Imagen de la terraza del Restaurant Kiko Port.

Imagen de la terraza del Restaurant Kiko Port.

Terraza del Restaurant Kiko Port reflejada en la propia entrada.

Terraza del Restaurant Kiko Port reflejada en la propia entrada.

Vista del comedor del Restaurant Kiko Port.

Vista del comedor del Restaurant Kiko Port.

Zona de la barra

Zona de la barra

Nueva bodega climatizada de cristal en el propio comedor.

Nueva bodega climatizada de cristal en el propio comedor.

Ensalada pagessa de Formentera

Ensalada pagessa de Formentera

Figatell con calabaza y cebolla

Figatell con calabaza y cebolla

Arroz a banda

Arroz a banda

Copa de yogurt con moras

Copa de yogurt con moras

Equipo humano

Equipo humano

Restaurante Kiko Port : No llegó a entusiasmarme

 

Kiko Port
Servicio del vino: 3 10
Comida: 7 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 5 10
5.5 10
Arielb

Arielb 01/09/10 01:46

Fecha de visita*: 29/08/10
Precio por persona: 35.0

Tras perderme tres veces por culpa del navegador y por lo poco fácil que es llegar a este restaurante por primera vez, nos llevamos una grata impresión con el local. Aunque hay muy poca gente, la terraza es una auténtica delicia, y promete una cena excitante que, al final, no lo fue tanto. Atención perfecta por parte del amable maitre (aunque no se le entiende ni jota de lo que dice)y tras elegir mesa frente al puerto, optamos por el menú Yacht Club (30€ por barba): Jugo de chirivias y boletus ( a mi mujer le gustó, a mi nada), tartare de lubina (que no era lubina y más bien parecía un carpaccio de ahumado, tampoco me gustó), gamba roja de Denia (muy buena, y muy pequeña), y salmonetes fritos (exquisitos). Y de plato principal pedimos pescado, que no entendimos muy bien de qué pescado se trataba (parece que era de la zona) pero bastante resultón. Menos este plato prinicipal, las raciones eran tan exiguas que acabamos por ponernos morados de pan tostado con tomate. Finalizamos con sorbete de melón, correcto.
Para beber, dos cervezas y una copa de vino blanco. Por copas solo sirven Daniel Belda Verdil, que es el único vino del gran Belda que no me gusta, y encima me lo sirven en copa pequeña, de agua. Veo que en la mesa contigua sirven el vino en copas grandes, y en otra en copas pequeñas, un poco raro.
La factura final, 71 €. Desde luego, cuando vuelva por Oliva en verano prometo volver a Kiko Port, creo que tendré mejor suerte, aunque procuraré ir a lo seguro en lugar de aventurarme por el menús degustación que siempre son una lotería. Además el local es magnífico, y la atención y amabilidad perfectas.

Añadir comentario
0
Comentarios

Verema.com utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.