Restaurante Manairó: La inflación no perdona, el menú degustación ha pasado a 48. Aún así la


La inflación no perdona, el menú degustación ha pasado a 48. Aún así la experiencia es buena.

El local es acogedor, moderno, agradable y bien arreglado. El trato es exquisito. Jordi Serra visita las mesas con amabilidad y con conversación agradable. Entorno: 4,5

El Servicio de vino es bueno, aunque el tinto que probamos para mi gusto podría haber estado unos grados más fresco, me pregunto si en Agosto la temperatura será aceptable. Carta algo modesta para el nivel del local. Copas buenas. No se nos ofreció decantar el Cérvoles que tomamos. Precio algo elevados (¿tienda por 2,5?). La nota en el servicio del vino se queda en 3,5

Comida del menú degustación, variada, más que suficiente en cantidad, original y exquisita. Con notas de tradición y tambien de modernidad radical.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar