Restaurante L'Impertinent en Biarritz

Restaurante L'Impertinent

2
Datos de L'Impertinent
Precio Medio:
140 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
Francia

Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Francesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 100,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


2 Opiniones de L'Impertinent

Durante nuestra estancia en Biarritz quisimos visitar alguno de los pocos restaurantes michelinizados de la zona y nos decidimos por este L’Impertinent, por parecer a priori un poquito más fresco y creativo que los demás.

Se encuentra en el interior de la villa, alejado de la costa, en un barrio como más vivido y menos residencial que otros, aunque sin perder ese glamour que tanto caracteriza a Biarritz.

Local de tamaño medio, cuadradote, diáfano. Ambiente relajado y chic, decoración algo austera en la que los magníficos cuadros adquieren mucho protagonismo y otorgan un punto de color.

Optamos por el menú degustación largo, que comprendió lo siguiente:

Divierte-bocas
Guiño de chez Albert
Bogavante azul
Atún rojo de línea
Cúrcuma agria
Pichón de Madame Dibón
Nectarinas, almendras marcona
El curry verde
Petit fours

Pudimos disfrutar de una estupenda cocina en la que habilidosamente se le da énfasis al producto sin renunciar a la autoría. Trabajan con producto de la región al que animan con ingredientes y especias internacionales.

Destaca la plasticidad de las presentaciones, muy personales, parece que el chef firma con la disposición de los alimentos, muchas de ellas de modo semicircular.

Me llamó mucho la atención que el plato estrella del restaurante -nos lo hicieron saber de modo inequívoco- fuera un postre, algo totalmente inusual en la alta gastronomía actual: “El Curry Verde”. Y mira que yo no soy muy de postres, pero de verdad que estaba que te mueres, qué frescura y que sabor esa mezcla de coco, lima, cilantro, jengibre, galanga y cacahuete, en diferentes texturas y temperaturas. Brutal. Si hubiera llevado un poco de chile en polvo ya hubiera sido la repanocha.

En cuanto a la extensión del degus, decir que hombre, no pasas hambre, quedas satisfecho, pero es más corto de lo que esperarías en un estrellado patrio.

El servicio me encantó, capitaneado por la copropietaria y esposa del chef, una sumiller encantadora que tiene predilección por los vinos elaborados por féminas. Nos aconsejó muy bien, aunque nos extrañó sobremanera que no supiera con qué maridar su plato estrella ¿¿??.

Nicolas Maillet Mâcon-Villages 2014 (chardonnay borgoñés) - Champagne Jacques Lassaigne Les Papilles Insolites (blanc de noirs, pinot noir) - Les Mille Vignes Chasse-Filou 2014 (garnacha de La Palme) - Camin Larredya Costat Darrèr 2014 (gros manseng y petit manseng, Jurancon).

Cristaleria Riedel alta gama. Las copas las servían demasiado llenas a mi gusto, algo que me molesta, si bien se trata del único pero del esmerado servicio del vino.

Una gratísima velada.

Mi primera visita a un estrellado fuera del territorio propiamente español y para ello nos acercamos al país vasco-francés , situado en un tranquilo barrio , con su espectacular tienda de quesos cerca , además de otros restaurantes y negocios , ya digo en una zona muy tranquila .

Local austero, pero de corte moderno, no demasiado grande, pero acogedor y dando referencia de la cocina que ejecutan, moderna de producto.

Me costo decidirme por uno de los cuatro locales estrellados de la zona y al final opte por este por ser un chef alemán, haciendo cocina en Francia y la sala la lleva su parienta, francesa.

Empezamos por varios aperitivos, espuma de yogurt y perejil, unas croquetas de espinacas, crema de patata y ajo negro, magret de pato y otro de caballa, cinco pequeñas creaciones , para ir abriendo apetito , todas hechas con cariño y servidas por un equipo de mujeres , jóvenes y muy agradables .

Como plato más consistente, empezamos con chipirón con tomate, setas de temporada y caldo de tomate, presentación impoluta, contrastes de colores estudiados y textura y sabor notable.

Anguila, gelet de manzana, sopa de soja y miso y cereal (Millet), mucho sabor la anguila estaba elaborada con una técnica que sacaba todo el sabor y con la sopa, el conjunto era de los que no te dejan indiferente.

Turbo, pescado blanco de agua salada de aspecto parecido al rodaballo, con habas, pimientos verdes y salsa de alubias pintas, las habas un pelin aldentes, nada especial que destacar.

Ahora y antes de darle a la carne, un pequeño digestivo, sorbete de limón con vodka y granizado de hierbabuena, en un bonito recipiente de cristal este fresco y acido combinado.

Para acabar pichón con verduras y salsa de su jugo, una vez más la presentación de las verduras en los empatados destacan, mirar las fotos, rico, aunque no soy mucho de esta carne.

Como colofón kiwi con chocolate blanco y crema de aguacate, y además otro postre con varios helados, para mi gusto demasiado frió en los postres, aunque se arreglo con unos magníficos petit fours, os dejo la foto, que pinta.

Para beber, ahí si que estuvo jodida la cosa, carta de vinos, creo que todos extranjeros, no conocía nada y la comunicación era difícil, por el idioma, pese a que cuando hice la reserva entendí que hablaban castellano, para nada, unos precios altos , de media casi los 40€ , así que pedí el blanco mas barato de la carta , francés , 25€+iva y para mi sorpresa y de hay el precio era una botella pequeña , Saint joseph, 2013 , la verdad es que estaba rico , pero ese tamaño por ese precio , no se puede salir de casa .

Una pasta para Uxue y un postre 16€, muy bien.

Resumiendo un buen rato , aunque tampoco encontré una cocina del todo desconocida , quizás esperaba algo mas francés en el sentido , de salsa con sabores lácteos , foie , etc .

La globalización, es lo que hay, luego como me explico el amigo Thomas, lo de los dos impuestos, el 20% para el alcohol y el 10% para la comida, yo pensé que me estaban cobrando el servicio, ignorante que es uno.

El menú degustación 89€+10%, parecido a los estrellados de mi zona y el vino , pa habernos matao.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar