Ver más restaurantes en Bilbao

Novedades de Verema

Vota los Premios Verema 2014

Os traemos un año más los candidatos a los Premios Verema 2014, premios con un valor único al ser votados por vosotros, los usuarios. Vota aquí a los candidatos de cada categoría.

Nuevo lote del Club Verema

Ya tenemos el nuevo lote del Club Verema. Descubre lo que te hemos preparado para estas Navidades.

Cata Virtual del cava Gran Juvé y Camps Brut Nature 2008

El jueves 27 de noviembre a las 20:30, los usuarios de Verema probarán en exclusiva el Gran Juvé y Camps Brut Nature 2008. Un cava Brut Nature con 69 meses de crianza que no se encuentra en el mercado. ¿Lo pruebas con nosotros?

  

Restaurante Zarate Bilbao

21
Datos de Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
Precio Medio:
60 €
Valoración Media:
8.2 10
Servicio del vino:
7.7 10
Comida:
8.6 10
Entorno:
7.8 10
Calidad-precio:
8.6 10
Fotos:
 
Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 45,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) Hongos Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) Rodaballo Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) en Bilbao Juro que solo éramos 2. Restaurante en Bilbao Huevo trufado. Restaurante Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) Lubina Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) Hojaldre Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) en Bilbao Rodaballo Restaurante en Bilbao Torrija y helado de arroz con leche Restaurante Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) Qué más se puede pedir? Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) Tataki de Bonito con Crema de Aguacate y Wasabi con Piparras Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) en Bilbao Huevos Camperos con Trufa y Puré de Coliflor, Jamón y Picatostes Restaurante en Bilbao El más pequeño de los rodaballos de esa noche Restaurante Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) Almejas de cuchillo Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) Mi parte del "Rey" Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia) en Bilbao Tarta de queso horneada, salsa roja y helado de mango

21

Opiniones de Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)

Añadir valoración
Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
Servicio del vino: 7 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 7 10
Calidad-Precio: 8.5 10
7.8 10
Miguelbc

Miguelbc 17/11/14 21:29

Fecha de visita*: 15/11/14

Dos años sin visitar este sitio o al menos es lo que mís crónicas es lo que me cuentan... ¿Se puede calificar como pecado?

Bueno, pués ya está solventado. Hablé con mí compañera de fatigas, le comenté y hable del sitio y sin reparos. Realizo la reserva y alla que nos encaminamos dirección a Bilbao.

No es que hicieran muy bueno, pero al menos no llovía. Un par de vinitos por la ciudad, paseillo para ir situandome de cara al restaurante y venga, que ya nos toca sentarnos.

El festival comenzó con un aperitivo de la casa. Una rica croqueta y unos cacahuetes con wasabbi. Mí acompañante no pudó con ellos, yo me comí los mios.

Es tradición en este sitio, como en el Kate-Zaharra, un plato. El huevo trufado. En esta ocasión tenían trufa blanca con un sobrecoste de 9€respecto a la trufa negra. Lo comimos con trufa blanca, una ración cada uno. Excepcional!!!

Luego pedimos dos medias raciones de una seta, cuya variedad es negra pero que no nos dijo nada del otro mundo. Por más que intento disfrutar de las setas u hongos soy incapaz. Me gusta el sabor, la textura y todo ello, pero como no esten calientes no los puedo tragar. A la compañia tampoco le hizo especial gracia.

Vamos con los segundos. Aquí guardaba un grato recuerdo del MERO. Por suerte, lo había. Pedimos una ración de ijada y una ración de lomo. Ambos espectaculares, la ijada por encima del lomo pero este también estaba... aún babeo.

Postres. Yo toda la semana hablando de la Goxua, "ya veras que bueno", "te va a encantar", etc... Sin mirar la carta de postres, yo pido una goxua y me dicen que ya no lo hacen "Me cago en mis muertos pense para mi".

Debido al pequeño contratiempo, me voy a la clásica tarta de queso (terrible de buena) y mi compañera pidio el 100% de chocolate blanco que tenia una pinta estupenda y decía estar bien bueno.

Dos cafes para finalizar la cena.

¿Para beber? Pues una botellita de André Cloulet Gran reserva, creo recordar que 45€ por botella. No quedaron ni los restos. También pedimos agua, por aquello de conducir a la vuelta y bla bla bla bla.

Por añadir algo, esto es un sitio de producto puro y duro. ¿Caro? Para nada, si cruzas la puerta sabes a lo que vienes, que realmente es a disfrutar del gran producto que ofrecen y eso, como todo en esta vida tiene un precio!

Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 7 10
8.1 10
Gastiola

Gastiola 04/07/14 12:27

Fecha de visita*: 28/06/14
Precio por persona: 93.0

En mi actual decisión de visitar mis restaurantes preferidos con más frecuencia de la que lo he hecho hasta ahora, le ha tocado el turno hoy al Zarate.
Restaurante con éxito en Bilbao, no se os ocurra venir sin reserva porque las posibilidades que tenéis de encontrar sitio son muy, pero que muy remotas.
Esto quiere decir que aquí las cosas se hacen bien, muy bien.
Nos recibe Roberto García, una persona que sabe mucho de vinos y que además conmigo acierta siempre. Hoy encima se lo he puesto más fácil.
Nunca intenta venderte lo más caro, intenta que salgas contento con la elección. Como ya he probado casi todo lo más “normalito”, pues hoy le comento que no me importa “pasarme” un poco en el presupuesto.
Así que la elección ha sido un vino alavés, un rioja que no había probado nunca, un Remelluri cosecha 2011. Curiosa mezcla de unas cuantas variedades de uva: Garnacha Blanca, Viognier, Sauvignon Blanc, Chardonnay, Roussanne y Marsanno.
Envejecido aproximadamente un año en barricas Allier de roblé francés.
Como bien dice Roberto, vamos a dejarle un poco que aumente su temperatura, nada de cubiteras. Nariz muy, pero que muy interesante. Fruta madura. En boca es tremendo. Tiene mucho cuerpo y muy buena acidez.
Es un vino para saborear, un vino que incluso ha hecho que preste menos atención a parte de la comida. Eso en mi es ya mucho decir. Tengo que probar alguna añada más antigua a ver que me dice. Estupendo vino. Gracias Roberto.
No llevaba yo intenciones hoy de pasarme con la cena, estoy “ganando” centímetros y no de pecho precisamente. Pero una cosas son las intenciones y otra muy distinta son las realidades.
Mientras pensamos un poco, nos sacan un par de aperitivos, una cuchara de pulpo. Bocada exquisito para abrir paladares. Y una crema de txistorra calentita que verano será pero calor……..
Este es uno de los restaurantes donde el hecho de que me cobren el pan me parece normal e incluso barato. Varias variedades de panes de calidad excelente y de los “sanos”. Con cereales. Pan con cuerpo, pan que parece más bizcocho que pan en sí.
Conozco bien los gustos de mi compi y se que unos langostinos a la plancha y más aún si son de calidad, le van a sentar estupendamente. Así que pedimos una ración para compartir. 4 buenas piezas de langostino de Huelva.
Simplemente espectaculares, en ese punto especial de cocinado que remarca aún más su sabor. Se que soy un tanto extremista y al comer langostinos más aún. Me gustan los extremos, cabeza y cola. Asi que el reparto es fácil y curiosamente todos contentos. Eso sí, cuando llegan a retirar el plato, da la sensación de que me he comido yo todos. Cojonudos, sin duda.
Nos comentan que han añadido un nuevo plato a la carta y que quisiera que los probemos. Un arroz meloso con langostinos a baja temperatura. La idea es compartir una ración y nos lo sacan emplatado individualmente. ¿Esto es media ración?. Pues la leche….. cómo será una entera.
No me arrepiento de haberles hecho caso. Rico no, algo más. El punto del arroz perfecto en mi opinión. Algunos dirán que está “duro” pero de eso nada. No suena al masticar. Está riquísimo, con muchísimo sabor. El langostino que lo acompaña, que viene ya pelado, está así mismo exquisito. Buen plato, buena opción en carta. Plato consistente que llena.
Y ahora pasamos a la que es sin duda alguna, la especialidad de este local. Los peces. Tenemos alguna que otra alternativa y nos comenta que le queda la mitad, kilo trescientos de rey que ha pesado 2,6. Salen dos más que estupendas raciones.
Una pena que no se aprecie en la foto el verdadero tamaño. Tengo que acostumbrarme a colocar algo con lo que poder compararlo.
Nos lo presentan entero para luego pasar a emplatarlo individualmente. Y además colocar en otro plato la cabeza para que degustemos alguna de sus “sorpresas escondidas”.
Como siempre, acompañado de unas patatas panaderas que serán “actores secundarios” pero que bien pudieran hacer de actor principal. Mira que me gustan a mi las patatas pero hay algunas que se llevan la palma. Están impresionantes.
El pescado, sin sorpresas puesto que siempre ha sido así, espectacular. Este sí que merece ser "aforado". Jugoso a más no poder. Pura “mantequilla”. Ese jugo del plato invita a la gula, invita al unte, pero yo ya no puedo y más que nada yo ya no debo.
El precio de estos pescados es el que es. ¿Caro? No tengo ni idea pero me repito en una frase copiada de una persona a la que admiro y que pienso utilizar en más de una ocasión: Porque….. ¿Cuánto vale una sensación?.
Le comento que nos saque una ración para dos de alguna cosa que tenga de postre pero que sea total y absolutamente liviano. Menos mal que me hacen caso y nos comemos unas estupendas frambuesas con una pequeña bolita de helado. Están muy ricas y muy suaves.
Para cuando me doy cuenta y sin darme tiempo a decir que no, allí que se nos presentan con esos detalles golosos para acompañar el rico cortao: bizcocho de chocolate, crujiente de galleta y galleta de mantequilla. A cada cual más rico pero si a alguno le tengo que poner el diez, que sea para la galleta.
Y de nuevo, sin previo aviso, un par de copitas de un oporto que ya había probado, un Poças Junior. Tawny. Voy entrando con este también. No todo van a ser PX. Eso sí, carísima me ha salido la invitación al Oporto. Control y aunque no por mucho pero….nos hemos pasado de la raya….. por “listo”.
Tras el saludo de Aitor que termina su jornada laboral, nos vamos con caras de satisfacción. Era la primera visita de mi acompañante y le ha encantado. Pues todos contentos.
Para ver las fotos: http://gastiondo.blogspot.com.es/

Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 7 10
Calidad-Precio: 7 10
7.8 10
Jotayb

Jotayb 29/05/14 00:23

Fecha de visita*: 09/04/14
Precio por persona: 84.0

Llevaba tiempo sin visitar este templo del buen pescado y en cuanto tuve la oportunidad reservé y me senté nuevamente en una de sus mesas con la intención y la certeza de que iba a comer el mejor producto con la mejor elaboración.
Local de sobra descrito, no me extenderé más en detalles e iré directamente al tema gastronómico.

Aparte de lo que ofrecen en carta, nos ofrecen fuera de ella almeja de cuchillo, percebes, y quisquillón vivo...finalmente la comida se compuso de lo siguiente (2 comensales):

**APERITIVO (Invitación de la casa): CROQUETA DE COCIDO Y CRUJIENTE DE WASABI.
Croquetas crujientes por fuera, rellenas de carne de cocido. Potentes de sabor. Ricas.
El crujiente de wasabi consistía en un fruto seco (no recuerdo bien cual) recubierto de polvo de wasabi. Le daba un toque picante "muy agradable" que no molestaba y resultaba gustoso.

**ALMEJAS DE CUCHILLO: tremendo tamaño, una docena servidas en dos platos, con su hielo de base y su limón. Vivas, frescas a más no poder. Nunca las había comido y a mí me encantaron por el sabor a mar que transmitían. 60 € con Iva. (VÉASE FOTO Y COMPÁRESE TAMAÑO CON EL LIMÓN).

**REY (la mitad del pescado servido para dos personas, 1 kg): para mí el rey de la mesa. como siempre que he ido, jugoso por dentro y churruscadito por fuera. Siempre digo lo mismo...no sé como lo hacen, pero lo hacen. Siempre que he comido pescado en este local el producto es de sobresaliente y la elaboración de matrícula de honor. Se acompañaba de patata panadera bien rica. 66 € con Iva. (VER FOTO)

**POSTRE:
*TARTA DE QUESO HORNEADA, SALSA ROJA Y HELADO DE MANGO (mi elección): no esperaba mucho y resultó que ha sido una de las tartas de queso que más me ha gustado ultimamente. Se acompañaba de mermelada de frambuesa, helado de mango y galleta molida. Muy muy rica. 8,25 € con Iva (VER FOTO)

*NUESTRA VERSIÓN DEL TIRAMISÚ: MUS DE MASCARPONE, BIZCOCHO DE MAÍZ CARAMELIZADO Y HELADO DE CAFÉ: no llegué a probarlo pero mi acompañante manifestó que estaba delicioso. (8,25 € con Iva)

**VINO: ojeo la carta y mis ojos se centran en el apartado de blancos. Me fijo que tienen un vino muchas veces comentado por veremeros de confianza, PAZO DE SEÑORANS, Albariño, D.O. RÍAS BAIXAS, 2012, así que ni me lo pienso y acierto plenamente. Un vino realmente rico. Buena temperatura, descorche, prueba, primer servicio y relleno de copas esporádico. Refrigerado en cubitera. (20,90 € con Iva)

Para acompañar los postres y finalizar este banquete opté por una copita de POCAS JUNIOR TAWNY, vino dulce OPORTO, de sabor suave. Nunca había probado un oporto y me gustó, aunque me sigo quedando con mis Pedro Ximénez. (Invitación de la casa).

Pan de calidad; se pueden elegir de tres variedades, de cereales, de avena y tradicional.
Se tomó también una botella de agua.

Servicio de mesa atendido por el personal de siempre. Profesional y pendiente de que el servicio no tenga fallos. Así fue.

La cuenta ascendió a 168,96 € Iva incluido.

Cada vez cuesta más robarle al mar el mejor producto y en este local deben de tener un pacto secreto con "El gran azul" porque en todas mis visitas he podido disfrutar de una materia prima excelente, pero he de reconocer que esa exclusividad se va notando en la cuenta. A mí de momento me compensa y mientras el bolsillo me lo permita seguiré visitanto el que es ya mi templo del pescado en Bilbao.

Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.5 10
Gastiola

Gastiola 19/01/14 11:46

Fecha de visita*: 18/01/14
Precio por persona: 60.5

Toca colgar el comentario nº 200 en verema. El cien se celebró con éxito y hoy no va a ser menos. Pasa el tiempo y a lo tonto ha pasado medio año desde nuestra última visita. Esto de estar tan “ocupados”….
Un restaurante donde si vas sin reservar lo tienes más que crudo, ya nos ha sucedido en más de una ocasión y hemos sido precavidos. Lleno total, cuando las cosas se hacen bien……….El trato es muy correcto, educado, con proximidad pero sin confianzas.
Y yo soy de los que prefieren cercanía pero eso no vale para todo el mundo y les entiendo perfectamente.
Nos acercan las cartas, la de comer y la de beber pero yo, fiel a mis "principios", prefiero preguntar, prefiero que me recomienden.
Nos decantamos hoy por su menú gastronómico, un menú contundente que no te deja precisamente indiferente. En la última visita lo habíamos degustado pero como hay cambios significativos no es ni mucho menos mala opción.
Nos acercan primero una bandeja de panes a elegir, cada uno elegimos el de nuestro gusto, son panes hechos allí mismo y que merecen la pena. Te sacan un aceite de oliva cojonudo para que untes el pan y desde luego que para este tipo de detalles somos muy "agradecidos".
Como aperitivo nos ofrecen un par de croquetas y unos cacahuetes bañados en un picante que al meterlo en boca parece que te va a "anestesiar" pero que desaparece al momento. Original y muy rico. Las croquetas con muchísimo sabor y muy buen relleno. Buen comienzo.
Continuamos con atún marinado con crema de aguacate y piparrak. En carta reza bonito pero el tiempo del bonito ha pasado. Un excelente producto, una excelente combinación de sabores. Desde luego que el atún así preparado es, sin duda alguna, el solomillo del mar. Me tiene enamorado.
Pasamos al tartar de langostinos con ajo blanco. La salsa lo hace todo en este plato. El tartar de langostinos siempre me ha parecido insípido pero acompañado de la crema se consigue un plato muy apetecible. Yo, en mi modesta opinión, haría el “reparto” al contrario, sacaría primero este plato y posteriormente el atún, me parece que el sabor es más potente y el recuerdo del primer plato tapa un tanto a éste.
Ahora viene uno de los platos estrella de este restaurante para mi gusto y desde luego que para el de muchos: El huevo trufado de "euskal olioa". Un plato que nada más aparecer te inunda con un aroma a trufa inconfundible. Yo creo que incluso podían ahorrar un tanto pues ponen trufa en cantidad más que notoria. Aún ahora, tres horas después, me vuelve ese sabor.
Un plato excelente, con sabor, con contundencia, con un saber hacer. De diez, sin duda. La yema del huevo con un sabor de los que no es tan sencillo encontrarte hoy en día. Romper este plato, mezclarlo todo, cerrar los ojos y sentir……
Toca ahora comer pescado. Nos dan a elegir pero nos recomiendan la lubina.
En un principio te la presentan, al verla hemos sabido que aquello no ha sido precisamente un "pezqueñin". Al comentarlo nos han dicho que ha pesado unos cinco kilos pasados......... Uffffffffffff.
Las espinas brillan por su ausencia, la ración es de las de tener en cuenta, el plato anterior ya era de llenar y ahora, que además como nos comentan la lubina está en su época, grasienta……
Acompañan al pescado unas patatas que casi diría yo que son incluso mejores que el pez en sí. Parecen patatas en salsa verde. Exquisitas. Te sacan también la cabeza del pez al centro de la mesa y la experta que me acompaña sabe sacarle partido y levanta la piel en el sitio exacto para encontrarnos con una buena porción de carne exquisita. Luego, como es un poco "pillina", coloca de nuevo la piel en su sitio y al ir a retirar el plato el camarero, nos comenta que justo aquí...... pero ya lo sabíamos. Es lo bueno de ir acompañado por buenos comedores de pescado y es lo bueno de ir a un sitio donde el pescado lo bordan.
Los postres los eliges de su carta y no penséis que es "trabajo sencillo". Apetece todo y eso que tras semejante menú lo único que te lleva a comer postre es la gula, el hambre desde luego que no.
El jefe de sala y sumiller ya nos conoce y sabe que vamos a acompañarlos con algún vinito rico y lo que hace es sacarnos los postres en base a los vinos pedidos. Eso sí, siempre solicitando nuestra aprobación. Nunca ha fallado ni en vinos dulces ni en los vinos principales así que nos dejamos guiar y no nos arrepentimos.
Un estupendo hojaldre acompañado de la correspondiente bola de helado, presentado en una ración más que generosa, la nata espectacular, no es "de bote", lo puedo asegurar.
Souflle de chocolate y de nuevo la bola de helado. La foto no nos deja ver realmente el tamaño pero de nuevo ración que te deja servido y bien servido. No soy yo de postres calientes pero en este caso la solución es más que sencilla, se añade la bola de helado y ya tenemos un postre templado.
Hoy casi hubiese preferido yo unos postres menos contundentes, con semejantes cantidades el estómago ya no aguanta lo que aguantaba hace unos años y además cenar no es comer.
Para acompañar los postres hemos bebido un par de copitas de buenos vinos. Me gusta que los restaurantes tengan buena carta de vinos de postre. Sabemos que no es una demanda muy amplia la que existe pero que nos traten así a los "cuatro antojicas" que somos, me parece de agradecer.
Como siempre, "maridamos" muy bien mi chica y yo, ella se queda con el oporto y yo me tiro de cabeza al Lauresa, un fino excelente que acompaña de manera sobresaliente sobre todo a ese hojaldre servido.
Hoy he "roto" mi tradición del café, puedo prometer y prometo que después de todo lo degustado en mi estómago no había sitio para nada más. Incluso les he pedido que no nos saquen los detalles dulces que hemos visto en otras mesas.
Otra de las cosas que me gustan de este local es que de vinos saben y saben mucho y además siempre intentan, algo que dice mucho de ellos, llevarte a un vino dentro de tus gustos pero que no te arruine el bolsillo. Llevaba yo hoy una intención pero como hago siempre, me he dejado guiar por él y como siempre, acierta.
Un vino chileno, concretamente Concha y Toro, chardonnay.
De una intensidad aromática destacable. No soy experto pero cada día disfruto más con los vinos. Recuerdos a frutas sí, otra cosa es ser capaz de acertar a cuales en concreto, yo diría que algo de piña.
Tiene una estupenda acidez sin ser exagerada ni mucho menos
Buena mineralidad y persistencia en boca, merece la pena degustarlo con ganas y con calma.
Como siempre, servido a buena temperatura y en este restaurante aprendimos que las cubiteras no siempre son necesarias, a veces "adormecen" los aromas.
Pues de nuevo salimos de este restaurante con la sensación de haber disfrutado como chiquillos, de haber recibido un trato excelente, de haber cenado y bien, por cierto y de que lo pagado es un precio muy ajustado en base al maravilloso producto y la buena mano en cocina.
Gracias por hacernos disfrutar así, sabéis que volveremos y nuestro agradecimiento por vuestra generosidad y vuestros detalles.
El precio que he puesto es el del menú gastronómico, las bebidas no van incluidas.
Con fotos mejor: http://gastiondo.blogspot.com.es/

Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
Servicio del vino: 7 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 7 10
Calidad-Precio: 10 10
8.1 10
Patxiartxandape

Patxiartxandape 10/12/13 20:06

Fecha de visita*: 23/11/13
Precio por persona: 55.0

Cena con amigos en zarate.Tomamos el menú berezi,el mismo que en el aniversario de mis padres.Cuesta 40+iva.Empezamos con un par de aperitivos,unos cacahuetes al wasabi(picantitos!)y unos berberechos sin cascara.Tambien un buen aceite y pan artesano,de varios tipos,creo que era de Saturio.,El menú comienza con jamon cortado a cuchillo(estupendo,nada de lascas ni migas, como dicen de ellos);sigue con foie con tostas de pan,pero se había acabado;nos pusieron una ensalada de bacalao y setas:lascas de bacalao,poco hechas,de gran calidad,en su punto.Luego viene a mi parecer,uno de los platos estrella:las verduras asadas con huevo:diferentes verduras asadas(hongo,berenjena,calabacin,pimiento,cebolla,trufa...)en la que insisten rompas el huevo;el lujo de lo aparentemente sencillo.El fuerte es aquí el pescado:grande y coccion bordada.Esta vez toco una lubina,grasienta y enorme:tomamos 4 raciones entre 6;luego,tomamos 2 de entrecot,bien troceadito,con pimientos asados y patatas de sarten.El postre era a elección,yo tome el pastel vasco,muy rico.Mi hijo tomo helado,4 bolas de helado artesano.Los vinos,Abel mendoza malvasía(creo que 23 eur) y casa de la concha,un vino blanco con barrica chileno que nos recomendó Roberto el sumiller.Terminamos saludando a Sergio, el sheriff del local que insistió mucho si todo había sido de nuestro agrado...POR SUPUESTO QUE SIII volveríamos al dia siguiente!(de hecho lo hicimos a la semana siguiente,pero estuvo lleno las 2 veces que lo intentamos).Bueno la factura ascendió a 325 6 personas,de cuales 2 eran chavales de 13 años,que tomaron el menú,pero no (obviamente)vino.

Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
Servicio del vino: 7 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 7 10
Calidad-Precio: 10 10
8.1 10
JoseRuiz

JoseRuiz 04/12/13 21:27

Fecha de visita*: 01/11/13
Precio por persona: 50.0

El restaurante Zarate se ubica en zona céntrica de Bilbao, en un local más profundo que ancho, de decoración actual. Un acertado juego de luces indirectas otorgan intimidad y crean una atmósfera propicia al disfrute de la compañía y de la experiencia gastronómica. Las sillas cómodas. Destacable aportación decorativa la de la vinoteca acristalada situada al fondo del establecimiento

Aunque la carta es variada, su oferta está centrada en los productos del mar, siendo su fuerte el pescado que a diario le traen de los cercanos puertos de Ondarroa y Lekeitio. La gran calidad de la materia prima que utiliza, junto con la depurada técnica con que los trata, convierten cualquiera de las elaboraciones en un plato sobresaliente.

Al frente de este restaurante está Sergio Ortiz de Zarate. Se formó, al igual que otros grandes cocineros vizcaínos, en la Escuela de Hostelería de Leioa. Realizó stages y trabajos en varios restaurantes hasta que consiguió establecerse por su cuenta. El primer Zarate estaba ubicado en la costera ciudad de Lekeitio, hasta que decidió trasladarse a la capital vizcaína.

Menú seleccionado por Sergio y Óscar

Jamón ibérico de bellota cortado a cuchillo. Lo estaban cortando mientras nos acomodábamos. Buen producto y buen corte, sin misterios, pero siempre bienvenido.

Bonito marinado, acompañado de salsa de aguacate, wasabi y piparras. Excelente producto, con un marinado justo para que no lo enmascare en exceso. La salsa que acompañaba, muy ligera y suave, apta para todo tipo de paladares.

Huevo “Euskal Oiloa” trufado sobre puré de patata y coliflor, jamón crujiente, picatostes y aceite de oliva Castillo de Canena. El huevo estaba frito, pero poco, sin las deseadas puntillas, con abundantes láminas de trufa negra, una ligera picada de jamón y pequeños picatostes fritos. Combinación clásica, sin sorpresas, pero combinación ganadora y de ejecución inmejorable. Un vicio de plato.

Rodaballo salvaje asado con refrito y patata panadera. Según nos indicó el propio Sergio, lo cocinan primero marcándolo a la plancha, para finalizar su cocción al horno. Nos presentó entero el más pequeño de los cocinados, de algo más de 1.6 kg. de peso. Un par más que sobrepasaban los 2 kg. esperaban en la cocina su turno a ser emplatados. Una materia prima excelsa, sobresaliente, muy fresca. Cocinado magistralmente, lo justo para que el pescado exprese realmente lo que dá de sí. Piel crujiente, carne prieta, textura, sabor… El mejor Rodaballo de mi vida.

In memóriam, perdurará en nuestra memória, en el recuerdo durante años este rodaballo del Zarate.

De postre varias opciones, por probar algo nuevo para mí, me decanté por pastel vasco calentito. Un pastel de masa ligeramente bizcochada que se sirvió tibio, relleno de crema pastelera y acompañado de una bola de helado. Me gustó sin entusiasmarme.

Con los cafés unos Petit Fours consistentes en unos rosetones a modo de teja de caramelo y unos pequeños y suaves bizcochitos.

Los vinos que acompañaron a la cena no fueron especialmente destacables, mejor el blanco que el tinto:

Balduina 2010 D.O. Navarra. Un monovarietal de chardonnay navarro que Castillo de Monjardín embotella para Petra Mora. Fresco, con presencia de suaves notas tostadas, junto con tenues aromas cítricos. Corto en boca.

De Luis R Crianza 2010 D.O. Rioja. Un sencillo tempranillo de la Rioja Alavesa de corte clásico, aromas a maderas finas y taninos pulidos.

Después de visitar Zarate pensé que si esto era la muestra de lo que estaba por llegar, el compañero Óscar4435 iba a triunfar como organizador de eventos gastronómicos en Bilbao. Vaya, ¡para sacarlo por la puerta grande!.

Si os apetece ver las fotos: http://www.vinowine.es/restaurantes/rodaballo-memorable-en-zarate.html

Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
Servicio del vino: - 10
Comida: - 10
Entorno: - 10
Calidad-Precio: - 10
- 10
Jeronimo

Jeronimo 18/11/13 17:56

Fecha de visita*: 01/11/13

Este comentario se encuadra en la serie iniciada por Antoni Alicante, Fer B. y GM, referente a algunos de los actos de la III quedada de la Peña Los Restauranteros que tuvo lugar en Bilbao, y cuya organización corrió a cargo del amigo Oscar.

Cuando te reúnes con buenos amigos alrededor de una mesa ampliamente provista de buenos manjares, el buen ambiente está asegurado, ya es la tercera quedada y el grado de confianza, complicidad y buen rollo se supera en cada ocasión.

Comentar un restaurante en Verema, después de haberlo hecho unos pesos pesados como los antedichos, conocidos todos ellos aparte de por su buen apetito, por su excelente prosa y por su no menos excelente paladar y criterio gastronómico, es ardua tarea. Así que espero seáis benevolentes conmigo, y si por casualidad, cualquiera de mis apreciaciones se parece descaradamente a algunas de las precedentes, no lo consideréis como un plagio, sino más bien como un homenaje a mis queridos y admirados compañeros y amigos.

Así que os cuento:

  • Para irnos ambientando nos sirvieron unos Platos de jamón ibérico cortado a cuchillo. Un poquito de buen jamón, es algo que nunca viene mal.

  • Y empieza la cosa en serio, Tataki de bonito acompañado de crema de wasabi, aguacates y piparras. Una suave crema de wasabi, acompañada de piparras que añadían un toque vasco al plato nipón.

  • No fue el amigo Fernando, el único que esa noche se enamoró de un plato. Si en su caso retomó antiguos amoríos con el rodaballo, yo enloquecí con los Huevos de caserío con trufa sobre lecho de parmentier de coliflor. Conocida de todos es mi afición por los huevos, desde crudos haciendo un agujerito en la cáscara y sorbiendo el interior, hasta fritos o en tortilla de cualquier cosa, pero cocinados a baja temperatura, regados de aceite trufado y acompañados de finas láminas de trufa, no tienen parangón. Desde esa noche vago como alma en pena buscando a la gallina que lo parió.
    Dígame Sr. Granjero
    Esa gallina, ¿cuál es?
    Esa que puso los huevos
    Que en Zárate cené ayer
    Me gustaría cortejarla
    Con el permiso de usted
    Dígame Sr. Granjero
    Esa gallina, ¿cuál es?

  • Que tanto en el aspecto gastronómico, como en otros aspectos de la vida, el amigo Fernando es persona de buen gusto, no lo duda nadie. Así que ratifico todos y cada uno de los elogios que del bicho en cuestión nos relata en su comentario sobre el Rodaballo . Que una vez Emplatado, nos ofrecía esta apetitosa estampa.

    Y llegaron los postres:

  • Varias opciones nos dieron a elegir a cual más tentadora, me decanté por el Pastel Vasco. Con una bola de helado que ponía el contrapunto frío al Bizcocho de crema caliente.

    Para beber:

  • Para el tema de bebercio, me remito a los comentarios anteriores.

    Una velada de disfrute total que empezó pasando por algunos bares de camino al restaurante, y terminó tomando GT’s en una original abadía ya de vuelta al hotel.


    Especial reconocimiento a la labor de Oscar que lo ha bordao.

  • Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
    Servicio del vino: 7 10
    Comida: 8.5 10
    Entorno: 8.5 10
    Calidad-Precio: 10 10
    8.5 10
    G-M.

    G-M. 16/11/13 12:04

    Fecha de visita*: 01/11/13
    Precio por persona: 50.0

    Acto inaugural del atractivo programa preparado por Óscar para el Encuentro Otoñal 2013 de La Peña Gastronómica Los Restauranteros.

    Esto es lo que se dice comenzar a lo grande.

    El restaurante está en Poza, por lo que nos permitimos la licencia de tomarnos unos potes previamente por la zona…

    Un local de engañosa sobriedad, de aire elegante y sofisticado. Presencia de tonos oscuros contrastando con algún rojo y marrón. La acertada iluminación, intimista, hace que los oscuros sean más oscuros y los rojos más rojos. Combina piedra con materiales modernos.

    Atmósfera cool.

    Nos acomodaron en una mesa al fondo de la sala principal (entrando a la derecha tiene un bonito reservado) que parecía presidida por una preciosa bodega acristalada.

    El menú que nos había seleccionado Óscar era “sencillo a la par que elegante”, una muestra de esta cocina tradicional vasca actualizada que preconiza y defiende con éxito Sergio Ortiz de Zárate, cocinero y propietario del negocio.

    Plato de jamón ibérico cortado a cuchillo. Buen jamón, bien cortado.

    Tataki de bonito acompañado de crema de wasabi, aguacates y piparras. Me encantó esta sorpresita (no estaba en lo pactado por Óscar) con la que nos agasajaron. ¿Qué hay más norteño que el bonito? Pues trabajaron ese elemento con el toque de actualidad que comentaba… ¿Cómo? Marinándolo mínimamente y acompañándolo de una suave salsa de wasabi. Sí señor.

    Huevos de caserío con trufa sobre lecho de parmentier de coliflor. Estupendos. Este plato me sorprende menos, lo tengo muy visto, pero indudable la calidad del huevo y la bárbara potencia aromática de la trufa.

    Rodaballo salvaje. Aquí tenemos que hacer un alto. Era salvaje… y estaba salvaje. Insuperable. Mira que habré comido yo rodaballos, pero como éste… ¡Ufffff! Este pescado, como lo prepares mal, puede resultar un fiasco, nada agradable. Pero… ¡ay amigo si cae en las manos de Ortiz de Zárate! Pues resulta lo que resultó: un prodigio de textura (carne prieta pero rabiosamente jugosa, con contenido punto graso –ahí está uno de los secretos, contener pero no matar la grasa- y suave al paladar), de sabor, de presencia… Arrancó los piripos de todos los allí presentes. Unanimidad. Fue el plato del Encuentro. Y aún dijo Sergio que podía estar mejor! Se trataba de piezas de 2 kilos aprox, y comentó que cuando pilla una de 4 kilos...

    Pastel vasco. Mantecoso, cremoso, con la masa abizcochada. Rrrrico.

    Para beber, dos "2010" correctos sin más, uno blanco y uno tinto: el blanco, navarro, Castillo de Monjardín Balduina; y el tinto, riojano, De Luis R Crianza. No fue lo mejor de la cena, pero tampoco la estropearon. Servido en buenas copas, sin más mimos.

    Servicio profesional, cercano y amable. Salió a saludar y a conversar un rato con nosotros el protagonista, Sergio, detalle que agradecimos sobremanera.

    Enhorabuena Óscar por la elección del lugar y del menú: nos proporcionó una deliciosa visión de la honesta y buena cocina bilbaina pero con comedimiento y ligereza -que era la intención- pues no se trataba sino del primer acto… Y había que llegar al último.

    Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
    Servicio del vino: 7 10
    Comida: 10 10
    Entorno: 7 10
    Calidad-Precio: 10 10
    8.5 10
    Fer B.

    Fer B. 13/11/13 20:23

    Fecha de visita*: 01/11/13
    Precio por persona: 50.0

    Primer acto oficial del III Encuentro de la Peña Gastronómica Los Restauranteros celebrado en Bilbao.

    Tras unos vinos previos llegamos con gran ilusión al local de aspecto elegante, sobrio y cálido. No me voy a alargar en la introducción, pues está muy bien descrito el entorno en comentarios previos. Menú concertado previamente con bendita “improvisación” por parte de nuestro anfitrión.

    Así que directos al grano:

    Jamón al corte in situ. Calidad y sabor a… jamón. ¿Acaso se puede pedir más? Fundamental.

    Tataki de Bonito con Crema de Aguacate y Wasabi con Piparras. Elemental y a veces compleja tarea la de combinar un gran producto con un manejo tan sencillo como soberbio. En este caso se cumplió con creces. Declaración de intenciones.

    Huevos Camperos con Trufa y Puré de Coliflor, Jamón y Picatostes. Aroma impresionante, del que el compañero Toni ya ha dado pistas de su posible origen. No obstante, resultaba embriagador. En boca, impactante y formidable la conjunción de elementos. Por repetirme… Flipante.

    RO-DA-BA-LLO. Me enamoré de este pez hace muchos años, viví con él episodios maravillosos. No podía dejar de pedirlo. Cada vez que lo veía en carta me hacía un guiño y me camelaba. No sé muy bien por qué… puede que los años fueran deteriorando nuestra relación, la monotonía y unas últimas experiencias un tanto decepcionantes me hicieron temer por nuestro futuro. No había casi relación ya… pero esta noche nos encontramos en Zárate en una cita a ciegas… y resurgió el amor. Qué trazas, qué porte, qué medidas, qué frescura… impresionante producto. Trabajado con mimo, con cariño, con sencillez y con muchas tablas y experiencia… ofreciendo un resultado inmejorable. Éxtasis.

    Pastel vasco. Bizcocho ligero relleno de crema servido tibio y con una bola de helado para combinar. Dulce sin empalagar. Equilibrio.

    Para beber, agua y vino. Por este orden, Balduina 2010 D.O. Navarra y De Luis R 2010 D.O. Rioja. Ambos cumplidores. También dejo en manos de algún otro restaurantero su comentario detallado.

    Sirvieron varios tipos de pan, el mío era de espelta. Muuuuy bueno, costra crujiente y abundante miga consistente y sabrosa.

    Café correcto para terminar.

    El servicio atento, amable, dispuesto y profesional.

    En resumen, cena que abría los actos oficiales del III Encuentro de la Peña Gastronómica Los Restauranteros… y de qué manera y nivel resultó esta inauguración. Quedé tan satisfecho que por un momento me asaltó la duda de si los actos posteriores mantendrían el listón tan alto… qué cándido soy!, pensé, tras percatarme que estábamos en Bilbao y en manos de Oscar. Zorionak!!

    Zarate Bilbao (Vizcaya/Bizkaia)
    Servicio del vino: 7 10
    Comida: 8.5 10
    Entorno: 8.5 10
    Calidad-Precio: 8.5 10
    8.1 10
    Jotayb

    Jotayb 09/11/13 00:11

    Fecha de visita*: 01/11/13
    Precio por persona: 45.0

    Desde finales de agosto hacía que no disfrutaba de este restaurante y eso para mí era mucho tiempo.

    Era viernes (festivo) por la tarde y me picaba tanto el gusanillo que me dije, voy a llamar a ver si hay mesa para esta misma noche…mientras sonaba el tono del teléfono, me sentía un poco ridículo ya que era de sobra consciente que había una posibilidad entre cien de que tuvieran mesa, así que me decidí a llamar simplemente para dejar mi conciencia tranquila habiéndolo intentado.
    Hay ocasiones en las que el destino te da una alegría y ésta es una de ellas; me comentan que les queda una única mesa libre, eso sí, me advierten que se trata de la mesa situada junto a la puerta de entrada. Esa mesa teniendo en cuenta que se trata de un viernes a la tarde es un regalo de los dioses, así que me la quedo sin pensármelo dos veces.
    Allí nos presentamos a las 22,00 horas, sabiendo a lo que íbamos, a cenar el mejor pescado hecho de la mejor manera.

    Pese a estar situada junto a la entrada del restaurante, se trata de una mesa grande, cuadrada, vestida con mantel de tela blanco. Estupenda vajilla, cubiertos y copas. A nuestra llegada la ocupación del local estaba a medias, posteriormente, cuelgan el cartel de “completo”; es lo habitual incluso entre semana…por algo será.

    Nos traen la carta y antes de siquiera abrirla, nos ofrecen fuera de ella un revuelto de boletus con camarones. Eso suena a música celestial y decidimos probarlo. También fuera de carta entre otros, nos ofrecen ijada de Mero y nos decidimos también por ella.

    Para beber, queríamos un vino blanco afrutado, y nos decidimos por un “Viñaredo Godello” 2012, D.O.Valdeorras, un vino suave al inicio aunque quizá demasiado ácido al final. Estaba rico pero la acidez no me dejó disfrutar del todo del vino. También tomamos una botella de agua “Veri”.

    Antes de traer los platos elegidos, te ofrecen probar un par de aceites de oliva de gran calidad que acompañados con el pan que te dan a elegir (entre tres variedades que no recuerdo bien) forman una sabrosa bienvenida que te prepara el paladar para lo que después va a venir.

    En cuanto a la comida comentar (dos comensales):

    1-“Revuelto de boletus y camarones” (Para compartir): Presentado en un plato hondo, buena cantidad de boletus y de camarones pelados. El huevo poco cuajado, meloso, como me gusta en el revuelto. Los boletus repletos de sabor y los camarones ídem. Al probarlo la mezcla de sabores resulta explosiva, exquisita. Nunca había probado este revuelto con camarones y la verdad que no nos dejó indiferentes.

    2-“Ijada de Mero”: Generosa porción de pescado presentado con patata panadera. Aquí el pescado está como siempre, y cuando digo como siempre, alguien que ya ha estado sabe a lo que me refiero…churruscado por fuera y en su mejor punto de jugosidad por dentro. La verdad que no sé cómo lo hace, da igual el tipo de pescado que sea, la parte que sea o el grosor que tenga la pieza, siempre lo sirve tostadito por fuera y jugoso a más no poder por dentro…para mí un auténtico arte que pocos maestros de la cocina manejan así. Otro pescado para el recuerdo.

    Como había tenido una comida tardía y copiosa, con lo detallado anteriormente terminamos la cena.

    Eso sí, tomamos también un par de infusiones que te las acompañan con unas tejas unos trocitos de pastelito vasco o similar.

    En esta ocasión no me dejaron pagar, aunque creo que la cuenta ascendió a 90 € aproximadamente.

    Resumen: como siempre el mejor pescado preparado de la mejor forma. Si alguien que viniera por primera y única vez a Bilbao me preguntara dónde comer pescado en Bilbao, mi respuesta sería “Zarate, sin lugar a dudas, Zarate”.

    Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
    Aceptar