Restaurante Taj Mahal Barzen Goldkugel Riesling 2011

Restaurante Taj Mahal

1
Datos de Taj Mahal
Precio Medio:
18 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
Alemania

Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Paquistaní, Hindú
Vino por copas: No
Precio desde 18,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Taj Mahal

En nuestra visita a Alemania a la bodega Barzen, Alexander, nuestro guía y anfitrión por la zona del Mosela, nos recomendó este restaurante indo-pakistaní en uno de los pueblos más emblemáticos de la zona, Bernkastel-Kues. Pueblo turístico en el que los restaurantes y las tiendas de vino se abren en cada esquina. Su recomendación fue clara: el mejor indo-paquistaní de la zona era el Taj Mahal, así que no le dimos más opciones.

El restaurante tiene un entorno cuidado, sin estridencias y excesos de motivos asiáticos, simplemente algunos detalles que dan una atmósfera adecuada. Respecto a la carta, me sorprendió encontrar ¡platos con ternera!, que decidí desestimar. Como es lógico, en una región con una población principalmente hinduista y musulmana, el cerdo y la ternera quedas desterrados de las cocinas.

Anécdotas aparte, en la carta encontramos los platos típicos de esta cocina que tanto me gusta y tan bien conozco, así que no encontré grandes sorpresas, salvo algún plato aislado, pero que no me importó al probarlos, pues ciertamente están muy bien preparados. La forma de pedir platos sí difiere respecto a otros restaurantes de este tipo en los que he estado. Hay unos entrantes que consisten en las típicas tortitas crujientes de esta cocina, una especie de obleas secas con ajónjoli, y unas salsas que van desde una de yogur muy suave, hasta otra que se supone muy picante, personalmente eché en falta algo más de picante en todos los platos...

También el arroz blanco y los nan paneer, el pan pakistaní o indio típico, van "de serie", así que sólo debes pedir los platos principales, o algunas pakoras o samosas. Pedimos distintos platos que decidimos compartir al centro de mesa. Yo escogí un plato que no había probado y del que había oído hablar, cordero vindaloo, acompañado por patatas, espinacas y una salsa picante donde destacaba el jengibre y el cardamomo. Todos los platos muy ricos, con ese punto picante que, me reitero, estaba algo ajustado (aunque mis acompañantes no opinaban lo mismo), y ese sabor exótico oriental que tanto me gusta.

Sorprende la carta de vinos, con una buena oferta de vinos blancos de la zona. ¿Hay algo mejor para esta cocina especiada que un vino de riesling con buena acidez y un punto dulce? Copas de buena calidad y servicio muy amable y servicial.

Alexander Barzen llevó su singular Goldkugel, un vino que casó a la perfección con esta cocina y con el que disfrutamos de una buena comida en este restaurante indo-pakistaní de Bernkastel-Kues.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar