Restaurante Alabaster: Cena en Madrid


después de cierto problema con la reserva (¡qué difícil es este tema en Madrid!) finalmente conseguí mesa para cenar el primer día de estancia en la capital.
Me gustó este restaurante de ambientación cuidada, moderna, buen espacio entre mesas y servicio de categoría. Cómodo y con iluminación acogedora.
Estuvimos en un comedor bastante dentro del mismo y pudimos elegir entre 2 mesas.
Compartimos 3 entrantes y escogimos un 2º cada uno de los 4 comensales.
Maitre conocedor del oficio, camareros muy jóvenes, una constante en casi todos los sitios, pero profesionales, un punto demasiado serios, creo están aleccionados para mantener cierta distancia con el cliente. De los 2 que se ocuparon de nosotros 1 hizo , con acierto, el papel de sumiller.
De aperitivo nos ofrecieron la piel del bacalao horneada con una brandada, original aunque esta moda de aprovechar la piel del pesacado no es muy de mi agrado.
De entrantes unas croquetas estupendas, unas zamburiñas en tempura que no les iban a la zaga y unos choquitos con níscalos. Para mí el plato más flojo de toda las cena, un "mar y montaña" en que el escabechado de los hongos restaba protagonismo al resto, además los pulpitos estaban un poco justos de cocción.
Los segundos me parecieron de mucha altura: San Martiño presentado sobre una fideuá impecable, cabrito presentado en carré con una penela exquisita y, mi elección, liebre a la royal, contundente y sabrosa.
Pan gallego de 2 tipos, integral y blanco, muy ricos.
La carta de vinos muy completa, bien estructurada y con apartados originales: champanes de pequeños productores y una correcta aunque no muy larga presentación de vinos extranjeros. Elegimos un portugués del que no disponían (pequeño fallo) y como alternativa nos ofrecieron otro del país vecino bastante similar.
El servicio del mismo fue excelente y la recomendación del champán por parte del camarero-sumiller igualmente acertada.
No nos quedó sitio para el postre.
Tomé uno de los mejores cafés que recuerdo y los petit-fours que lo acompañaban muy ricos.
Realmente cenamos muy bien, me pareció un lugar de nivel con una atención que merece buena nota. El menaje excelente.
Precios elevados en todos los aspectos, comida y bebida, pero esto fue una constante en casi todos los locales que visité.
Repasando la nota veo tarifaron pan y aperitivos a 3.80€, no me parece lo más correcto dado que el aperitivo, potestad de la casa, no lo deberían cobrar. No obstante la RCP pienso es buena.

  • Café de nota

  • Ricos ricos

  • Liebre a la royal

  • Carré fuera de serie

  • El San Martiño

  • Aperitivo

  1. #1

    EuSaenz

    Bien descrito, sitio serio, con calidad y muy buen servicio, precios en consonancia. ¿Qué vinos tomasteis?

    Saludos,
    Eugenio.

  2. #2

    Nacho_G.F.

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Una buena recomendación la tuya Eugenio.
    No tenían el Vale Meao y bebimos en su lugar Vertente 2013 de Niepoort que nos pareció un poco delgado en boca.
    Como 2ª botella pedimos consejo al camarero sobre algún champán de pequeño elaborador. No recomendó un Larmadier-Bernier Latitude. Ahí sí que acertó de pleno porque estaba estupendo.

  3. #3

    EuSaenz

    en respuesta a Nacho_G.F.
    Ver mensaje de Nacho_G.F.

    En efecto el Vertente es un tinto más ligero, Redoma podría ser más parecido al Vale Meao o incluso mejor aunque en otros precios, Batuta. El Latitude es una elección segura, buen Champagne muy ajustado de precio…

    Saludos,
    Eugenio.

  4. #4

    Abreunvinito

    Una lástima esos detalles de pan, aperitivo, cubierto....
    Con 50 centimos más de precio en cada plato dejaria mejor sabor de boca.
    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar