Restaurante Joaquin Schmidt: Día del comensal en Joaquin Schmidt


Restaurante clásico en Valencia, uno de los precursores de la cocina creativa en Valencia regentado por Joaquim Smichdt que desde hace 8 años hace las veces de cocinero, camarero, sumiller, pinche y lavaplatos. Él se lo guisa, él se lo come, como se suele decir.
Para poder ofrecer calidad, restringe la sala a unos 10 o 15 comensales como máximo.

Ya se ha descrito extensamente el entorno. Muy acogedor e íntimo, con esa mini terraza-jardín que aporta aun más encanto.
Joaquim ofrece los últimos martes de cada mes el llamado "Día del comensal". El menú Gormand a la mitad de precio, es decir a 25€, con reserva previa y pagando con antelación dicho menú.
Este menú consta de 5 platos y un postre
Uno de los platos son los snacks:
Vermouth en pajita con olivas rellenas.
Cuchara de algas y fruta de la pasión.
Cuchara de pasas ahumadas y pomelo rosa.
Joaquim sin prisa pero sin pausa, va explicando el "modo de empleo" de cada bocado, algunos de ellos algunos son esferificaciones servidas en la típica cuchara, cosa ya un poco desfasada y que ya no puede considerarse como original.
A continuación nos sirvió un excelente aceite de Viver y un tapenade de aceitunas negras y unas... ¡pipas peladas!
Los entrantes eran
Brocheta de sandía, albahaca, tomate seco, comino y aceite de Viver. Bastante bueno
Gazpacho de almendra con espuma de tomate cuarenteno. Que al fin y al cabo era un ajoblanco servido con una espuma de sifón y unos tostones. Muy buena
Mejillones, crema de garbanzos, brevas y vinagreta de jenjibre. Buena combinación. Muy conseguido
El plato principal fue un Bacalao al pilpil. El pilpil del bacalao de nuevo con espuma de sifón. Joaquim lo llama curiosamente espuma con Nitrógeno, en lugar de con sifón. Muy bueno, aunque el bacalao algo pasado de cocción.
Para finalizar llegó un muy decepcionante postre. Lo que supuestamente era la enesima Versión del tiramisú, era una (otra) espuma de nata con unos bizcochos emborrachados en licor, algunos trozos de chocolate negro todo servido en un vaso duralex. Desde luego no fue la mejor forma de finalizar la cena.

Nos quedamos con ganas de algún plato más. En mi opinión puedes correr el riesgo de quedarte con hambre.

Joaquim cuenta exactamente la misma historia en todas las mesas. En este sentido es bastante cerrado y no hay feedback. Puedes intercambiar algunas palabras al final de la cena y en la puerta al despedirse, pero poco más.

No bebimos vino.

Un menú que está bien dentro de la oferta, pero no lo recomiendo fuera de esta.

  1. #1

    Abreunvinito

    la verdad es que en oferta es una muy buena ocasión
    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar