Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.

Aceptar
  

Restaurante Casa Marcial

26
Datos de Casa Marcial (Asturias)
Precio Medio:
94 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.3 10
Comida:
7.7 10
Entorno:
8.2 10
Calidad-precio:
7.6 10
Fotos:
 
Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Casa Marcial (Asturias) pitu de caleya, guisado con raviolis de sus menudillos Casa Marcial (Asturias) Cochinillo confitado con espuma ligeramente picante y piña glaseada Casa Marcial (Asturias) en Arriondas trufas enterradas en polvo de galleta de chocolate dentro de un cofre Restaurante en Arriondas recuerdo al mugaritz Restaurante Casa Marcial (Asturias) recuerdo al etxebarri y un toque poblet Casa Marcial (Asturias) solo por ver esto ya merece la pena subir hasta el restuarnte Casa Marcial (Asturias) en Arriondas Casa Marcial Restaurante en Arriondas Casa Marcial Restaurante Casa Marcial (Asturias) Casa Marcial Casa Marcial (Asturias) Casa Marcial Casa Marcial (Asturias) en Arriondas Casa Marcial Restaurante en Arriondas Casa Marcial Restaurante Casa Marcial (Asturias) Casa Marcial

26

Opiniones de Casa Marcial (Asturias)

Añadir valoración
Casa Marcial (Asturias)
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.5 10
Isaac Agüero

Isaac Agüero 10/12/15 16:02

Fecha de visita*: 06/12/15
Precio por persona: 153.0

Después de casi dos años he vuelto a visitar Casa Marcial de Nacho Manzano. Puente de la Constitución, ambos comedores llenos que dan cabida a no más de cuarenta comensales. Nos sitúan en el inferior, donde antiguamente se encontraba el lagar, rústico, de tonos claros, algo ruidoso.

Cada vez que subo hasta aquí, me surge la misma reflexión sobre su ubicación: Preciosa pero compleja. Hasta aquí no se sube ni de paso ni por casualidad. Días bellos, noches difíciles. El mérito de los restaurantes situados en entornos rurales. Nacho nos comenta que dentro de poco se harán veintidós años que está al frente de Casa Marcial. En esta época del año, además como siempre de mirar al Cantábrico, se observa el bosque. Como en el caso de muchos cocineros, además del protagonista de hoy, estos momentos son sus preferidos para la cocina.

Cocina personal y elegante de un cocinero de gran intuición. Platos finos y delicados más que contundentes y profundos, donde la técnica es simplemente una vía para un fin, sin estar casi nunca a la vista. Resuelve con maestría combinaciones aparentemente complejas como la gallina y los berberechos, la caballa y el cerdo ó la berenjena y el café.

En la antesala del restaurante, con una copa de sidra espumosa de Emilio Martinez 2013 en Magnum se disfruta de LA croqueta de jamón. Cremosísima, llena de sabor, con la cobertura muy fina pero además crujiente. Sencillamente, para mí la mejor.

Ya en la mesa, se comienza con los aperitivos. En primer lugar, unas pieles de bacalao con mojo rojo. ¡Qué casualidad este año, pero creo que lo he comido cuatro veces en los últimos meses! A continuación el soufflé de maíz con sardina (dentro lleva una yema de huevo líquido) que resulta elegante con las notas salinas apareciendo al final, sin duda el mejor del trío. Éste finalizaría con el ajoblanco muy blanco, una esponja helada de agua de tomate con almendras tiernas y una gelatina de vinagre de Jerez. Demasiado frío tanto para la temporada como para ser capaz de sacar los diferentes sabores que debería albergar. Corriente.

Se comienza con los oricios con holandesa acidulada y aromáticos con yogurt. Creo que este marisco todavía no ha alcanzado ese fuerte sabor yodado que les caracteriza. Puede que necesite de aguas más frías. Bocado cremoso y muy equilibrado sin que sobresalgan ni las notas yodadas ni las ácidas. Me gustaría tomarlo de nuevo cuando la verdadera gelidez haya alcanzado las aguas.

Muestra de esa culinaria refinada es la berenjena con nueces tiernas, crema agria y matices amargos. Nacho busca la presencia del sabor amargo desde una perspectiva distinguida, sin golpes en la mesa. A la verdura (asada) se le unen endivia, café que aporta tonos tostados y nueces y crema agria que crean entre sí una contraposición de texturas. Degustación completa, que se disfruta tanto en el antes como en el después (reflexión).

El primer gran plato fueron las fabes con gallina, pies de berberechos y caldo dashi de mi abuela. Ese caldo “tierno”, Nacho lo “rejuvenece” con algas y con vino de Jerez que acrecienta los toques salinos. Fabe mantecosa para un plato que es verdaderamente un ejercicio de armonía ensamblada entre el mar y la tierra. Bravo.

Comenzaríamos la línea de los pescados con la xarda, su consomé y oreja rustida. La textura del pescado destacaba por su sedosidad. En boca se contrarrestaban dos grasas, ying y yang, una buena y otra menos. La oreja entregaba su textura crujiente además de dar un punto meloso a la combinación, resultando muy placentera. El consomé me pareció más una infusión de sabor no muy profundo que regaba en exceso un gran dúo.

Sin duda el plato, fue la merluza con holandesa y huevas secas. Con los ojos cerrados, podríamos hablar de una merluza rebozada con ensalada vistiendo el mejor traje posible. Puro gusto y delicadeza que sencilla y sinceramente me pareció una genialidad. En su base lleva una especie de salsa ó pilpil realizado con sus “deshechos” que potenciaba el sabor de este pescado tan fino. Perfección.

A continuación, el salmonete a la sal con su esencia en papillote. Se realiza frente al cliente. Sobre una plancha se hace una cama de sal caliente y sobre ella, un papillote con alga kombu, de forma que el pescado no toque la sal. En otro papillote estándar (papel de aluminio) el resto del salmonete con la alga. Se pretende montar una sopa de pescado desmenuzando el pescado en el caldo. Gran producto y muy buen urdimbre. El resultado final no me convenció ya que el fondo tenía más presencia de la kombu que del propio pescado y al juntarse con el líquido se pierde parte de la especial textura.

Rápidamente se vuelve a subir de nivel con el jabalí y sus destrozos. Se cocina el monte, el entorno. Una representación del otoño en la degustación más profunda del menú. Maíz (en una especie de esponjas), castañas, trufa, manzana cruda y en compota acompañaban al animal de perfecta textura y reforzado (esta vez sí) por un jugo hondo. Armonía, sabor e intuición culinaria. Sobresaliente.

Seguiríamos en el momento caza con el ciervo de invierno. El lomo del animal y otras diferentes composiciones en busca de aumentar la terrosidad de lo que se degusta. Remolacha, puré de chirivía, níscalos y un fondo que alterna remolacha y ciervo. Composición sin paliativos. Supuesta facilidad la que demuestra Manzano con los cortejos de estos platos de caza. Todo tiene sentido.

La menestra de 2015- 30 ingredientes. Las verduras se presentan crudas, encurtidas y cocidas sin más aderezo que un penetrante jugo de ternera y unos anillos de tuétano. Tanto el fondo como la grasa ejercían de hilos conductores aportando sabor y melosidad pero dejando que las verduras se expresasen por si solas. Muy especial.

Dos postres claramente marcados. Primero, una crema de yogur con merengada de fresa, y kimchi; combinando sabores ácidos, agrios y picantes, con muy poca connotación dulce que perfectamente podríamos encontrarnos en un restaurante como Diverxo.

Por otro lado una ensalada de chocolate con frutos rojos, aceite de vainilla, vinagre de Jerez. El mousse con un cacao de 70% de concentración resultaba bastante etéreo y se iba mezclando con los ingredientes secundarios siempre aportando matices de forma liviana sin destacar. Apetecible.

En la sala, se le da protagonismo a Juan Luis García, sumiller. La opción de maridaje (38€) es totalmente recomendable. En este caso sobresalió la presencia de vinos nacionales a excepción de un Jura francés. En el acompañamiento se busca la aportación de ciertos matices ó potenciar tonos que los platos ya tienen. Manzanilla Barbiana para aperitivos y oricios, el Domaine de Mountbergau 2012 para fabes, xardá y merluza, el Táganan Tinto 2014 (Tenerife) potenciaba la fase olfativa del salmonete con esos aromas de piedra volcánica, la bota del oloroso N 14 para el jabalí y sus destrozos y el Sequé Dulce Monastrell 2010 con la ensalada de chocolate fueron las parejas más destacadas. Otros acompañamientos fueron la Cerveza Mica Cuarzo, Jean Leon Reserva Magnum 1994, Dominio del Urogallo Las Yolas 2013 y el Ximenez Spinola Exceptional Harvest 2011. Sin duda, un valor añadido al disfrute.

En definitiva, una comida de muy alto nivel, tremendamente redonda, agudizada por el pódium merluza, jabalí y fabes que fueron tres platos para recordar. Posible mejoría en la fase de aperitivos (no afecta a la croqueta) y en la función de las infusiones en los platos de pescado. Se disfrutó en mucha mayor medida que hace casi dos años.

Casa Marcial: Afinación culinaria de gran altura

Post completo y fotos en: http://www.complicidadgastronomica.es/?p=5618

Casa Marcial (Asturias)
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 7 10
Calidad-Precio: 10 10
8.5 10
Isaac Agüero

Isaac Agüero 18/01/14 10:07

Fecha de visita*: 03/01/14
Precio por persona: 75.0

Resulta complicado pensar que alguien con ansias de éxito económico puede establecer un restaurante en La Salgar. A unos 5 km de Arriondas, en el desvío que lleva para el Fitu, y cuando ya uno se da cuenta que no puede subir más, que solo puede bajar, se encuentra Casa Marcial.

Estamos en el XX aniversario de esta casa, que hasta el día 6 de Enero lo estuvo celebrando con dos menús con sus platos más reconocibles. Ahora el restaurante permanece cerrado hasta Abril, mes en el que Nacho Manzano regresara.

Se comienza con una serie de aperitivos muy asturianos, me encanta ese reflejo en este primer acto de la gastronomía y los productos de la región en la que estamos. Croquetas de jamón, cornete de maíz y curry, manzanas rellenas de Rey Silo, y los tortos de revuelto con cebolla caramelizada y queso cabrales. Totalmente indispensables las primeras, plenas de sabor a buen jamón, y elevada cremosidad. Estas croquetas van directamente a nuestra cima croquetera y se instalan en nuestra memoria.

También para recordad los tortos, con un revuelto con toques dulces, y salados donde el queso para nada se lleva el protagonismo, sino que asoma al final de cada bocado. Destaca el ligazón del revuelto y su elevada jugosidad. Paciencia al mando de las sartenes, y fuego lento.

El primer plato también nos aferra a esta tierra, en este caso al Mar Cantábrico, con la nécora que se come entera. Pasta Wanton para simular la cáscara, por debajo la carne totalmente limpia, junto con sus corales, simulando las patas un gel de sidra y caldo de algas. Mucho trabajo detrás de este bocado para elevar la comodidad del comensal, y extraer el máximo partido a la andarica. Para repetir.

Encontramos finura en el tortellini de faisán en su propio caldo con zanahoria y chirivía. Adecuado contraste de sabores con ese toque anisado que aporta la chirivía. La sutileza mencionada supera la potencial fuerza sápida del faisán.

Continuamos con las partes más “nobles” del lechal: Mollejas salteadas, sesos empanadas y lengua en una especie de fiambre, acompañadas de espuma de queso, acelgas, su penca, y la yema de un huevo que actúa como vehículo integrador. Las verduras frenan la consistencia del cordero, y ese aire de queso aporta cierto volumen en boca. Combinaciones complejas a priori que salen más que airosas en las manos de Nacho.

Como pescado del día nos hacen llegar la merluza con habas de Mayo. Poca integración entre los productos, con la verdura algo demasiado dura, y el pescado desde nuestra humilde opinión con un punto de más. Preferimos la merluza en aquellas composiciones donde mantiene más su jugosidad, bien rebozada, ó con algo menos de cocción.

Llegado a este punto deberíamos llegar a uno de los platos tradicionales, pero más representativos de Nacho Manzano, el arroz con pitu caleya. Pero tuvieron la gentileza de “sacar” algún plato más. El primero de ellos un huevo a baja temperatura, paloma, caldo de la misma y hierbas del mar. Pleno de sabor, intachable en este aspecto, sí en la textura de las hierbas que nos resultan algo correosas. Complicaciones que probablemente a veces no sean sean necesarias.

El segundo extra consiste en lubina con un maki de sus huevas, y tomate. Las huevas ejercen como un buen potenciador al paladar del sabor del pescado, que se encuentra en un punto perfecto. Mayor armonía que en el anterior plato de pescado.

Como plato principal, el mencionado arroz con pitu caleya. Suelto, y sabroso, como debe de ser. El pollo sin pizca de grasa, un ejemplar de “gimnasio” musculado pero sin artificios, todo con naturalidad. Un histórico tradicional que no necesita de más. He de confesar que cada vez me gustan más los platos tradicionales que han sido revisados por la alta gastronomía. Desconozco si será tecno ó no, pero emocional seguro.

Como en el caso de Casa Gerardo, aquí todavía la carta está muy viva, y una parte importante del público local se decanta por ella. Carta más tradicional que moderna, pero vivan las tradiciones si dentro de ellas está este arroz. Por él, se puede volver a esta casa sin la menor duda.

Como postre, coco invertido con helado de hierbaluisa, y tamizado de coco con fruta de la pasión. En la primera pieza, el coco junto con chocolate blanco y almendra; se continúa y se realiza un pequeño recorrido palatal: dulce, amargo, ácido. Notable.

En resumen una propuesta donde destacamos los platos de mayor raigambre en las manos de Nacho (croquetas, tortos, arroz con pitu), la nécora como un ejercicio de imaginación, trasladando la mar al plato sin perder un ápice de sabor, y el tortellini de faisán donde la delicadeza y los contrastes mandan. Por otro lado, percibimos que Nacho es cocinero de buscar ciertas complicaciones, de no conformarse con composiciones sencillas; en este apartado algunas veces (las partes nobles del lechal, lubina con su maki de huevas), se sale más airosa que otras (Merluza con habas de mayo, huevo con paloma y hierbas de mar).

A la salida el sol se iba, y nos despedía, nosotros descendíamos hasta Arriondas.

Casa Marcial: Veinte años no es nada.

Para ver post completo y fotos ya sabéis
http://www.complicidadgastronomica.es/?p=3127

Casa Marcial (Asturias)
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 10 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.9 10
Wolframio

Wolframio 31/12/13 10:58

Fecha de visita*: 01/08/13
Precio por persona: 70.0

Difícil de encontrar, en pleno valle bajando desde el mirador de Fitu, en Arriondas. Sorprende bastante el aspecto exterior, demasiado hormigón que impacta visualmente sobre el espectacular entorno.

El interior es acogedor, agradable, aunque al estar en plena naturaleza tienen algún problema con los insectos, que se cuelan irremediablemente en el comedor.

En cuanto a la cocina, realmente excelsa. Fuimos al menú tradicional porque era lo que nos pedía el cuerpo. Todo destacable, desde los generosos entrantes, las croquetas, su clásica torta de maiz, pero sobre todo, los principales. No soy un experto en fabada, pero con esta se nos saltaron las lágrimas. Fabes brillantes como si estuvieran pulidas sobre un caldo fino, fino.

Sobre el arroz me considero con mas criterio para poder opinar. Y este plato de arroz con pitu de caleya (pollo de corral) es de largo el mejor arroz que he probado fuera de la Comunidad Valenciana. Espectacular.

Añadir además el excelente trato del personal de sala, amabilísimos y tremendamente atentos con nosotros en una circunstancia especial que tuvimos ese día.

Casa Marcial (Asturias)
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 7 10
8.1 10
Dd81

Dd81 11/11/13 16:48

Fecha de visita*: 10/09/13
Precio por persona: 100.0

Llevamos tiempo consultando la web y hemos decidido colaborar activamente dispuestos a no volver a consultar más páginas como tripadvisor o similares sin ningún valor objetivo,donde unas croquetas congeladas de bar superan a grandes cocineros. En fin.
Para ello tenemos una lista de restaurantes que hemos visitado en los últimos años, algunos ya hace algunos años, para ponernos al día en críticas y continuar a partir de ahora. Hemos puntuado a todos antes de empezar para crear un baremo y sobre ese baremo serán nuestras puntuaciones. Seguramente hay restaurantes que hayan cambiado, desaparecido o de los cuales tenemos un recuerdo menor, por lo que pedimos disculpas.

Comentamos este restaurante en segundo lugar ya que es el que más reciente tenemos. Intentamos ir hace unos años, cuando lo estaban reformando, pero los cogimos de vacaciones, volvimos en septiembre pasado.
Respecto a la reforma, en un espacio tan natural el exceso de cemento choca con el resto del local y del entorno, y el no tener un paso directo del local a la terraza se hace extraño.
Pero lo que importa, la cocina. Muy meditada, a veces arriesgada como en el sorbete de vinagre de manzana con chocolate. Con ingredientes muy complicados que pueden ensalzar o arruinar, como el jengibre. Tomamos el menú degustación gastronómico, Muchos platos con el concepto de producto-jugo del producto-elemento personalizador, como el bonito, el chipirón o la carrillera. Muy bueno el postre de yogur.
Se aprecia mucho trabajo en cada plato, muchas pequeñas ideas acumuladas en un menú, muy difícil lograr que todo esté perfecto, un labor de elogiar. Echamos de menos algún detalle con el café en la terraza que invitase a hacer más larga la sobremesa.

Casa Marcial (Asturias)
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 10 10
Calidad-Precio: 7 10
8.5 10
Pjbejar

Pjbejar 07/08/13 17:28

Fecha de visita*: 28/07/13
Precio por persona: 74.0

Aprovechando la estancia por unos días en Asturias, decidimos visitar Casa Marcial visto las buenas críticas en el foro.
Nada más llegar, desde el propio aparcamiento presenta unas vistas de escándalo, lugar que ofrece esta mezcla de gastronomía y naturaleza de nivel.
La recepción la hacen en la terraza de la casa-Restaurante. Dado el espléndido día que hacia (en ese momento, porque por la tarde cayó una tormenta de aúpa), nos dan la carta para decidir lo que íbamos a comer. Mientras tanto, tomamos una copa de sidra (2,50€/u) y nos traen un aperitivo de la casa, que consistía en tomates cherry rellenos con bloody mary y otros con una capa de aceitunas negras, unas tostas con aguacate y bocarte y otras con queso y salmón. Buena presentación donde los tomates fueron la estrella.
Optamos por el menú tradicional, cosa que más o menos ya teníamos en mente. Aparte dispone de otros dos menús y una minoría de platos a la carta. Para la peque, escogemos un arroz con pitu de caleya del que no dejó un grano en el plato.
La carta de vinos es amplia, diversificada, pero de nuevo me centré en los espumosos, escogiendo un Gramona III lustros, una de mis debilidades. En cuanto al servicio, buenas copas, prueba del mismo y servicio constante durante toda la comida. Faltó solo la presentación de la botella, un error para el nivel del lugar aunque no es un factor determinante en la comida.
Después de escoger, nos dirigen a la mesa. Curioso desplazamiento hasta la parte de delante de la casa, accediendo al primer piso donde nos disponen en una de las tres mesas de la habitación. Mesa amplia, adecuada mantelería, cuberteria y bonita presentación de salvamanteles y servilletas.
Para empezar, nos traen croquetas especiales de jamón ibérico, melosas y de buen sabor.
El siguiente plato fué un revuelto de la casa sobre torta de maíz (queso, cebolla, confitada y huevo). Variedad de sabores y texturas.
Estos dos serían los entrantes, para pasar después a los platos principales y reyes del menú.
Seguimos con la fabada asturiana. Que decir. Buena cocción de las fabes, sabor intenso por el buen acompañamiento. Rica, rica.
Después continuamos con el arroz con pitu de caleya. Nos encantó y es que el arroz es uno de nuestros platos preferidos, sea cual sea su presentación y combinación.
Y menos mal que no habían más platos porque llegados a este punto, el estómago ya indicaba su nivel máximo ;-).
Llegamos a los postres que consistieron en una panacota de apio con manzana e hinojo, múltiples aromas y sabores. Y un arroz con leche a la manera tradicional, muy bueno, que por su presentación y sabor me recordó mucho a la crema catalana (salvando las distancias).
Después de esto, se nos ofreció hacer los cafés en la terraza y accedimos a ello.
En conjunto muy bien, servicio profesional, amable y atento en todo momento, siempre con la mesura adecuada, a la espera de repetir y poder descubrir sensaciones diferentes a lo tradicional de esta vez.
El precio incluye bebidas, pan y cafés.

Casa Marcial (Asturias)
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 5 10
Calidad-Precio: 7 10
7.4 10
Jalisco

Jalisco 26/08/12 20:20

Fecha de visita*: 26/08/12
Precio por persona: 30.0

Buen restaurante en Asturias, con una cocina muy cuidada y sabrosa. Algo caro para lo que es Asturias, pero merece la pena ir a visitarlo a pesar de quedar un poco a desamano. La Fabada muy buena, merece la pena probarla.

Casa Marcial (Asturias)
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 10 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 10 10
9.3 10
kalza

kalza 20/04/12 14:12

Fecha de visita*: 20/04/12
Precio por persona: 91.0

Primera visita a este extraordinario restaurante.Llegamos pronto...señalización suficiente desde Arriondas y precioso enclave, muy parecido al que vemos cada día los que tenemos la dicha de vivir en Cantabria.
Perfecta recepción,amable y cordial.Nos sentamos en el porche de entrada,mientras ojeamos los distintos menús y la carta tomamos unas copas de un agradable y fresco blanc de blancs de Pierre Moncuit, servido en estupendas copas Riedel y acompañadas de unas olivas aliñadas.
Tras enseñarnos el salón de la planta alta que tenían reservado para una celebración,la encantadora hermana de Nacho nos acomoda en la sala de abajo...acogedora,con pocas mesas,quizás algo juntas algunas con respecto a otros estrellados, pero confortables y perfectamente vestidas con vajilla original y cubertería de calidad...copas y vasos Riedel y Spigelau.

La amabilidad y las ganas de satisfacer al cliente fueron constantes durante toda la comida.
Elegimos el Menú Gastronómico,que esta vez incluía el famoso Pitu de Caleya,mi mujer pudo cambiar los 2 platos crudos y yo añadí las Fabes,que tuvieron el detallazo de no incluir en factura,por lo que tuvimos la suerte de disfrutar de lo mejor de las vertientes creativa y tradicional de la cocina de Nacho Manzano.
Mesa para 2.
* Snack,s variados... Servidos en dos pases...6 sugerentes bocados.
- Piña coco y tomate cherry con polvo de ¿Setas? Frescos y sabrosos.
- Mini bollu preñau y galleta de morcilla...tradicionales y de muy buen sabor.
- Croqueta de jamón y otro clásico de la casa...Tortu de maíz inflado...con cebolla confitada y caramelizada,ligero toque de cabrales y crema de huevo ¡Delicioso! Gran comienzo.
* Platos...
- Pan de avellanas...Con crema de leche ahumada,salsa de aceitunas,salmón seco y lámina crujiente de boletus edulis...Original contraste de colores,sabores y texturas,bella presentación,bueno aunque no grande.
- Panacota de apio con algas y pepino...¡Enorme! Un plato que me recuerda a la ensalada verde del Celler y que no la desmerece en absoluto.Suave panacota de estupendo sabor y textura,con esas algas,el hinojo y el jugo de pepino y sidra perfectamente balanceados.Aquí ya empezamos a vislumbrar el genio que se encuentra en los fogones.
- Champiñón con crema de tuétano,flor de capuchino y aceite de eucalipto...¡Brutal! ¡Grande!
Al principio,cuando llega a la mesa,crea cierta incertidumbre...pero cuando esas finas y crudas láminas de champiñón se van impregnando del sabor y temperatura del eucalipto,la crema y los pedacitos de tuétano y los trigueros,empiezas a entenderlo y te das cuenta de que este cocinero es un auténtico crack.¡Que sabor! Plato de ovación,de 3*
- Oricio con holandesa acidulada y aromáticas sobre yogur...Servido en su coraza,sobre una piedra.Extraordinario su sabor yodado y brillantemente resuelto.
- Llámpares,sidra,patata y cebolla...O ¿ Cómo hacer un plato 10 con ingredientes populares y denostados como las lapas?De nuevo el genio hace acto de presencia.¡Grande!
- Fabada... Sencillamente magnífica y sorprendentemente nada pesada.
- Piel de bacalao con lentejas al comino,pil pil y caldo de verduras asadas a la leña...El plato que menos me convenció en su conjunto,no estaba mal,pero el nivel era muy alto.
- Pescado del día...Merluza a la plancha...Perfecta!! Por supuesto fresquísima y tersa,acompañada con almeja de gran tamaño y sabor,su jugo y alga wakame.Muy,muy buena.
- Pitu de Caleya guisado al estilo de mi madre con ravioli de sus menudillos....¡Imprescindible!
*Postres
- Maíz,helado de trufa y manzana...Rompedor y refrescante! Estupendo.Mi mujer solicitó cambiarlo por el arroz con leche...Lo probé y estaba de rechupete!
- Coco invertido con helado de hierba luisa e hilos de chile...Gran final para un maravilloso menú,manteniendo un estratosférico nivel culinario,sin prácticamente altibajos en el que hemos disfrutado y mucho,del talento de "El cocinero total".
La carta de vinos ofrece grandes y gratas sorpresas...solo hay que buscar un poco pero puedes tomar grandes referencias a precios contenidos...VS 87,Artadi,Leflaive,etc,etc.
Acompañamos la comida con agua y un tremendo champagne René Geoffroy extra brut
millésime 02.
Con los postres nos invitaron a una copa de un refrescante y ligero Moscato d,Asti de Scanavino y al café.
Los petit fours...de chocolate,muy ricos y servidos en la misma roca tapada que utilizan también en otros restaurantes como El Celler,Annua,etc.
Gracias a todo el équipo por vuestro fantástico trabajo y por hacernos felices.
P.D. Precio exclusivamente del menú gastronómico sin bebidas.

Casa Marcial (Asturias)
Servicio del vino: 10 10
Comida: 10 10
Entorno: 10 10
Calidad-Precio: 10 10
10.0 10
campos

campos 22/03/12 09:25

Fecha de visita*: 16/03/12
Precio por persona: 120.0

No se puede pedir mas...lugar de ensueño,trato magnífico,amabilidad a raudales,producto y elaboración "para quitarse el sombrero",cadencia y ritmo en la presentación de los platos-y eso que se lo pusimos difícil,al optar por dos menús con diferente número de platos-;y,además,tuvimos la suerte de hacer amistad con unos comensales asturianos con los que pasamos todas la sobremesa-hasta las 20:30 nos sufrieron-así como con Nacho Manzano,Nacho,al que le damos las gracias por lo allí vivido;no se encuentran cocineros de ese nivel que sean tan cercanos,que te den pie a dar tus opiniones...hasta salió a la carretera para indicarnos un camino de vuelta alternativo al estar cayendo la niebla en la zona.
De bebercia,un riesling-Grans Fassian Catharina-y Dominio de Cuco 06.
De lo comido-menú gastronómico y menú degustación-los adjunto en imágenes;todo a gran nivel!!
!Que ganas de volver a tierras asturianas,y repetirrrrrrrrrrrrrrr!!

Casa Marcial (Asturias)
Servicio del vino: 5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 10 10
Calidad-Precio: 10 10
8.5 10
El Paladar De Carola

El Paladar De Carola 21/09/11 20:47

Fecha de visita*: 16/08/11
Precio por persona: 60.0

Después de una mañana de ruta por los Lagos de Covadonga, rodeadas de vacas pastando a sus anchas sobre ese verde asturiano y unas increíbles vistas reparadoras de cuerpo y alma, la elección del restaurante nos resultó de lo más acertada.
El sitio, espectacular, el servicio, sosegado y amable y la comida, magnífica.
El entorno es idílico (Sierra del Sueve), sólo recorrer el camino de la carretera de La Salgar hasta llegar al restaurante merece mucho la pena. Quién diría que en ese recóndito lugar, paraíso de la naturaleza, se sitúa este rincón gastronómico con 2 estrellas Michelín, pero, ¡así es Asturias!, sorprendente.
Preferimos opinar de un restaurante de esta categoría habiendo tomado su Menú Degustación, para que nuestra opinión pueda ser lo más amplia y acertada posible, sin embargo, nuestro estómago no nos lo permitió en esta ocasión y decidimos hacer una comida algo más corta (entrante-plato-postre).
Aperitivo de la casa: Mantequilla de cítricos y granizado de gazpacho con crujiente de jamón (muy bien para empezar)
En primer lugar unos entrantes: para mí, miniverduras fresquísimas y en su punto; para ella, La fabada, muy, muy buena, pero si tuviéramos que elegir, quizá (y sólo quizá) nos quedaríamos con la de Casa Gerardo.
Y como plato principal: para mí, el pollo de corral asturiano, el pitu de caleya, guisado con raviolis de sus menudillos, de intensísimo sabor, ¡sublime!, todavía lo recuerdo; para ella, Cochinillo confitado con espuma ligeramente picante y piña glaseada, diferente tanto en la presentación como al paladar, nos encantó.
Y de postre, como no podía ser de otra forma para unas amantes del queso, Quesos asturianos con sus contrastes, en el que destacaba un desconocido para nosotras Gamoneo o Gamonéu, seco y ahumado, muy buenos.
En ausencia de Sumiller, la maître y Jefe de Sala se encarga de esta labor (correcta).
Como colofón, café en una espectacular terraza exterior, acompañado de la cortesía de la casa, una fabulosa puesta en escena de nubes de lima, bombones en forma de cucaracha y unas originalísimas trufas enterradas en polvo de galleta de chocolate dentro de un cofre. Y en este ambiente y con esos paisajes, daban ganas de quedarse allí a vivir.
En fin, un día de esos que no se olvidan.

Casa Marcial (Asturias)
Servicio del vino: 7 10
Comida: 10 10
Entorno: 10 10
Calidad-Precio: 7 10
8.5 10
-Juanjo-

-Juanjo- 12/08/11 22:32

Fecha de visita*: 12/08/11
Precio por persona: 85.0

por ahí deberíamos de empezar por dar las gracias a todo el equipo por hacer de una comida algo especial. Todo amabilidad y atención. Con quien más hablamos fue con la jefe de sala, creo que hermana de Nacho. Cuanto deberían de aprender más de uno sobre trato y saber estar, sobre todo en Madrid.

poco que añadir sobre el entorno: precioso, como dice el anterior comentario las curvas justifican de sobra la visita.

Estabamos un poco indecisos, queríamos probar los clásicos pero el degustación también nos gustaba. La duda la resolvió rápidamente la maitre, nos adaptaron un menú gastronómico añadiendo los clásicos. Y el resultado ha sido este:

- para empezar un par de apertivos, su famosa croqueta y una torta con revuelto de morcilla, cabrales y huevo. Gran comienzo.

- Gazpacho y ajo blanco, flores de ajo y cebollino.

- Champiñones, tuétano glaseado y brotes de hemerocallis salteados.

- Sardina a la brasa con patata, cebolla y jugo de salazón.

- Ternera asturiana macerada con algas y whisky, su leche y su pasto.

- Carabinero a la brasa.

- Pescado del día: Ventresca de bonito a la brasa con caldo de sus espinas.

- Fabada asturiana.

- Cochinillo confitado con salsa ligeramente picante y piña glaseada.

- Pitu de caleya guisado con ravioli de sus menudillos.

- Melocotón con cuajada de vainilla y helado de gin tonic.

- Arroz con leche.

No comento los platos, todos a gran altura. Con alguno memorable por no decir todos.

La carta de vinos no es muy extensa pero suficiente para mi. No cuentan con sumiller, nos dejamos aconsejar por la maitre y Para beber tomamos un rioja blanco, PREDICADOR. Acompañó bien durante todo el menú. A los postres nos ofrecieron una copa de dulce que rechazamos.

El café y la copa nos la hemos tomado en la terraza aprovechando el fantástico día. Un lujazo de sitio con unas vistas increibles.

Lugar de visita imprescindible.

precio del menú.

Vino de la quincena
Martín Códax Albariño 2015
D.O. Rías Baixas
Martín Códax Albariño recibe su nombre del más conocido trovador gallego del siglo XIII, cuyas poesías evocan el amor galante y la pasión por el mar.
Ver más restaurantes en Arriondas

Novedades de Verema

Encuentro Foreros Rías Baixas 2016

¡El Encuentro de Foreros Verema ya tiene fecha y zona!Os adelantamos que por primera vez nos trasladamos a visitar excelentes bodegas de la zona de Rías Baixas el fin de semana del 15 al 17 de julio.

Damos la bienvenida al verano con la nueva selección del Club de Vinos Verema Julio.

En el Club Verema estamos muy contentos de presentaros nuestra nueva selección, 6 vinos que han sido escogidos para que acompañen los primeros rigores del estío.