Restaurante Vinícolas by Raul Aleixandre (CERRADO): La importancia de la sala


Llega el calor y la terraza de Vinícolas es una de las más atractivas por su ubicación, por su cocina y... por su servicio en sala. No son pocos los lugares que teniendo una buena cocina el servicio arruina el disfrute previsto.
Por contra hay lugares donde la sala se convierte en un aliciente que te hace elegir entre opciones de buenas cocinas y lugares. Y éste es el caso, donde la cercanía y profesionalidad de la sala te hacen estar cómodo y relajado además de cumplir todas las expectativas.

Tres para comer en un local que sorprende no esté del todo lleno; arrancamos con un par de cervezas de presión y agua con gas para mitigar la sed al llegar, y mientras miramos la carta, algo más escueta y con dos opciones de menú el corto (Vinícolas) por 40€ y el largo con un entrante más, un añadido principal de cigala a la sal (gran especialidad de la casa) y otra clase de arroz y, creo, otro postre más, llegando a los 70€.
Optamos por el primero ya que, quien no conocía el local, le llamó la atención el arroz plancha que ofertaba.

Un muy buen pan de tres formas diferentes con el aceite de Los Aljibes (¡qué aceite!) de la cosecha en curso hacen amena la corta espera.

Para el vino declinamos la responsabilidad y en la confianza de José Miguel en seguro que buscará novedades con precio adecuado. Nos eligió un blanco valenciano sorprendente: Alqueruela de Miquel Navarro, un vino suave, ligero, con recuerdos achampañados aunque sin haber carbónico visible, de uva macabeo.
Seguimos con otra elección interesante de esos Riojas que parece que los grandes de esta DO han empezado a mimar: Remirez de Ganuza 2014 fermentado en barrica, de mezcla de uvas con mucho (85%) de viura como corresponde a la zona.

Entrantes:
. mantequilla casera de hierbas: me parece poco elegante incluirlo como entrante cuando se trata de casi un petits fours por su tamaño. Parecería más razonable un conjunto de pan, aceite y mantequilla.
. clotxinas en escabeche: sobre una base de un escabeche ligero y elegante, con la justa presencia de sus elementos y unas buenas clotxinas. Emplatado vistoso.
. alcachofas rebozadas con romesco: bien las alcachofas con esa témpura ligera y buena y densa salsa romescu acompañante; sorprende y se agradece el mínimo punto cítrico de la ralladura de lima sobre la alcachofa.
. salmonete con tomate seco italiano y aceituna negra: pescado bien tratado, buen punto de fuego, sabor correcto, tamaño de entrante; los acompañantes aportan sin enmascarar al actor principal. Como debe ser.

Plato principal:
. arroz plancha: un plato emblemático de esta cocina bien realizado pero que esta vez el punto de cocción del arroz andaba algo menos al dente y de profundidad de sabor de lo habitual sobre todo para los que somos fans del plato y de la cocina (y quizás por ello más exigentes). ¿Ausencia de Raúl?
En cualquier caso buena ración, bien presentado y con un nivel alto sobre todo si no lo habías probado nunca.

Postre:
. ganaché de chocolate con helado de caramelo: mucho menos abrumador de dulce de lo que parece al leerlo, servido en tarro de cristal con tapa.
. acompañamos con una copa de un muy buen vino dulce Aulese Gewürztraminer Albersweiller Latt 2003 más cítrico que dulce.
Hubo quien prefierió un chupito de tequila reposado Sauza.
. los cafés con hielo de la temporada estival.

Resumen: lugar muy recomendable por todo. Y más al "caloret" de la temporada.

  1. #1

    Joan Thomas

    Enhorabuena, por ese buen momento gastronómico.
    Saludos

  2. #2

    Abreunvinito

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    La vida es algo que pasa entre momentos como éstos.
    Saludos

  3. #3

    Aloof

    en respuesta a Abreunvinito
    Ver mensaje de Abreunvinito

    y los "prohibidos e inombrables"tambien.saludos.
    p.d.recuerda que cuando estuve alli nos dijeron que estaban buscando algo mas cerca.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar