Restaurante All i Oli

Datos de All i Oli
Precio Medio:
25 €
Valoración Media:
6.0 10
SERVICIO DEL VINO:
5.0 10
COMIDA:
7.0 10
ENTORNO:
7.0 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Guipúzcoa/Gipuzkoa
Localidad: San Sebastián
Dirección: Camino de Okendotegi, 2
Código postal: 20014
Tipo de cocina: Catalana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Martes y miércoles (excepto festivos)

Teléfono


Opiniones de All i Oli
OPINIONES
1

Una vez más me encuentro con que el restaurante a reseñar no está en Verema, lo que confirma la poca actividad de foreros donostiarras. All i oli es un local totalmente fuera de ruta, instalado en la misma casa en la que estuvo antiguamente “El Estanco”, en el barrio de Martutene. Es el segundo restaurante declaradamente catalán de la ciudad (el otro es el Via Fora). Sus características: uso intensivo de la brasa y cocina expresamente mediterránea. El lugar es acogedor, con luces tenues, mesas bien vestidas y ambiente relajado acentuado por una suave música a bajo volumen. Era jueves y sólo estaban ocupadas nuestra mesa y otra más, pero nos hicieron saber que en fin de semana conviene reservar pues se llena. Servicio más que amable (nos atendió una encantadora camarera de nacionalidad búlgara). La carta de vinos aunque corta es interesante (con varias referencias de D.O. catalanas, por supuesto). De todas formas sospecho que las botellas no están guardadas todo lo adecuadamente que deberían pues el tinto salió caliente a la mesa (la camarera rápidamente lo corrigió con una cubitera). Servicio y copas correctas (bebimos un Raimat Abadia, un buen vino que hacía tiempo que no probaba). En cuanto a la comida, lo dicho: predomina una intención por destacar que el producto es estrictamente mediterráneo y trabajado fundamentalmente en la brasa. De hecho apenas hay platos “de receta” (algún arroz y poco más), de forma que la oferta se limita casi a los productos detallados en la carta pasados por el hierro con el invariable aliño de una excepcional salsa alioli o un buen aceite de oliva. Todo acompañado por el consabido pan tumaca. Comimos verduras de temporada a la brasa (riquísimas, salvo quizá la alcachofa), surtido de butifarras, conejo (para mi gusto se quedó un pelín seco) y, para mi hijo mayor, un bistec. Servido con unas patatas asadas y, como se ha dicho, alioli y aceite de oliva. En total salieron a la mesa cinco hermosas raciones además de dos postres y dos cafés, ascendiendo la cuenta a 100 euros (hubo una botella de vino, el agua era de grifo, alternativa que cuando es buena como aquí se agradece, ¿para qué pagar por agua embotellada si no me interesa?). No es barato, desde luego, y la cosa se puede ir fácilmente a 30-35 por barba, pero es un local ciertamente peculiar y creo que vale la pena. Desde luego en Donostia no tiene parangón. Por cierto, en temporada preparan los famosos calçots que tan de moda se están poniendo últimamente por aquí arriba.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar