Restaurante Ca Jaume en Altea
Restaurante Ca Jaume
País:
España
Provincia:
Localidad:
Dirección:
Cód. Postal:

Añadir tipo de cocina

Añadir vino por copa

Precio desde:
39,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Nota de cata PRECIO MEDIO:
51 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
7.2
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
6.0
Comida COMIDA
8.5
Precio medio entorno ENTORNO
6.0
RCP CALIDAD-PRECIO
7.8
Opiniones de Ca Jaume
OPINIONES
2

Mucho tiempo ha discurrido desde mi anterior comentario y todos, valorador y valorado, inevitablemente hemos evolucionado. A pesar de ello, me permito abrir esta mi valoración con lo que perfectamente podría ser el colofón de la misma y que me ha servido también como titular: Ca Jaume, años después, me sigue pareciendo uno de los lugares de dónde el comensal puede salir más satisfecho en el extenso panorama gastronómico que ofrece esta población de la Marina Alta.

Pocos cambios en la decoración del lugar respecto a mi comentario de 2014. Puntualizar que el local estaba lleno hasta los topes con lo que la separación entre mesas se reduce a la mínima expresión. Ningún inconveniente por nuestra parte. Aquí se viene a comer rico, a beber bien, a reír y charlar y ya hemos tenido suficiente "distancia social" estos últimos años. Cierto es que los comensales que nos rodearon se mostraron como clientes amables y divertidos. Otra cosa sería si caes en la mala fortuna de sentarte junto a gentes menos respetables. Se percibe buen rollo en general, vamos.

Carta extensa, con multitud de propuestas y protagonismo mayoritario del mundo marino. A ellas cabe añadir algunas propuestas "out of program" que nos resultan tanto o más apetecibles que las que encontramos en la misma (siguen con el sistema QR y teléfono móvil). Nos costó decidir y optamos por:

- Erizos: procedentes de Galicia (dos por persona).

- Almeja de carril (también dos): se sirven crudas, fías y sobre lecho de hielo picado al estilo de las ostras. Mucho sabor.

- Quisquilla: Impresionante. Frescura extrema y sabor super elegante y fino (me recuerda más al de las cigalas que al de las gambas).

- Ortiguillas: Tamaño no excesivamente grande y uso un tanto excesivo del rebozado que maquilla bastante la potencia descomunal de la anémona.

- Fritura de pescado: pelayas (o palayas), boquerones, bacaladillas... Muy fresco y magníficamente fritos.

- Morrilo de atún y carrillera de atún: Una porción de cada pieza para cada comensal. Diferencias sustanciales entre una y otra aunque nos gustaron ambos cortes.

- Entrecot: Buen producto y buen punto de cocción (ajustándose perfectamente a aquello que les indicamos en la comanda).

La carta de vinos ha crecido sustancialmente en cantidad y en calidad. Curiosa agrupación por DO sin separar blancos de tintos que dificulta un tanto la elección (algunas referencias no están allá donde les correspondería). Tomamos un Chablis Domaine Fevre y un Viña Meín (Ribeiro) servidos correctamente.

El personal que atiende el restaurante rezuma profesionalidad, amabilidad y eficacia, virtudes tan difíciles de encontrar en los locales de las ciudades turísticas de playa. Estuvimos perfectamente atendidos de principio a fin.

Me habían hablado mucho y muy bien de este establecimiento. Teníamos que realizar unas gestiones en Altea, se presentó la ocasión y decidimos visitarlo sin dudar. Sorprenden las dimensiones del restaurante. Esperaba un local más grande, dada la repercusión que tiene en la zona. Se trata de un bajo frente al paseo marítimo con barra pequeñita en la entrada a la derecha y apenas 7 u 8 mesas de 2/4 comensales. La decoración mezcla elementos rústicos (madera, ladrillo “caravista”…) con otros típicos de taberna porteña (mesas/tonel). Agradable. La terraza con mobiliario funcional, sin ningún encanto.

Carta de marcado corte mediterráneo con propuestas de tapas y platos (realmente pocos éstos, más numerosas las primeras). Pescados, carnes y mariscos configuran una oferta variada, aunque nosotros llegamos con la idea clara de comer algo de marisco fresco (no mucho, hay que seguir trabajando).

- Zamburiñas gallegas (4): Destacable la frescura de las mismas con un sabor delicado a la vez que potente. Cantidad justa del majado que acompaña (ajo, acetite y perejil), a diferencia del plato siguiente. Un gran comienzo.

- Navajas a la plancha (4): De pequeño calibre y “bañadas” en exceso con la “picadeta” tal como comentaba en el plato anterior. Aun así, ricas.

- Calamar a la plancha: Se presenta pelado y con el corte marcado en anillas para que el comensal acabe de cortárselo. Buen tamaño, gran frescura y buen punto.

- Gamba de Dénia a la plancha (4): La plancha a penas se la enseñan, cosa muy aconsejable en el marisco fresco de calidad. Calibre mediano y buena RCP (12 € las 4, a 90 €/kg). Un placer.

- Morrillo de atún: 4 rodajas medianas al centro de la mesa también para compartir. No me gusta el corte usado: lonchas finas. El atún llega íntegramente cocinado, no pasado, gracias a dios, pero yo soy más del estilo “tataki” (marcado por fuera, crudo por dentro). Original la guarnición de espinacas fritas.

- Tarta de manzana: Llega a la mesa con un punto de temperatura que, según mi gusto muy particular, no requería. No soy de postres calientes. La tarta, a pesar de ello, está muy rica.

Completan la cuenta final 2 cañas iniciales, pan i allioli que no se cobra (plas, plas), el vino y dos cafés. Hemos tomado albariño Mar de Frades. La carta no es muy extensa: 3 o 4 espumosos, unas diez referencias de vinos blancos, un par de rosados y otra decena de vinos tintos. Servicio mejorable (copas, nº de ofertas…).

El servicio en sala muy profesional y atento. Cordial y voluntarioso desde nuestra llegada hasta la despedida.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar