Restaurante Barstro: Gran descubrimiento


Excelente sorpresa la que nos llevamos en Barstro.
Hace tiempo que quería pasar pero por un motivo u otro nunca podía ser.
Paramos a las seis de la tarde, no acostumbro a visitar restaurantes de tarde noche pero alguna vez como esta no queda más remedio o no comemos.
El local es amplio de estilo rustico, muy acogedor. Pedimos dos platos para compartir ya que no queríamos comer demasiado en esta ocasión.
De primero atún, exquisito tierno como la mantequilla, de segundo solomillo de cerdo ibérico acompañado de verduras y puré de papas con puerros.
Para beber tomamos una cola, una botella de agua, dos cervezas sin y un café descafeinado.
Esto por un importe de 37€, el servicio impecable. Queremos repetir porque todo tiene una pinta espectacular.
Todo un descubrimiento, la pega es que nos queda algo lejos pero vale la pena.
Lo tengo en mi lista de favoritos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar