La mejor pale ale que he probado

Dorada, turbia y con espuma blanca, cremosa y abundante. Mucho poso.
Levaduras, frutos secos, tonos metálicos y mantequilla en nariz.
Boca poderosa, con un carbónico muy fino y un paso amargo. Pese a su estructura es muy refrescante.
Final con recuerdos torrefactados.
Presentada en botellín de 500 ml., es una de las mejores pale ale que he probado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar