con dos buenos cafés y unas buenas mignardises ( hay unas 10 diferentes "fait maison" a escoger expuestas en una mesa en el centro de la sala)(ver foto). Visto que estábamos al limite, solo tuvimos el valor de degustar dos cada uno.

Para beber tomamos una botella de vino blanco que nos recomendó Patricia, en función de lo que íbamos buscando en C/P, un AOC Côtes du Rhone 2013 L'Abbé Dîne Vigneronne Nathalie Reynaud con una producción de 600 botellas, variedad de uvas 100% Clairette, vino joven, fresco y agradable en boca. También tomamos una botella de 1 l de agua con gas "Perrier fines bulles".

La cuenta ascendió a 74 €/persona. Muy buena RCP. Es uno de esos restaurantes en los que nos sentimos a gusto degustando una buena cocina de producto de temporada, copiosa, esplendida y muy bien elaborada. Pienso que el Chef promete y mucho... pues todavía es muy joven y tiene todo el tiempo por delante. Tuvimos ocasión de conversar un buen momento con Patricia, le hablé un poco de Verema e intercambiamos sobre la cocina española y francesa actual, nos comentó que la semana próxima iba a recibir a 4 chefs de Bilbao, entre los que hay un estrellado pero no se acordaba de su nombre en ese momento. Antes de irnos tuvimos la ocasión de felicitar al Chef y entablar una corta pero agradable conversación. Restaurante muy recomendable. Seguro que volveremos para ir viendo la evolución, además nos cae a 1 hora de Montpellier, que más pedir.

  • Table de mignardises

  • Lotte de Bretagne, cuite à basse température à l'huile de menthe, petits pois, féves et asperge verte, framboises, jus d'etrilles

  • Encornet de Méditerranée, port de Peñiscola, juste planché sur un risotto Acquerello crémeux au vieux Parmesan et à l'encre de seiche, jus de persil aillé

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar