Brandy Gran Duque de Alba: A tiro fijo


En los brandys como en los whiskies (de malta y no malta) y en las ginebras (secas y aromáticas) parece que todo se extrema como en el fútbol: hay dos equipos. En este caso los dulces y los secos. Mi gusto, salvo alguna excepción, está en los dulces (ajerezados) como este caso, especialmente después de comer ya que parece que un final dulce (comida y bebida) es "final feliz".

Color caoba oscuro con reflejos dorados, limpio, con buena lágrima. En nariz es perfumado, dulce, aromas de madera. En boca es suave, goloso, con buena mezcla de sensaciones dulces de madera ajerezada y equilibrado alcohol, también fruta madura, vainilla en buena y muy persistente intensidad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar