Restaurante Rey de tallarines

Datos de Rey de tallarines
Precio Medio:
20 €
Valoración Media:
4.8 10
Servicio del vino:
3.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Madrid
Localidad: Madrid
Dirección: C/ San Bernardino 2, Madrid
Código postal: 28015
Tipo de cocina: China
Vino por copas: No
Precio desde 20,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Rey de tallarines

Comida en REY DE TALLARINES, restaurante chino situado en la calle San Bernardino, muy cerca de Plaza de España. Es este un sitio que se puso de moda hace unos años, y dice la leyenda que aquí comió tallarines nada menos que SAR el Príncipe de Asturias (ojo, hace unos años yo mismo vi la silla donde se sentó con una placa grabada para recordar la ocasión). La verdad es que era un sitio que me gustaba, pero llevaba muchísimo tiempo sin pasar por aquí. No obstante todo sigue igual, la decoración de azulejos esmaltados tipo piscina, las mesas de cristal, las sillas, hasta juraría que el señor chino que te recibe con una sonrisa de oreja a oreja sigue siendo el mismo (y sigue hablando castellano igual de mal). Bueno pues a lo que vamos, aquí se viene a comer tallarines. Los hacen con la técnica "La Mian": una masa de harina de trigo que se estira con ambas manos y se va dividiendo progresivamente en tiras cada vez más largas y finas. Se puede ver como los hacen en el "show cooking" que montan antes de dar el servicio de comida ó cena (a las 13:00 y a las 21:00). Lo cierto es que están buenísimos, los hacen salteados al wok, con diferente acompañamiento. Nosotros los comimos con gambas y con ternera, pero los tienen también con pollo al curry, verduras, etc. También pedimos pollo almendrado, también muy jugoso y sabroso, consistente en una pechuga de pollo tempurizada con almendra picada. De postre, un clásico, plátano frito con miel, también bastante rico. Para beber un Peñascal rosado, que nos pareció lo único medianamente bebible que ofrecía la exigua carta de vinos. Copas de juzgado de guardia, pequeñas, con un cristal basto, de las que nos ponían hace 30 años como copa de vino en las bodas de postín. Servilletas y manteles de papel. De precio bien, 40 y pocos euros dos personas. En resumen, todo sigue igual que recordaba, y eso incluye los tallarines que siguen estando extraordinarios.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar