Cerveza Chimay Roja: Rica y consistente, como a mí me gustan.


Estamos en una comida con un proveedor y de aperitivo nos pedimos esta cerveza belga trapense lo que"significa que se elabora entre las paredes de un monasterio trapense, bajo el control y la responsabilidad de la comunidad monástica, que está implicada en el proceso íntegro de explotación de la cerveza y que el grueso de los ingresos generados por esta actividad se destina a cubrir las necesidades de la comunidad y a la obra social. Su actual receta fue elaborada por el Padre Théodore, cuando reconstruyó la cervecería después de la Segunda Guerra Mundial. Él se inspiró directamente en las recetas originales de los comienzos de la cervecería en 1863". Nos la abren y sirven en su copa Chimay ad hoc, bajita y ancha, a unos 7°C de temperatura.

VISUAL: Presenta un bonito color rojo cobrizo, turbio y de tonalidades ocres. Su espuma es blanca marfil, muy persistente y de burbuja gruesa (92).

OLFATIVA: Los primeros aromas que se aprecian son de cereales mateados y levaduras. Más tarde encontramos notas de avellanas tostadas, apuntes frutales (albaricoque y plátano), herbáceos de estragón y unos dulzones recuerdos a cacao en polvo y caramelo quemado. Buena complejidad e intensidad media (88).

GUSTATIVA: Cerveza con una ataque y una entrada deliciosos. Carbónico presente y grado alcohólico notorio. Su paso por boca es cremoso, muy amable, con mucho cuerpo y de gran frescura. Retronasal malteado y con ligeros recuerdos de fruta tropical. Post-gusto largo, intenso y amargo que nos da una persistencia de casi dos minutos. Es una de las típicas cervezas trapenses, de hecho una de las más conocidas y vendidas, muy rica y consistente, como a mí me gustan (92).

La RCP atendiendo a su precio en internet la considero muy buena. Cuesta 1.73 euros el botellín de 33 cls pero es que se trata de una cerveza sobresaliente.

MARIDAJE: Nos la tomamos acompañando un T-bone de 800 grs que pedimos como entrante y compartimos entre cinco. Cerveza con el suficiente carácter para no flaquear ante tan colosal pieza de carne. Sus notas amargas y frutales maridaron deliciosamente con los apuntes animales y sanguíneos de la ternera. Gran disfrute la verdad.

Salud-os!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar