Café recién molido

Naranja cobrizo, con espuma muy blanca, esponjosa y poco persistente.
Aromas tostados, a malta, frutos secos, caramelo y pan.
En boca, los primeros sabores son algo dulces, y destacan ante todo los granos de café recién molido. Después, y de manera más atenuada, podemos distinguir un regusto a miel, turba y cierta salinidad. De cuerpo medio y con buena burbuja.
Frutal, tostado y alcohólico final.
Aromática, persistente y al mismo tiempo bastante fresca.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar