Bodega Propiedad de Arínzano

Teléfono

País: España

D.O./Zona: Pago de Arínzano

Localidad: 31264 Arínzano (Navarra)

Dirección: Ctra, NA-132, Km. 3, 1

E-mail: [email protected]

Facebook: facebook.com/propiedaddearinzano

Instagram: https://www.instagram.com/propiedaddearinzano/

Visitar web

¿Buscas vinos de Propiedad de Arínzano?

Ahora puedes comprarlos en la tienda de la bodega

COMPRAR

Dirección técnica: Fernando Chivite

Viñedo: 128 Ha.

Castellón acoge a Grandes Pagos de España

La Escuela de Catas de Castellón ha cerrado el módulo Sumillería II a la grande, reuniendo a la asociación Grandes Pagos de España con 13 profesionales de la restauración de la región.Tres horas que supieron a poco. Aquello fue una clase magistral, como la copa de un vino.

David Buch, director de la Escuela, organizó la cata presentada por Antonio Sarrión, actual presidente de Grandes Pagos de España, y Antonio Moral, enólogo de Aalto Bodegas.

Más allá de la información colosal de los vinos catados, este dueto de Toni/Toño ofreció una explosición de anécdotas y experiencias, con lecciones de geología, de historia, de cultura y conocimiento. Nos encandilaron hablando de la influencia del mar, de los vientos, de la altura, de las placas...


Propiedad de Arínzano

BODEGA

Un impresionante arco de grandes dimensiones diseñado por el premio Pritzker Rafael Moneo da la bienvenida a los visitantes que se adentran en Propiedad de Arínzano, la propiedad más antigua de España. Adquirida por el noble Sancho Fortuñones de Arínzano en el año 1055, la bodega ha sabido maridar con excelencia su tradición milenaria con una visión vanguardista.

Situada en Navarra, en un señorío de 299 hectáreas que se extiende a ambos lados del río Ega, Propiedad de Arínzano ha logrado que los vinos creados por el enólogo José Manuel Rodríguez -anteriormente responsable de la bodega Numanthia de LVMH- alcancen la calificación más importante de España: Vinos de Pago, una denominación que sólo han obtenido 20 bodegas de la península. Desde el encantador y elegante ‘Hacienda de Arínzano Blanco’, hasta el más icónico de sus tintos, ‘Señorío de Arínzano’, un excepcional Vin de Garage 100% tempranillo de 2016, todas y cada una de sus creaciones sorprenden por su complejidad y refinamiento.

El mejor lugar para degustar estos Vinos de Pago es, sin duda, la propia bodega. Por ello, Propiedad de Arínzano ha diseñado una serie de experiencias enoturísticas que incluyen la visita de la finca en todoterreno, catas con un surtido de ibéricos en la Sala de Jamones situada en su torre medieval, catas de barrica y cenas maridadas, entre otros. Quienes quieran ahondar más en la historia milenaria de la bodega, pueden hacerlo alojándose en una de las ocho exclusivas habitaciones que se ponen a disposición de los amantes del vino. Cuatro de los dormitorios están ubicados en La Casona, un precioso edificio del siglo XVIII con una decoración contemporánea y fantásticas vistas del viñedo. Los otros cuatro se sitúan en La Villa, un acogedor edificio que invita a relajarse -copa en mano- frente a su chimenea de piedra.

La historia, la arquitectura, la gastronomía, el alojamiento singular, el terroir y, sobre todo, el vino, han convertido a Propiedad de Arínzano en un magnífico tesoro; una bodega atemporal que embriaga todos los sentidos.

Propiedad de Arínzano - Desde 1055

La finca Propiedad de Arínzano es diferente a cualquier otra, no solo es única por su arte y diseño, sino también porque es la propiedad vinícola más antigua de España, desde 1055. Ubicada en la región de Navarra en la parte noreste de España, entre las renombradas regiones vinícolas de La Rioja y Burdeos, es también una de las pocas fincas de toda España reconocidas con el estatus de Vino Pago, y la primera del norte de España.

Fue en 1055 cuando el noble Sancho Fortuñones de Arínzano se hizo propietario de la finca, llegando a él como regalo del rey de Navarra, García de Nájera, como recompensa por su lealtad en las guerras con los reinos vecinos. El ofreció la propiedad a los monjes de Iguirre e Iranzu para que elaboraran vino para los peregrinos del Camino de Santiago. En el siglo XVI, Mosén Lope de Eulate, noble y consejero del Rey, Juan de Labrit, eligió la finca como lugar idóneo para la construcción de su palacio, conservando la Torre de la Armadura que ya se encontraba en el sitio. Hacia el siglo XVIII, la propiedad había pasado a manos del Marqués de Zabalegui, quien ordenó la construcción de una mansión rural para poder disfrutar de la belleza natural de la finca. A principios del siglo XIX, sus hijos construyeron una pequeña capilla dedicada a San Martín de Tours, el patrón de la enología. Esta capilla fue construida por los mismos arquitectos que reconstruyeron San Sebastián después de que fuera destruida por Napoleón. Se erigió como un último monumento a la noble historia vitivinícola de esta finca, incluso cuando los pilares de la nobleza española se derrumbaron y la finca cayó en desuso.

En 1988, pasado casi un siglo desde que las viñas adornaron las laderas del valle debido a la filoxera, Propiedad de Arínzano fue redescubierta. Los viñedos se replantaron cuidadosamente, haciendo coincidir cada variedad de uva con las parcelas más adecuadas para su cultivo. Los edificios históricos de la propiedad, así como la propia bodega, fueron reconstruidos por el arquitecto español Rafael Moneo, primer arquitecto galardonado con el Premio Pritzker en España. También diseñó la impresionante entrada a la bodega, que proporciona la inspiración para una nueva identidad de marca para Propiedad de Arínzano. A principios del siglo XXI, Sus Majestades los Reyes de España inauguraron la bodega, y celebraron oficialmente el renacimiento de una noble tradición con más de mil años de antigüedad.

La misión de Propiedad de Arínzano es crear vinos que expresen las características de su singular finca y viñedos utilizando las técnicas más avanzadas y cuidadas, garantizando al mismo tiempo un tratamiento artesanal durante todo el proceso de elaboración. Propiedad de Arínzano también ofrece a sus visitantes diversas experiencias e invita a disfrutar de una maravillosa estancia en Navarra. Una oportunidad excepcional para disfrutar del entorno, de la seducción del mundo del vino y de atractivos enoturísticos únicos de la más alta calidad.

Propiedad de Arínzano - Los viñedos y la enología

Propiedad de Arínzano se destaca por múltiples motivos: su historia, su arte y sobre todo la singularidad del terruño. Y realmente puede reclamar esa "singularidad", ya que ha sido reconocida con el estatus de Vino de Pago, y es el primer Pago en el norte de España. La clasificación Pago es la máxima categoría enológica de España, por encima de la D.O.Ca. Se otorga solo a fincas que demuestren de manera exhaustiva no solo un clima y un terruño excelentes y únicos, sino también una vinificación que convierte estas cualidades inherentes en vinos extraordinarios.

El objetivo de Propiedad de Arínzano es crear vinos que expresen el carácter singular de la finca. Se utilizan las más avanzadas y cuidadas técnicas para garantizar un tratamiento artesanal durante todo el proceso de elaboración del vino. Las prácticas vitivinícolas no solo respetan, sino que también favorecen el medio ambiente natural.

Incluso el propio edificio de la bodega encarna la filosofía de la finca. Elaborado con materiales respetuosos con el medio ambiente, Rafael Moneo diseñó el edificio para que se convirtiera realmente en parte del terruño que ocupa y se convirtió en sus propias palabras en "la bodega del paisaje". En el interior, la bodega está diseñada para adaptarse perfectamente a la elaboración del vino. Combina la más moderna tecnología con un flujo orgánico de la uva a través de la bodega, garantizando un delicado tratamiento y un control preciso durante todo el proceso de vinificación.

Los microclimas únicos de la finca crean un entorno singular para el cultivo de la vid. La proximidad al Océano Atlántico crea una gran variación en las temperaturas de verano, de día a noche, mientras que el río Ega proporciona una influencia moderadora. De la finca de 355 hectáreas, 128 hectáreas están dedicadas al cultivo de viñedos bajo la denominación Pago. Estos están plantados en una geología compleja, en la que cada parcela presenta características distintas. Los viñedos están plantados sobre suelos formados por margas, arenas, calizas y limonitas de la era Neogénica, junto con yesos y dolomitas del Triásico. Las variedades plantadas en este terruño son Tempranillo, Merlot, Cabernet Sauvignon y Chardonnay.

Propiedad de Arínzano - Los Vinos

Propiedad de Arínzano produce diferentes líneas de vinos así como varios productos singulares:

● Señorío de Arínzano - Vino ícono de la finca, cuya primera añada es 2016. Solo se produce en cantidades limitadas y se comercializará en mercados selectos.

● Gran Vino - El pináculo de la elaboración del vino en Propiedad de Arínzano. Esta línea incluye un Blanco (Chardonnay) y un Tinto (Tempranillo), cada uno añejado en roble francés.

● La Casona - Un vino especial que encarna la expresión única de la finca. Es un blend de Tempranillo y Merlot.

● Agricultura Biológica Merlot - Este vino muestra todo el potencial de la uva Merlot tratada exclusivamente con procesos naturales, sin alteraciones artificiales ni en viñedo ni en bodega, y evitando la agricultura intensiva. Este vino es orgánico.

● Hacienda de Arínzano - Vinos para disfrutar en cualquier ocasión, la línea incluye un Blanco (Chardonnay), Rosado (Tempranillo) y Tinto (Blend de Tempranillo mayoritariamente).

Propiedad de Arínzano - Enoturismo 

Propiedad de Arínzano ofrece a sus huéspedes una variedad de opciones para experimentar este lugar único. Se ofrecen lujosas opciones de alojamiento, actividades de enoturismo, experiencias gastronómicas gourmet y, por supuesto, vinos excepcionales.

Alojamientos

La finca tiene dos casas de huéspedes de lujo, cada una con cuatro dormitorios.

● La Casona le proporcionará una sensación de lujo y un recuerdo que atesorará por siempre. Disfrute relajándose en una habitación que ofrece el encanto de una casa de principios del siglo XVIII (1715) con las comodidades y servicios de la actualidad.

● La Villa ofrece un magnífico descanso en el corazón de Navarra en un ambiente de lujo e intimidad.

Enoturismo

Una serie de actividades diversas le permitirán disfrutar de este enclave único. Explore el entorno natural local a través de un viaje al nacimiento del río Urederra y las montañas de Urbasa o las Bárdenas, un parque nacional y semidesértico con impresionantes rutas escénicas. O adéntrese en la cultura local en las cercanas Pamplona u Olite, con una profunda historia, arquitectura y museos. O encuentre el nexo entre el vino y la gastronomía a través de una experiencia de caza de trufas o una visita a un centro de cría de caviar, ¡todo acompañado de experiencias de cata de vinos!

Gastronomía

Propiedad de Arínzano ofrece una amplia gama de platos basados en productos locales y de temporada. El chef de la finca ha concebido la propuesta gastronómica bajo el ala de Enrique Martínez, uno de los chefs más reconocidos de la cocina navarra y española.

Un viaje a la Propiedad de Arínzano no estaría completo con una visita a la Sala del Jamón, ubicada en uno de los edificios históricos más emblemáticos, la Torre Medieval. La Sala del Jamón ofrece un abanico de opciones de degustación en torno al Jamón Ibérico, uno de los productos gourmet más valorados del mundo. Ofrecen breves talleres para descubrir sus particularidades, las formas de conservarlo, añejarlo y servirlo, y una selección única de Ibéricos maridados con vinos de la propiedad.

Biografía del enólogo 

José Manuel Rodríguez es el enólogo de Propiedad de Arínzano. José Manuel se unió al equipo en 2015 como enólogo y ocupa actualmente el cargo de Director Técnico de Viñedos y Bodega. Antes de unirse al equipo de Propiedad de Arínzano, fue responsable de todas las operaciones de bodega y enológicas en Numanthia Termes (Grupo LVMH) durante seis años. José Manuel obtuvo una licenciatura en ingeniería agrícola especializada en enología y luego una maestría en enología y viticultura en la Universidad Politécnica de Madrid.

José Manuel es originario de un pequeño pueblo cerca de Toro en España, una de las regiones productoras de vino de calidad más respetadas del país. Es aquí donde su pasión por las viñas y la vinificación tiene sus raíces. Hijo de un ganadero y viticultor, recuerda haber visto a su abuelo elaborar vino para su familia desde pequeño.

En sus años en Numanthia, José Manuel dominó el arte de crear vinos tintos elegantes, estructurados y potentes. Y aporta esta experiencia a Propiedad de Arínzano, para ayudar a elaborar los vinos íconos de la finca. Una de las características más significativas de Propiedad de Arínzano es el hecho de que este atravesada por el río Ega. Esto genera suelos y microclimas únicos que componen su terroir y contribuye muy significativamente al establecimiento de la finca como Vino de Pago. Por lo tanto, el objetivo de la vinificación en Propiedad de Arínzano, y el desafío constante de José Manuel, es cómo expresar fielmente el carácter único del Pago de Arínzano en una creación que los paladares más exigentes del mundo puedan apreciar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar