Ver más restaurantes en Madrid

Andaluza   7

Argentina   7

Asador   6

Asiática   25

Asturiana   13

Castellana   11

Catalana   3

China   5

Coreana   2

Creativa - de Autor   52

De mercado   133

Francesa   10

Gallega   22

Hindú   3

Italiana   21

Japonesa   27

Libanesa   1

Madrileña   13

Manchega   5

Marisquería   3

Marroquí   1

Mediterránea   37

Mexicana   7

Navarra   6

Tailandesa   3

Tradicional   68

Valenciana   6

Vasca   24

Vegetariana   2

Vietnamita   3

Novedades de Verema

Vota los Premios Verema 2014

Os traemos un año más los candidatos a los Premios Verema 2014, premios con un valor único al ser votados por vosotros, los usuarios. Vota aquí a los candidatos de cada categoría.

Nuevo lote del Club Verema

Ya tenemos el nuevo lote del Club Verema. Descubre lo que te hemos preparado para estas Navidades.

Cata Virtual del cava Gran Juvé y Camps Brut Nature 2008

El jueves 27 de noviembre a las 20:30, los usuarios de Verema probarán en exclusiva el Gran Juvé y Camps Brut Nature 2008. Un cava Brut Nature con 69 meses de crianza que no se encuentra en el mercado. ¿Lo pruebas con nosotros?

  

Restaurante La Maruca

1
Datos de La Maruca (Madrid)
Precio Medio:
32 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
Provincia:
Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas:
Precio desde 32,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1

Opiniones de La Maruca (Madrid)

Añadir valoración
La Maruca (Madrid)
Servicio del vino: 7 10
Comida: 7 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
7.8 10
Isaac Agüero

Isaac Agüero 24/10/13 23:06

Fecha de visita*: 23/10/13
Precio por persona: 32.0

Después de casi dos años de la apertura de Cañadío en Madrid, Paco Quirós ha dado un nuevo paso junto con Carlos Viadero (conocido hostelero cántabro), embarcándose en la apertura de un nuevo local, denominado la Maruca (playa santanderina). El nombre representa el origen de la propuesta, y actúa de gancho reminiscente para todos aquellos que como servidor echa de menos su ciudad; y también para aquellos madrileños que veranean en tierras cántabras.

Carta diferente a la de su “hermano mayor” donde solamente se conservan probablemente las dos entradas cántabras por antonomasia, las rabas y las anchoas. Casualmente comenzamos con las primeras, buen producto, con un finísimo enharinado y una elegante fritura. Para no perdérselas.

Seguimos con unas alitas de pollo con salsa barbacoa, cocinadas a baja temperatura, destacan por su textura y su carne tersa. Acompañadas por la salsa, se convierten en un bocado muy sabroso. Para comer con las manos y chuparse los dedos.

Una típica ensalada de tomate con bonito es el siguiente plato; tomates rosas, bonito, y cebolla morada de Liébana. Sencillez y producto.

Una muestra de esa informalidad también se plasma en la carta vía las bravas. Patata cuadrada; crujiente en su exterior, y más cocida en el interior. Se acompañan tanto de un alioli como de una salsa aparentemente brava. Combinación que debe mejorar, tanto en la proporción y sabor de las salsas como en su bravura.

Damos un paso adelante con el pulpo asado con puré de matanza; el tentáculo del cefalópodo en su punto exacto con un puré de patata que lleva ligeramente chorizo. Esa combinación de mar y montaña resulta muy acertada. Pleno.

Otro reflejo en la carta de la procedencia cantábrica es el taco de bonito con piperada. Me sorprendió favorablemente por su punto, hecho ligeramente por el exterior y muy poco por el interior, lo cual desde nuestra perspectiva aumenta su jugosidad. Se nota que en este plato está la mano de Quirós. Otro acierto.

En el capítulo dulce, la tarta de queso no ha viajado desde Conde de Peñalver, pero en su lugar el cántabro de las Jarradillas se presenta en formato flan. Muy conseguido, sin adornos innecesarios, ni presencia de otros ingredientes secundarios que no aporten. Pleno foco láctico.

Y acabamos con una tarta de limón, compuesta por una capa de galleta de pura mantequilla, una crema pastelera con un toque cítrico que la hace tremendamente ligera y un etéreo merengue. Para repetir.

Restaurante La Maruca: un rincón de Santander en pleno Velázquez.

Post completo y fotos en.
http://www.complicidadgastronomica.es/?p=2797

Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar