Información de monólogo

  • Portada

Opus One 2007, la conciencia del vino y de la guerra

El bien vivir se convierte en una manía mía personal y aunque nunca el hambre me va a faltar, me quedo sin inspiración porque soy un maniático y marginado, egoísta y tan indigno que de la buena vida abusa y aprovecha.

"Que nadie me dirija la palabra, ni la mirada, ni la voz. Que nadie me diga que tenga que seguir saboreando porque sí, que nadie me pida la razón y el porqué de mi sentido y destino. Que alguien me diga que soy un sin vergüenza más, un inválido emocional. Óyeme cariño, soy así; maligno, deshonrado, detestable.

Recuérdame cómo nombrar sabores que me han hecho sentir así; soberbio, arrogante y sobre todo aborrecible. Sobrado y lujurioso yo, único y tan especial, cuyo corazón de acero ningún cortejo o cortesía logran...


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar