Restaurante Triciclo: Cada vez cocinan mejor.


Plena Semana Santa, con muchos pero que muchos restaurantes cerrados, y cuando menos contaba con ello, sorpresa, Triciclo esta abierto y ademas, sin ningún problema, encuentro mesa.
Pues aquí que nos plantamos, dispuestos a disfrutar con la cocina tan variada y bien ejecutada como aquí estilan. Y es que, estamos en un sitio con una cocina muy abierta, donde cabe desde una clásica cocina de mercado hasta propuestas de corte internacional, y encima lo hacen bien, prueba de ello son las favorables críticas que se pueden consultar en las redes y la afluencia de clientela que hace complicadillo encontrar mesa.
Después de mas de seis meses desde la ultima visita, lo primero que observamos en un cambio en la decoración de las salas, renovación de mesas y sillas, azulejos para depositar el pan en lugar de hacerlo directamente sobre la mesa. Bien por ambos aspectos.
Sala sigue en su linea, amable, profesional, explican bien los platos.
Carta de vinos interesante, con precios correctos. Hoy, nos decantamos por un vino blanco lanzaroteño, Bermejo, del 2014, uva Malvasia. Vino del que solo tenia algunas referencias y que nos ha sorprendido gratamente.
Carta sugerente y ampliable con las abundantes propuestas fuera de carta, lo cual no ayuda, mas bien todo lo contrario, a la hora de organizar la comanda. Por cierto, la carta va a ser cambiada en muy pocas fechas.
Entre la carta y las sugerencias que nos cantan, - sin mencionar los precios-, lanzamos nuestra comanda, en formato 1/2 ración, excepto el postre.

A modo de entretenimiento/aperitivo, comenzamos con unos Nachos con una refrescante emulsion de hierbas con acento citrico y una muy sabrosa porcion de Atun con reduccion de vermut.
Ensalada de calçots, bacalao y salsa ronescu. Quizas el plato mas flojo. No estaba mal, pero no nos ha aportado gran cosa.
Besugo a la madrileña. Cortado a modo de tataki, sobre una base de patata panadera, ajo confitado y rematado con un aceite de ajo, soja y toques citricos. Platazo, para repetir y recomendar.
Alcachofas con vieiras y foie. Alcachofas y vieiras ligeramente plancheadas y con una salsita de foie que le aporta un contraste de sabor mas que interesante.
Rossejat de marisco. Este plato no me sorprende, ya tuve ocasión de probarlo aquí hace algún tiempo, y si entonces me pareció extraordinario, hoy me reafirmo, es un plato que no debería faltar nunca en su carta. Es un plato redondo, por la calidad de los bichos empleados, rape y langostino, por la potencia del fondo utilizado, por la preparación del fideo y por el resultado final.
Lomo de vaca vieja con pimientos rojos. Muy buena calidad de carne, pero el punto solicitado no fue el solicitado. Ello no me impide reconocer la calidad del producto.

Y ya como postre, uno denominado Marruecos en un postre. Helado de miel, granada, naranja, frutos secos, ras al hanout. Correcto.

Cafés con hielo, sin petit fours, ponen fin a esta visita a la que seguirán mas, seguro.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar